Despliega el menú
Deportes

FÓRMULA 1

El Gobierno británico pide explicaciones por los insultos racistas a Hamilton

La Federación Española de Automovilismo condena esta actuación y alaba la rápida actuación de los responsables del circuito en la retirada de las pancartas.

El ministro británico de Deportes, Gerry Sutcliffe, anunció este lunes que escribirá a la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y al Gobierno español para protestar contra los insultos racistas de los que fue objeto Lewis Hamilton el fin de semana en España. "Ello cuestiona la organización del Gran Premio sobre este circuito de Montmeló. Voy a escribir a la FIA para preguntarle por las acciones que piensa tomar contra esto", añadió el ministro.

"También voy a escribir al ministro español de Deportes (el secretario de Estado, Jaime Lissavetzky) para expresar nuestra inquietud sobre los actos repetidos contra nuestros deportistas", añadió Sutcliffe, que recuerda que "ésta no es la primera vez que deportistas británicos son objeto de abusos racistas en España".

Los insultos racistas fueron lanzados el viernes y el sábado contra el piloto británico de McLaren-Mercedes en los ensayos sobre el circuito. Un grupo de espectadores recibió a Hamilton con gritos de "negro de mierda".

 

La Federación Española de Automovilismo también lo condena

 

La Federación Española de Automovilismo (RFEA) condenó los insultos racistas por parte de aficionados españoles. La RFEA calificó de "desagradable" lo vivido en el circuito de Cataluña el sábado y mostró su "absoluto rechazo a estos actos incomprensibles" y el "apoyo y solidaridad a la escudería McLaren y muy especialmente al piloto Lewis Hamilton".

El inglés es objeto de las iras del público español por la rivalidad que mantuvo el año pasado con Fernando Alonso cuando ambos eran compañeros en McLaren-Mercedes. El español denunció que había un trato de favor hacia el inglés y la disputa se saldó con la salida de Alonso, su retorno a Renault y el título 2007 para Ferrari.

La RFEA, en un comunicado de seis puntos, señala que "el automovilismo es un deporte en donde no se permitirán actos que desvíen la trayectoria de máxima cordialidad que se ha vivido tradicionalmente entre todos los aficionados de los distintos pilotos y escuderías".

El ente se refirió a los aficionados que insultaron a Hamilton como "energúmenos que confunden rivalidad deportiva con violencia" y pidió "tolerancia cero" con ellos. La RFEA señaló, sin embargo, que ese grupo "mínimo" no representa "a los miles de personas que disfrutan en un ambiente cordial y de diversión del deporte del automovilismo".

La Federación alabó la rápida actuación de los responsables del circuito en la retirada de pancartas y en la disolución del grupo de alborotadores y pidió que a partir de ahora se extremen las medidas de seguridad.

Etiquetas