Despliega el menú
Baloncesto

casademont zaragoza

Las lesiones obligan al Casademont a mirar al mercado

Sulaimon y Hlinason se suman a Krejci en la lista de bajas de una plantilla corta, que debe afrontar un exigente calendario

Hlinason volvió lesionado de la final a 8 de Atenas.
Hlinason lanza un gancho en el Casademont Zaragoza-Iberostar Tenerife de la F8 de la Champions League.
EP

La final a 8 de la Basketball Champions League le ha salido cara al Casademont Zaragoza. El equipo aragonés regresó de Atenas con la enfermería repleta. Rasheed Sulaimon y Tryggvi Hlinason sufrieron sendas lesiones y, a la espera de que se les realicen pruebas médicas, es más que probable que se pierdan los siguientes partidos.

El norteamericano sufrió un problema muscular en las semifinales contra el AEK. Hlinason, por su parte, se hizo un esguince de tobillo al poco de comenzar la final de consolación frente al Dijon y las primeras sensaciones no fueron nada positivas. «Tiene un esguince y ha intentado jugar en el segundo cuarto pero no podía. Y con la salud no se puede jugar, estaba muy mal. Hay que esperar a ver cómo va, pero hasta mañana o pasado no tendremos un diagnóstico exacto», señaló su entrenador, Diego Ocampo, al finalizar ese encuentro en el que el Casademont perdió la batalla por el bronce continental. 

Sin Hlinason y con Javier Justiz todavía convaleciente de la operación de rodilla a la que fue sometido la pasada campaña –su regreso debe estar próximo–, al conjunto zaragozano se le presenta un serio problema en el juego interior. En estos momentos, el único pívot puro es Jason Thompson, que viene ofreciendo un rendimiento irregular y alejado de lo que se espera de él, mientras que Robin Benzing no acaba de cuajar en el puesto de ‘4’. 

Cierto es que la temporada acaba de comenzar, pero el calendario no da respiro y ahora mismo la plantilla es demasiado corta como para afrontar un ritmo competitivo tan exigente. El jueves (20.45) regresa la Liga Endesa al pabellón Príncipe Felipe; el sábado (18.00) los de Ocampo vuelven a jugar partido ACB contra el Gipuzkoa Basket; y muy pronto (13 de octubre) arrancará la nueva edición de la Champions. 

El nuevo formato del torneo reduce los viajes internacionales –pasa a haber ocho grupos de cuatro equipos en lugar de cuatro grupos de ocho conjuntos– y el Casademont tiene un grupo asequible, que favorecerá la rotación de jugadores, pero esto no quita para que el club tenga que plantearse salir al mercado en busca de refuerzos. Mucho más, teniendo en cuenta que, antes de que cayeran lesionados Sulaimon y Hlinason, Vit Krejci sufrió una grave lesión en el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda que le hará perderse lo que resta de temporada. 

Tras conocerse la gravedad de esta lesión, Quino Colom –Jaume Ponsarnau no cuenta con él en el Valencia– sonó como posible refuerzo en la dirección de juego, dado que, pese a ser escolta, Vit Krejci estaba llamado a disputar muchos minutos en la posición de base esta campaña. 

Rodrigo San Miguel y Javi García son los únicos bases puros del equipo, pero este último apenas está gozando de protagonismo. Ocampo cuenta muy poco con él, constatando la necesidad de reforzar el puesto. 

Por dentro, a la espera de que Thompson dé un paso al frente y se conozca el periodo de baja de Hlinason, el regreso del citado Justiz se antoja fundamental. El equipo echa de menos el rol de un pívot dominante, como el que fue el cubano hasta su lesión. 

Etiquetas
Comentarios