Deportes
Suscríbete

BALONMANO

El CAI Aragón ya sabe ganar

Estreno victorioso de la pretemporada española del equipo naranja. El conjunto de Ortega derrotó al Naturhouse en Autol.

Jorge Maqueda, del CAI Aragón, avanza ante la mirada de Alfredo Sorrentino
El CAI Aragón ya sabe ganar
HERALDO

"Lo importante en el deporte no es ganar sino participar", Coubertain dixit. Lema olímpico apadrinado por el padre del olimpismo. Muy respetable el Barón, pero me temo que en el deporte de elite la historia y el negociete consisten en ganar. Desde que la consecución del gol engendró una sensación de júbilo para quien lo anota y de decepción para quien lo recibe, ganar pasó a ser lo más importante. Si en la victoria reside el objetivo, vencer sin duda constituye lo esencial. Después de tres derrotas en la gira alemana, el CAI Aragón estrenó ayer su capítulo victorioso de la pretemporada. El triunfo lo capturó ante el Naturhouse La Rioja, rival directo en el curso anterior y más que probable compañero de viaje en la travesía que ahora nace. Sin duda, paso al frente para el conjunto de Mariano Ortega tanto en la construcción del equipo como en el robustecimiento moral.

Anduvo centrado el CAI Aragón, aunque el entorno invitaba al extravío. Venció el equipo naranja a la sombra de los chopos del río Cidacos, detrás de las piscinas, del frontón y del campo de fútbol de Autol, entre gente amable y respetuosa, como es el personal en La Rioja. Pedro José Arnedo, primer edil de la localidad, entregó los trofeos a los dos equipos antes de la celebración del encuentro e inmediatamente después de que José Forniés, presidente de la peña caísta Artillería Naranja, presentara a los jugadores por el altavoz. Lo dicho, la cita fue de lo más amistoso... Hasta el bocinazo inicial.

En la pista cambió el percal. Se presenció un intenso encuentro, jugado de poder a poder, con alternativas en el marcador e impresiones a subrayar. En agosto no caben conclusiones, pero sí ideas para recordar. La primera, que el mérito que reúne el triunfo se intuye notable. El Naturhouse ha permutado tres piezas, pero sigue siendo un colectivo temible.

Esencialmente, porque juega a algo, porque tiene esquema. Garabaya en el pivote, Parra en la esquina y Tioumentsev en todas las partes alimentaron el tanteador de un grupo que defiende con criterio. Más conclusiones: el CAI Aragón describió una trayectoria ascendente. Esto es, se mostró más eficaz cuando había que resolver el marcador. Después de un primer tiempo un tanto desorientado, defendió más y mejor en la reanudación, sabiendo ejecutar con precisión. Toño Cartón y Demetrio Lozano mostraron su jerarquía resolviendo los lanzamientos definitivos del choque. Por encima de todos, Iñaki Malumbres, que abortó los arreones finales de Paco López y Alexander Tioumentsev, y celebró lo que se celebra de verdad en el deporte de elite: la victoria.

Etiquetas