Despliega el menú
Deportes

CAI BALONCESTO

El mejor fichaje posible

El CAI logró ayer un acuerdo con Paolo Quinteros para su continuidad. Se trata de un golpe de efecto brutal ya que el argentino ha vuelto a renunciar a jugar en la ACB

Paolo Quinteros, en un partido contra el Joventut.
El mejor fichaje posible
CARLOS MONCÍN

Si alguien lo hubiese afirmado hace dos meses, le hubiesen tachado de iluso. Era un pensamiento para los soñadores de profesión. La lógica pedía a gritos desterrar la opción de la continuidad de Paolo Quinteros en el CAI Zaragoza. El descenso auspiciaba su salida. El artillero argentino buscaría otra opción en la élite. Todos lo daban por sentado. Su futuro estaba lejos de la tediosa LEB. Era de otra clase, de otra raza. Los rumores burbujeaban en el zoco estival. Había varios clubes interesados en sus letales servicios. Sin embargo, ante la progesiva retirada de participes en esta puja, el club zaragozano anunció que fletaría una rutilante oferta para que el '13' continuase vistiendo de rojo. Ayer saltó la sorpresa. El acuerdo cristalizaba y Quinteros seguirá como inquilino en el pabellón Príncipe Felipe.

 

Renuncia a la ACB. El de Colón lo hace por segunda vez. Hace dos años declinó seguir en León, equipo con el que había conseguido el ascenso. Recaló en Zaragoza. Con Curro Segura se convirtió en un ariete clave para lograr el ansiado retornó de la capital del Ebro a la mejor categoría continental.

Sus números en la máxima categoría son el refrendo de que el mejor seguro de vida que se puede contratar en un equipo de LEB: 17, 4 puntos, con 54% de fiabilidad en tiros de dos y 87% en tiros libres para sumar un cómputo global de 14, 8 de valoración por cada 29 minutos de partido. Una experiencia en lo más alto que acabó a manos del Murcia. Ahora ha dado calabazas a dos 'novias': Cajasol y DKV Joventut. El club hispalense temía desde hace unos días una negativa por parte de Quinteros. El jugoso contrato obraba en sus manos desde hace semanas. No recibían respuesta. Malos augurios para el vestuario que ahora dirige Joan Plaza. El interés de Badalona afloró en las dos últimas jornadas. Los verdinegros se encuentran en plena catarsis deportiva. La polémica de Ricky Rubio, la marcha de Moiso, el acuerdo para el transpaso de Ribas... El Joventut necesitaba reclutar otro referente. Plantearon la oferta. Más allá del plano económico, espoleados por la liquidez extra lograda tras el acuerdo con el TAU, la oferta del equipo de Sito Alonso conllevaba la participación en la Eurocup.

 

Nada de eso. Destino Zaragoza. Sorprendente por lo menos. Ilusionante a partes iguales. Otro signo de compromiso. Otro retazo más a un esperanzador idilio que ahora continuará. La impronta quedará en la parroquia rojilla. Quinteros será objeto de devoción en la LEB. En el CAI.

Etiquetas