Baloncesto
Suscríbete por 1€

baloncesto

El Casademont se pierde en Sevilla

El conjunto aragonés se desvanece en el último cuarto, cae ante el colista y se hunde un poco más en el descenso (79-69).

El peor también fue mejor que el Casademont. El colista también superó al cuadro que gestiona Dragan Sakota, que queda en situación desesperada, anclado en ocho victorias, en puesto de descenso a la Liga LEB. El Coosur Betis avanza, pese a tener en propiedad el farolillo rojo, y asciende hasta el séptimo triunfo. Con ocho continúan también el Burgos y el Andorra. Y con nueve, el próximo visitante, el Obradoiro, que cayó ayer en el último ataque en Fuenlabrada. Hablamos de datos, de combinatoria, de álgebra, casi de cálculo infinitesimal cuando ya pueden entrar en juego hasta los ‘averages’ en el cómputo final. Al menos, eso lo salvamos a medias en Sevilla, donde perdimos por 10 puntos igual que les ganamos por 10 en Zaragoza. Un sábado más, la única noticia positiva llegó por la radio o en la web de la ACB, cuando nos enteramos de que también había perdido el Obradoiro. Ánimo, si les ganamos el miércoles por más de cinco puntos (87-82 en la ida), saldremos del descenso.

Los dos, Betis y Casademont, habían perdido los últimos seis partidos. Uno de los dos, independientemente del juego que desarrollara, tenía que romper la racha. Hizo bastante por perder el Betis hasta el minuto 30. Solo con mostrarse más sereno, sin demasiados argumentos más a los que agarrarse, tenía encauzada la victoria el Casademont. Pero no, los 10 minutos finales, con un parcial 26-12 que lo denuncia todo, condenaron a los aragoneses. En los segundos finales solo se ventiló el tan manido ‘average’. Unos y otros lo fallaron todo y el asunto quedó en 10 puntos. Menos mal que con el Betis no lo tenemos perdido.

Salió en falso el Casademont, desacertado en un primer cuarto en el que no fue capaz de vertebrar juego. No es que lanzara mal, es que en siete ocasiones no llegó a lanzar. Siete pérdidas en un cuarto no las soporta nadie. Mucho menos cuando apenas hay producción de puntos. De esta forma, los de Sakota caían en el minuto 10 por 19-14. Lo mejor, sin duda, era el resultado, fruto de un desacierto monumental en el tiro de tres de los locales (1/9). Las penetraciones de Evans y las canastas fáciles del gigante Pasecniks sostenían a los andaluces. El excaísta Pablo Almazán era su otro asidero inicial. Se lo ha currado muchísimo y ha mejorado bastante Almazán, pero este último dato lo desvela todo...

Se veía que la barrera de los 80 puntos, la frontera que marca las opciones de victoria del Casademont, quedaba lejana. Sin embargo, los de Sakota supieron crecer en el segundo cuarto racionando el balón. Solo dos pérdidas en esta porción del encuentro. Notable dirección de equipo de Cook. Quizá el miércoles ya no juegue para darle cabida física y legal a Ferrari, pero ayer a fe que fue de lo mejorcito. Ferrari no llegó a tiempo, pero Mekowulu sí. El nigeriano culminó el remonte (25-26, minuto 15), parado de inmediato por Luis Casimiro. Estaba jugando bastante más el Casademont ante un rival en el que Evans botaba mucho y pasaba poco. Solo miraba a Pasecniks. Quizá porque era a lo poco a lo que podía mirar. Los demás quedan retratados en la clasificación. Pero los buenos equipos no botan. Los buenos equipos pasan. Evans solo botaba y penetraba. Por eso, al descanso, 39-40.

La dinámica no se alteró en el tercer cuarto. Incluso se sentía a gusto el Casademont ante un rival que no veía la canasta. Pocos puntos, mejor control de la situación de los zaragozanos, que alcanzaron su máxima ventaja en el minuto 25 (43-50). Además, en ese mismo instante, Pasecniks, vital en el juego interior del Betis, cometía la tercera falta. En la última meta volante, pintaba bien la cosa (53-57).

Pero no. Llegó el último cuarto y Evans, que no es base para la Euroliga, sí demostró que es base para ganar partidos por la permanencia en la ACB. Pasa poco, decíamos. Le gusta mucho el balón. Quizá, demasiado. Pero eso puede ser hasta bueno en los minutos finales. Para cuando, ‘tic-tac, tic-tac’, el balón quema. A Evans no le quema y se las supo jugar. Dos triples de Cvetkovic, otro del referido Evans y otro de Bertans para abrochar la victoria (77-69, minuto 39). No sé si le quemaba la pelota al Casademont, pero en el momento de la verdad del careo se desvaneció por completo. Se perdió en Sevilla donde casi nadie pierde. El miércoles no podemos perder con el Obradoiro. Porque, simple y llanamente, significaría perderlo todo.

Ficha técnica:

79 - Coosur Real Betis (19+20+14+26): Evans (19), Bertans (11), Almazán (7), Brown (10), Pasecniks (14) -quinteto inicial-, Wiley (4), BJ Johnson (3), Cvetkovic (6), Báez (5) y Mike Torres (-).

69 - Casademont Zaragoza (14+26+17+12): San Miguel (-), Bone (14), Yusta (9), Radoncic (6), Thompson (5) -quinteto inicial-, Waczynski (8), Hlinason (3), Mekowulu (11), Cook (11), Vanwijn (-) y Kilpatrick (2).

Árbitros: Miguel Ángel Pérez Pérez, Francisco Araña y Alfonso Olivares. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima octava jornada de la Liga Endesa celebrado en el Palacio Municipal de Deportes de San Pablo ante unos 3.500 espectadores.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión