Despliega el menú
Deportes

XIII CAMPEONATO DE ESPAÑA DE GIMNASIA RÍTMICA

El aeróbic aragonés marca el ritmo

El grupo del Gimnástico Aragón se bañó en oro, Elmira Dassaeva logró su cuarto título absoluto, y la pareja Belío y Clavel fue plata.

El éxito, y ante tu público, es maravilloso y ayer se reflejaba en los rostros de los componentes del Club Gimnástico Aragón, sonrientes, muy sonrientes. Elmira Dassaeva fue la primera en dar saltos de alegría cuando finalizó el concurso de individual sénior y capturaba su cuarto título nacional consecutivo. Pero el XIII Campeonato de España de Gimnasia Aeróbic-Open Internacional, que ha convertido a Zaragoza en la capital del ritmo durante dos días, dio más satisfacciones a los representantes locales: la laureada pareja zaragozana que forman en el parqué Laura Clavel y David Belío subió al segundo cajón del podio. Y el broche final llegó con la actuación del grupo del Gimnástico Aragón, con Dassaeva, Clavel, Belío y las sénior de primer año Marta Bonet y Berta Izaguerri, que se completaba con la valenciana Estela Barberá. La coreografía que sigue las notas de la canción de Thalía "A quién le importa" fue la mejor y mereció la medalla de oro.

Por primera vez en la historia de la gimnasia, se han logrado reunir en una misma pista dos campeonatos de las especialidades más espectaculares en el ámbito de la gimnasia; la aeróbica y la acrobática. Zaragoza, en concreto el pabellón Siglo XXI, ha sido el lugar elegido para albergar esta cita tan especial. Durante el fin de semana, los aficionados han podido disfrutar de la magia, el ritmo, el colorido y los ejercicios de equilibrio protagonizados por los mejores especialistas de estas modalidades. El pabellón se ha convertido en una pista de baile en las que los gimnastas han volado y se han deslizado como gráciles gacelas. Dos escenarios, dos espectáculos y dos posibilidades para disfrutar de la gimnasia.

El Nacional de Aeróbic era la última prueba preparatoria antes de la cita mundialista en Ulm (Alemania), del 19 al 27 de este mes. Y en la capital aragonesa desfilaron los mejores: la valenciana Sara Moreno, rival de la número uno del mundo, Elmira; Iván Parejo, segundo del ranquin internacional que se llevó la corona nacional en individual y parejas con Sandra Torres; el multicampeón del mundo Jonatan Cañada...

La idea de aunar en un mismo recinto un Nacional de Gimnasia Aeróbica y Acrobática ha sido acogida con agrado. "Es positivo. Así, reunimos más público y se crea mejor ambiente deportivo", señalaba Natividad Perea, miembro del comité de disciplina de la Federación Española, que confió en la Territorial la organización de este evento con la colaboración del Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento. El seleccionador nacional de gimnasia acrobática, Jesús López Bedoya, coincidía con Perea. El técnico no perdió detalle de cada uno de los movimientos de los gimnastas. Desde una esquina, con una cámara de vídeo grabó todos los ejercicios de acrobática: "Estoy realizando un seguimiento a los participantes. Mi objetivo es encontrar a los talentos".

Talento se ha visto, y mucho, durante este fin de semana sobre la pedana. La acrobática en un extremo, la aeróbica, en el otro, alternándose sin descanso y ofreciendo al público un auténtico derroche de ritmo y plasticidad. En el turno de las acrobacias, una mano era suficiente para hacer volar al compañero. Espectaculares torres humanas, formadas por dos y hasta tres participantes han hecho contener la respiración a los espectadores. Son auténticos equilibristas. "El castin del Circo del Sol se hace con gente de acrobática", apunta el seleccionador nacional.

Pero la fiesta ha continuado cuando le llegaba el turno a las coreografías aeróbicas. Al compás de pegadizas canciones, los gimnastas han demostrado su fuerza, su resistencia cardiovascular y su flexibilidad. Los tambores y palmas que llegaban desde las gradas hacían las veces de coro a cada ejercicio. Nadie ha fallado, ni los participantes en su escenario particular, ni el público desde sus privilegiadas butacas.

La actividad ha sido frenética durante todo el campeonato. Los descansos se han utilizado para calentar sobre la pista y engrasar la musculatura. Los pasillos se han convertido en improvisados rincones para entrenar. Ni un segundo de descanso.

Etiquetas