Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

VOLEIBOL

El CAI dibuja su futuro

El cuadro naranja, que hoy y mañana recibe el homenaje de las instituciones y los patrocinadores, planea ya el proyecto para una campaña plena de exigencias.

El curso deportivo ha terminado para el CAI Voleibol Teruel. El sábado alcanzó el clímax con la consecución de la segunda Superliga, que se une a la Supercopa. Ayer llegó el baño de multitudes con la afición en la plaza del Torico. Hoy empieza el paseo por las instituciones turolenses, a las que hay que agradecer el apoyo económico. Y, mañana, viaje a Zaragoza para ser recibido con todos los honores por Marcelino Iglesias, presidente del Gobierno de Aragón y estamento que sujeta en gran medida el presupuesto, y al principal patrocinador, Caja Inmaculada. Y fin. Los protagonistas quedan liberados. Hasta ocho jugadores del CAI (Guille Hernán, Julián García-Torres, Ibán Pérez, Fran Rodríguez, Francesc Llenas, Juan Guerrro, Daniel Rocamora y Javier Subiela) se irán al día siguiente concentrados con la selección absoluta. Pero los gestores del Club Voleibol Teruel no esperarán al miércoles para cerrar el quinto proyecto que ambicionará los mismos objetivos que el concluso y que incluye, por segundo año, la 'Champions League'.

El faro que guía el banquillo, Óscar Novillo, prolongará su idilio con el club aragonés una campaña más. La predisposición de ambas partes es total, alimentada por la calidad humana que el técnico y su familia han encontrado en la ciudad. Sus fieles escuderos, José Ignacio Marcos, también artista en la dirección, y el fisioterapeuta Miguel Ángel Orta, son ansiados, pero todavía no son posesión del CAI.

Otra pieza que sabe que prolongará su idilio con Teruel es el receptor Pedro Suela, con un año más de contrato. La continuidad de los demás es una incógnita que se despejará en dos días. Hoy empieza la ronda de conversaciones con los miembros de una plantilla sobresaliente que se cotiza muy al alza. Los éxitos revalorizan a los jugadores dentro y fuera del país. Y el interés de otros clubes por determinados nombres no es desconocido para la directiva del club. El producto nacional es el más preciado, ya que la obligación de tener la próxima temporada en pista a tres jugadores cuya federación de origen sea la Española implica a mirar a casa. Y el CAI Teruel tiene diez hombres con esa condición.

La entidad hace esfuerzos por mantener la estructura, pero sabe que es casi imposible. Topa con una realidad: un presupuesto que no alcanza las cotas de otros equipos. Y en esa economía de guerra que prepara para la campaña 2010/2011 no entran los dispendios. El esfuerzo de esta temporada puede pasar factura. Pero el CAI Teruel tiene varios valores añadidos: el atractivo de jugar una Liga de Campeones que permite exhibirse en los mejores escenarios del continente, donde todos los ojos están puestos en la pista; que es un club serio en su gestión y pago, y el cariño de una afición que reclama a los ídolos. Por ahí, jugadores como García-Torres, Hernán, Rodríguez, Llenas, técnico, fisio? podrían despejar sus dudas.

Etiquetas