Deportes
Suscríbete

piragüismo

El Cinca quiere más

Casi medio millar de piragüistas surcaron los 19 kilómetros entre Fraga y Mequinenza. La organización quiere convertir la prueba en la más popular de España, tras la del Sella.

Los primeros piragüistas listos para iniciar el descenso desde Fraga rumbo a Mequinenza.
El Cinca quiere más
JAVIER BLASCO

El descenso del río Cinca entre Fraga y Mequinenza va a más. Ayer se celebró la XIII edición de este evento donde se combinan palistas que disputan la prueba, con piragüistas populares que bajan por el placer de gobernar una embarcación y de disfrutar de una jornada sobre el agua. Fueron 450 palistas los que abordaron los 19 kilómetros del río, bajo un riguroso sol de agosto. La prueba coincidió en fecha con el Campeonato de España que se celebró en Zamora por lo que restó presencia de piragüistas en la modalidad de competición. La velocidad de crucero, ayer, fue muy alta. Un ejemplo, el ganador de K-1, prácticamente hizo el mismo tiempo del K-2 del año pasado.La organización del descenso del río Cinca quiere que la Federación Española atienda las indicaciones de numerosos clubes para que bien modifique el calendario o bien para que incluya la prueba de Fraga en el calendario del Campeonato de España. "La lucha es que la Federación nos ponga en una fecha donde no coincida con el calendario nacional o que se incluya como una prueba puntuable para el Campeonato de España. Si conseguimos eso, aparte de 500 palistas en la popular, tendremos otros tantos en competición, con lo que meteremos 1.000 personas en el río y nos convertiremos en la segunda prueba más importante de España, tan solo por detrás de la del Sella y esto son palabras mayores", indica Daniel Sorolla, técnico de la comarca del Bajo Cinca, organizadora de la cita.

Ilustres de la piragua como Daniel Palacín -medalla de bronce en veteranos la semana pasada en los Mundiales de Poznan- y Xavi Miralles -campeón de la anterior edición del descenso del Sella en RR- estuvieron ayer sobre las aguas del río Cinca. Y también deportistas como el ex olímpico y hoy director general de Deportes del Gobierno de Aragón, Álvaro Burrell, que entrenó durante un mes a conciencia, y en compañía del subcampeón olímpico en K-4 José María Esteban Celorrio, para darlo todo ayer en el K-2. Celorrio marcó el ritmo y juntos descendieron los 19 kilómetros en un tiempo de 1h40. "Para mí ha sido bastante gratificante. La verdad es que he disfrutado descubriendo parajes urbanos y naturales desde el agua", indicó un Álvaro Burrell convencido para la causa de la piragua.

El descenso del río Cinca, también se aprovecha como un vehículo para promocionar turísticamente Fraga y la fruta de la comarca del Bajo Cinca. Los ganadores de cada modalidad recibieron una caja con fruta.

La jornada se desarrolló sin incidentes. Los servicios de Protección Civil tan solo tuvieron que atender a algunos palistas con algunas rozaduras. Además, hubo tan solo 12 abandonos.

Etiquetas