Despliega el menú
Deportes

CICLISMO

"Sólo me vale ganar"

El corredor español asume que soportará una gran presión para imponerse en el Tour y repetir el éxito de 2007. Es el principal candidato al triunfo en la ronda gala que comienza mañana.

¿Cómo ve la presente edición del Tour?

Verlo lo veo bien, aunque habrá que adaptarse. Este año no hay una gran montaña que marque para la general. También es cierto que no hay muchos kilómetros contrarreloj por lo que no debo de salir perjudicado en ese terreno. En los Alpes tampoco hay etapas claras, salvo el Mont-Ventoux, donde podrían llegar uno o dos corredores a jugarse la general final. Igual uno tiene que controlar a otro y con el aire que suele pegar siempre en esa subida se podría perder vistosidad.

 

¿Usted ha ganado Tour, Vuelta y Giro? ¿Qué diferencias hay entre las tres?

El Tour hay que prepararlo de forma más meticulosa. La montaña de la Vuelta no es la del Tour, ni tampoco la dureza de los kilometrajes. En el Giro, al menos por lo que yo viví, puedes no llegar a tope y la carrera te va poniendo en forma según van pasando las etapas.

 

¿Dónde puede decidirse este Tour?

Para mí, la tercera semana es la más dura con diferencia, la más importante. Se llegará con las fuerzas justas. Es un Tour en el que hay que aprovechar todo lo que se pueda para sacar diferencias. Más que un día concreto habrá que estar atento a los errores de los demás.

 

¿Se considera el mejor en montaña?

No. Hay otros corredores que son fuertes en ese terreno. Sí es verdad que cuando me encuentro al cien por cien estoy con los primeros o disputando una general. En contrarreloj he mejorado bastante. La ventaja es que las cronos no son tan largas como las de 2007. Entonces había dos de 55 kilómetros.

 

¿Está usted en el mejor equipo del mundo?

Desde luego, a nivel de nombres es el más potente, pero una cosa son los nombres y otra, la carretera. Igual hay otros con menos nombres como el Saxo Bank que resultarán peligrosos. Luego hay que verlo en carrera. Ganar no va a ser fácil. Pueden pasar muchas cosas.

 

¿Quiénes van a ser sus adversarios?

Este Tour hay que mirarlo como un conjunto total. No hay finales tan exigentes como en otras ocasiones. Podría pasar que haya ataques de corredores a los que se deje vía libre y puedan sacar diferencias. Los nombres que te voy a decir son los que maneja todo el mundo, Menchov, Evans, Sastre, los Schleck, mis compañeros Leipheimer y Armstrong, entre otros.

 

¿Ha pensado en vestirse de amarillo en Mónaco?

Es mejor al final (sonriendo), pero si tienes el amarillo al principio quiere decir que has sacado diferencia a todos los rivales. Es difícil correr desde el principio a defender el amarillo. Es un desgaste importante para uno mismo y para el equipo. Al final, lo pagas.

 

¿Ha ganado tres grandes? ¿Qué le inspira eso?

Que siga la racha y que gane la cuarta! Me he preparado lo mejor que he podido.

 

¿Qué diferencias hay entre el Contador de 2007 y el de 2009?

Ahora soy más sólido como ciclista. Conozco mejor las carreras, los rivales que tengo enfrente. Con lo que ya no cuento es con el factor sorpresa. Ya no existe. La gente está pendiente de mí.

 

¿Tiene más presión que en 2007?

Muchísima más. Se me exige ganar el Tour. Ser segundo o tercero parece que no tiene importancia. Tengo los pies en la tierra, voy a luchar por el triunfo, pero no me pueden exigir que gane. También cuentan los rivales.

 

¿Cómo se van a manejar las jerarquías en Astana?

Es algo a lo que no le doy importancia. La carrera será la que dicte el desarrollo de la misma. Decir si uno va por delante del otro no me preocupa. En la carretera se verá si hay que jugar unas bazas u otras.

 

¿Es difícil mantener la concentración durante tres semanas?

Sí, es difícil. Yo ya estoy concentrado dos semanas antes de empezar. En una carrera de una semana también hay que concentrarse. Hay que cuidar los más mínimos detalles. El problema es que el Tour no es como las demás carreras. A nivel sicológico, desde que comienzas la temporada estás en tensión, pero el examen final es el Tour. La gente exige y lo que tiene en cuenta es el Tour.

 

¿Cuál es su situación con Lance Armstrong?

La situación es la que había. No ha habido novedades. No hemos podido coincidir más que en la concentración y un día en Castilla-León. Es todo lo que he estado con él. Es una relación corta. Es de agradecer lo que dijo Bruyneel que yo era el primero en las grandes vueltas. La concentración y el trabajo son igual seas el primero o el tercero del equipo.

Etiquetas