Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÚTBOL

El Atlético vuelve a su triste realidad

Diego Forlán y el 'Kun' Agüero, resignados, se disponen a sacar de centro tras el 0-2 del Málaga.
El Atlético vuelve a su triste realidad
efe

Atlético, 0 - Málaga, 2

Atlético De Gea; Ujfalusi, Perea, Domínguez, Antonio López (Raúl García, 67); Jurado, Camacho (Reyes, 46), Tiago, Simao; Forlán e Ibrahima ('Kun' Agüero, 46).

Málaga Munúa; Gámez (Manolo Gaspar, 64), Weligton, Iván González, Manu Torres; Fernando, Javi López, Toribio, Duda (Juanito, 63); Benachour y Caicedo (Baha, 59).

Goles:0-1, min. 3: Duda. 0-2, min. 69: Javi López.

Árbitro: Mejuto González (C. Asturiano). Amarillas para Antonio López, Agüero y Tiago, Manu Torres, Weligton y Fernando.

Incidencias: unos 40.000 espectadores en el Vicente Calderón.

Una victoria merecida del Málaga (0-2), la primera a domicilio del equipo andaluz, devolvió al Atlético de Madrid a su triste realidad, en posiciones menores de la clasificación y mucho más cerca del descenso que de Europa, en otro partido infame del conjunto rojiblanco, incapaz de inquietar al rival.

Ni siquiera la entrada en la segunda mitad del argentino 'Kun' Agüero y José Antonio Reyes, de inicio suplentes por descanso, cambió la dinámica de un equipo a la deriva, que ofreció una nueva exhibición de incapacidad futbolística y cuyo discurso europeo se convierte en utopía con el paso de las jornadas. Y ya van veinte. 

Muy malos síntomas para el Atlético, habituado ya a una peligrosa costumbre: recibir un gol nada más comenzar el choque. Ya le pasó en cuatro partidos anteriores de Liga, hace una semana en Copa del Rey contra el Celta y ayer ante el Málaga. Antes del minuto cinco, ya estaba por detrás en el marcador (0-1, min. 3). 

Esta vez fue en una buena jugada del Málaga, en una entrada de Jesús Gámez por su banda derecha, en la que superó por rapidez a Antonio López y desde la que envió un centro raso que se paseó por todo el área hasta que el portugués Duda le ganó la carrera hacia el remate a su compatriota Simao para transformar el 0-1. 

No reaccionó el Atlético, que tardó 25 minutos en disparar a portería, por medio del senegalés Ibrahima y fruto de una acción aislada, un pase largo desde la defensa de Domínguez, contra un rival mejor sobre el campo, tanto en intensidad como en juego y ocasiones, y con dos oportunidades más del franco-tunecino Benachour y del ecuatoriano Felipe Caicedo, que acariciaron el 0-2. 

No ofreció nada el equipo rojiblanco en una primera parte desastrosa. Fue incapaz de dar tres pases seguidos, de llegar con una mínima constancia al área rival, sólo en una falta rematada por Camacho o un tiro del uruguayo Diego Forlán, y de la que no se salvó casi nadie, sólo la solvencia con el balón del portugués Tiago. 

El inexistente fútbol del Atlético en el primer tiempo y el marcador en contra reclamaban a gritos un impulso desde el banquillo en forma de cambio y entraron el 'Kun' Agüero y Reyes, pero la fórmula tampoco funcionó, porque el Atlético prolongó su impotencia ante un rival que, con un par de conceptos claros, colocación e intensidad, anuló al conjunto rojiblanco con pasmosa facilidad. 

De hecho, el equipo madrileño no había tirado a portería desde la reanudación del choque -tardó casi media hora- cuando el Málaga sentenció el partido, en otro centro desde la banda, en el que el colombiano Perea no llegó al despeje y Javi López aprovechó el rechace para batir a De Gea. Otro drama. Nueva crisis en el Atlético.


Etiquetas