Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

El Baskonia, demasiado rival para el Casademont Zaragoza (89-61)

El conjunto aragonés pierde en la pista del actual campeón en un duelo gobernado por los vascos de principio a fin. Es la primera derrota de los zaragozanos en 2021. 

Sergio Hernández, entrenador del Casademont Zaragoza.
Sergio Hernández, entrenador del Casademont Zaragoza.
ADRIAN BAULDE

El Casademont cayó este domingo en Vitoria, en la pista del actual campeón, en un duelo gobernado por el Baskonia de principio a fin (89-61). El conjunto vitoriano sorprendió en el inicio con un ritmo trepidante, sin apenas tregua, para edificar una sólida renta en el marcador en los primeros compases de la contienda. Después supo administrar su ventaja con relativa facilidad, favorecido por la indolencia y el desacierto de un rival muy alejado de su verdadera dimensión. El cuadro aragonés, que permanecía invicto en 2021, había protagonizado un notable crecimiento en sus últimas actuaciones, especialmente en las labores de contención. 

Sin embargo, el equipo de Sergio Hernández se quedó ayer sin respuestas ante el despliegue de su adversario, mucho más enérgico y vigoroso durante los 40 minutos del choque, pese a haber acumulado un importante desgaste durante la semana. De hecho, el Baskonia compareció tras un tramo especialmente intenso, con una doble jornada de Euroliga que le había enfrentado el miércoles con el Asvel Villeurbanne, y el viernes con el Zalgiris Kaunas. Pero el Casademont no sólo perdió el pulso pulmonar, sino que finalizó con sólo 61 puntos en su haber -su peor anotación de la temporada-. Registros muy negativos para un conjunto que se distingue, precisamente, por su elevada facturación: con 88,6 tantos por partido, se había presentado ayer a la cita como el mejor ataque de la Liga ACB.

En ataque, el Casademont ya se manejó con dudas en los primeros compases del duelo. De hecho, recurrió a dos triples lejanos, tras haber agotado la posesión sin generar ni una sola ventaja, y acumuló hasta tres pérdidas de balón en apenas tres minutos de juego. Demasiadas concesiones en la pista del actual campeón. El cuadro aragonés se sobrepuso al mal inicio con dos lanzamientos desde el perímetro, de Robin Benzing y TJ Bray, que igualaron la contienda antes del ecuador del primer acto (8-8); pero enseguida volvió a descomponerse, y no sólo por sus imprecisiones ofensivas; también exhibió importantes lagunas en su estructura de contención, que fueron castigadas por Jekiri, Fall, Polonara, Raieste y Sedekerskis sin ninguna oposición (19-11). 

La deficiente actuación de los zaragozanos precipitó el tiempo muerto de su entrenador, Sergio Hernández, quien detuvo el encuentro para intentar modificar el paisaje. No lo logró su propósito el técnico argentino. Dragic, con un certero triple y una jugada personal, retrató nuevamente la frágil defensa de los visitantes, que cerraron el primer cuarto con una desventaja de 11 puntos en el marcador (24-13). Por entonces, el Casademont presentaba un 25% de efectividad en el tiro exterior, con 2 de 8 en los lanzamientos triples, y había sumado 7 pérdidas de balón. Los aragoneses carecían de velocidad, ritmo y criterio en la dirección; todo lo contrario que su rival, perfectamente gestionado por la aceleración y la agilidad de Pierria Henry, en unas ocasiones, y por la clarividencia y la serenidad de Lucas Vildoza, en otros momentos.

El desconcierto de los zaragozanos se acentuó después, en el segundo acto. El conjunto aragonés fue un bloque vacilante y quebradizo atrás, al mismo tiempo que seguía atacando con un juego lento, plano y previsible. A falta de un juego colectivo solvente, fueron Harris y Ennis, siempre en acciones individuales, quienes trataron de sostener al Casademont en instantes especialmente comprometidos. El ala-pívot germano, la última adquisición de la plantilla aragonesa, aportó 10 puntos y 4 rebotes en 14 minutos de juego, al margen de emplearse siempre con criterio y sensatez. Por su parte, Ennis y Benzing alcanzaron el intermedio con 7 tantos en su haber, aunque en ocasiones con un baloncesto anárquico y descontrolado.

Con sus virtudes y sus defectos, fueron Harris, Benzing y Ennis los únicos argumentos del Casademont Zaragoza durante toda la primera mitad. Gracias a ellos, el conjunto visitante seguía optando a la victoria al descanso (39-31), ante un rival que llegó a disponer de rentas de hasta 14 puntos en el segundo parcial. El marcador era, sin duda, la noticia más positiva para los de Sergio Hernández, tras haber protagonizado un primer periodo desalentador (29 créditos de valoración entre toda la plantilla, 11 de ellos de Elias Harris).

El Casademont no anotó en los tres primeros minutos de la reanudación, de nuevo por su incapacidad para generar ventajas y por su inusual desatino en el tiro exterior (3 de 12 en triples). Pese a todo, el Baskonia había rebajado drásticamente sus prestaciones: comenzaba a mostrar evidentes síntomas de fatiga, y era un bloque menos intenso, menos activo, menos enérgico. Bray, con una penetración, y Hlinason, con una canasta bajo los aros, amenazaron con modificar el guión; pero tres triples prácticamente consecutivos (dos de Dragic y otro de Sedekerskis) hicieron que los vitorianos recuperaran el pulso con prontitud (54-44).

El Casademont se situó a de nuevo a seis tantos de distancia (56-48), impulsado por el notable desempeño de Elias Harris en el juego interior. Sin embargo, Sedekerskis y Giedraitis salieron al rescate de los locales, para estirar la ventaja de los vascos (60-50) a la media hora de juego.

En el tramo definitivo, Pierria Henry tomó el mando del choque, con todo lo que eso conlleva. Y el Baskonia, pese al cansancio acumulado, recuperó entonces su fluidez y soltura ofensiva, lo que le reportó situaciones ventajosas de tiro desde todas las posiciones. De esta forma, la escuadra local anotó con suma facilidad y estableció la máxima diferencia del choque (69-54), cuando apenas restaban seis minutos para la conclusión. A partir de ahí, el Casademont bajó definitivamente los brazos, lo que se tradujo en un severo castigo que se trasladó al marcador (89-61).

Ficha técnica

89 - TD Systems Baskonia (24+15+21+29): Henry (7), Raieste (7), Giedraitis (9), Polonara (6) y Jekiri (4) -cinco inicial-, Vildoza (2), Sedekerskis (10), Diop (9), Fall (12), Peters (4), Dragic (17) y Kurucs (2).

61 - Casademont Zaragoza (13+18+19+11): Bray (10), Ennis (11), Barreiro (-), Benzing (10) y Justiz (-) -cinco inicial-, Sulaimon (2), Brussino (4), Hlinason (4), Font (2) y Harris (18).

Árbitros: Carlos Cortés, Martín Caballero y Fabio Fernández. Sin eliminados.

Incidencias: partido correspondiente a la decimotercera jornada de Liga Endesa disputado sin público en el Fernando Buesa Arena de Vitoria. 

Etiquetas
Comentarios