Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

OSASUNA, 0 - BARÇA, 3

El Barça gana a la carrera

Con menos control que en otros partidos tras un día esperpéntico, el líder superó a Osasuna (0-3) lanzado por un Messi genial. El conjunto azulgrana intentó aplazar el partido, y acabó llegando por los pelos confundido por la Federación Española de Fútbol

Los jugadores del Barcelona celebrando un gol.
El Barça gana a la carrera
RAFA RIVAS/AFP

El Barça defendió con jerarquía el liderato alcanzado en el clásico. Se impuso en un feudo que hasta ahora era inexpugnable, el Reyno de Navarra, con más solvencia que brillo tras una jornada caótica, con circunstancias extradeportivas que casi le impiden jugar.

Osasuna planteó una dura batalla física en el centro del campo, pero nada pudo hacer ante la calidad técnica del equipo de Pep Guardiola, lanzado por un genial Messi: asistencia a Pedro en el 0-1 y dos goles para completar el 0-3 final. El Barcelona como entidad puso en peligro la buena imagen que se ha ganado en los últimos años.

En una jornada marcada por el cierre del espacio aéreo, provocado por el motín de los controladores aéreos, el club no tuvo reflejos para organizar a primera hora un desplazamiento por carretera o tren a Pamplona, que está a menos de cinco horas de autobús de Barcelona, y se metió en un lío que pudo costarle los tres puntos por incomparecencia. Los azulgrana llegaron al Reyno de Navarra a la carrera sólo 45 minutos antes del inicio del partido, y a la carrera jugó durante la primera parte, sin ese punto de control sobre el partido que le hace un equipo tan intratable, aunque con la misma intensidad de siempre para demostrar su superioridad sobre Osasuna.

Algunos errores en el pase poco habituales en Iniesta o Valdés, que regaló un balón a Soriano en el minuto 16 que el ariete reciclado no aprovechó a devolvérselo a las manos en su intento de vaselina, evidenciaron que los nervios del viaje en tren y autobús que se inició a las 16.00 se trasladaron al campo. Camacho, además, sabe cómo intimidar al Barça, aunque como rival tenga el mismo once que goleó 5-0 al Madrid. Guardiola no varió ni una pieza. El ex seleccionador reforzó su centro del campo con Soriano, sacrificando de inicio a delanteros centros como Pandiani y Lekic, con el objetivo de impedir la circulación de balón azulgrana. Y lo logró, no hubo un dominio abrumador del Barça, pero la disposición táctica no le bastó para impedir el 0-1 en el minuto 26.

Messi desequilibró entre líneas como falso '9' y se inventó un pase genial a Pedro, que se desmarcó en diagonal ganando la espalda a Nelson. El canario fusiló a Ricardo con la derecha y lo celebró con rabia, recordando quizás el mal momento que vivió apenas cinco horas antes, cuando se subió al AVE rumbo a Zaragoza por los pelos. Tardó en enterarse del cambio de planes y tuvo que correr por el andén de la estación de Sants para coger un tren que ya se iba sin él. Messi pudo sentenciar en la jugada siguiente tras una gran combinación entre Villa y Pedro, pero su remate cruzado se fue al poste.Sentencia azulgrana

Camacho tuvo que arriesgar dando entrada a Pandiani, antes del descanso, y a Lekic, en el minuto 61, dos rematadores, pero Juanfran, bien controlado por Abidal, nunca pudo colocarles un buen pase. El Barça, más tranquilo con el marcador a favor, comenzó a dominar la situación y tras dos ocasiones de Villa, el Guaje asistió en carrera a Messi, que no perdonó ante la indecisa salida de Ricardo. Y ya con todo a favor, con el conjunto navarro entregado, el propio Messi logró de penalti su gol 15 en la Liga y 25 oficial de la temporada. Él mismo provocó la falta de Sergio. Hasta el final Ricardo evitó una goleada mayor con sus intervenciones en el mano a mano con Villa, que ayer se quedó sin marcar.

Etiquetas