Despliega el menú
Baloncesto

El Casademont Zaragoza, a punto de perder a Jaime Pradilla

El canterano, de 19 años, tiene una oferta del Valencia Basket que aumenta considerablemente sus actuales emolumentos. Los levantinos tienen previsto abonar la cláusula del ala-pívot en las próximas horas.

Foto de archivo de Pradilla en un partido del Casademont
Foto de archivo de Pradilla en un partido del Casademont
Acb photo

Nuevo revés para el Casademont Zaragoza: el canterano Jaime Pradilla, uno de las valores más prometedores del panorama nacional, firmará por el Valencia Basket en las próximas horas, salvo que se produzca un giro drástico en los acontecimientos. La entidad levantina, de hecho, tiene previsto activar la cláusula de rescisión del jugador y asumir el coste de los derechos de formación del ala-pívot, quien se ha formado en las categorías inferiores del club aragonés desde categoría infantil. Todo está pendiente ahora de la decisión del jugador, a quien el Valencia le ofrece un contrato por las próximas seis temporadas -cinco más otro opcional-, además de aumentarle considerablemente sus emolumentos actuales.

La maniobra de los valencianos retrata, una vez más, la debilidad de los clubes modestos para impedir la fuga de sus jóvenes talentos, cuyas cláusulas de salida deben ser acordes al salario percibido. La propuesta económica de los levantinos a Jaime Pradilla resulta inasumible para el Casademont Zaragoza, como ya sucediera anteriormente con jugadores como Sam Van Rossom, Pablo Aguilar, Joan Sastre y Sergi García, quienes acabaron marchándose al conjunto de La Fontenta. El club aragonés nada puede hacer ante la capacidad financiera del Valencia Basket, que el pasado martes, además, recibió los 1,5 millones de euros de la cláusula de rescisión de Alberto Abalde, jugador que ha sido contratado por el Real Madrid.

Pradilla, de 19 años y 2,05 metros de estatura, compitió con los zaragozanos en la fase final de la Liga Endesa, que se celebró en Valencia el pasado mes de junio. Y el ala-pívot ofreció un gran rendimiento, siendo una de las piezas más destacadas del conjunto de Porfirio Fisac: participó en los cinco encuentros, con unos registros de 8 puntos, 3 rebotes, 1 asistencia y 9,4 créditos de valoración por encuentro, en un cuarto de hora.

El canterano había regresado a la disciplina del Casademont tras haber competido el pasado ejercicio, en la Liga LEB Oro, en calidad de cedido por los aragoneses. Lo hizo en el Palencia Baloncesto, con unos promedios de 5,5 puntos, 3,1 rebotes, 0,8 asistencias y 6,3 créditos de valoración en el cuarto de hora que permaneció sobre la pista. Registros muy positivos en su primera experiencia profesional. Pradilla participó en los 24 partidos de la competición regular, y presentó un porcentaje de acierto del 59% en los tiros de 2 (44 de 75); un 50% de efectividad en los lanzamientos triples (11 de 22); y un 55% desde la línea de personal (12 de 22).

Partidos en la élite

El canterano ya se estrenó en la élite hace dos temporadas, a las órdenes de Porfirio Fisac, y emitió señales muy positivas en cada una de sus intervenciones. Y eso que el pívot tuvo que medirse con rivales de reconocido prestigio internacional. El zaragozano debutó en la máxima categoría frente al Baskonia, el 29 de septiembre de 2018, en la jornada inaugural de la Liga Endesa. Y lo hizo formando parte del quinteto titular. En Vitoria, el zaragozano permaneció 10 minutos sobre la pista (2 puntos y 3 rebotes), y no se amilanó ante el despliegue físico de Tornike Shengelia, Johannes Voigtmann, Vincent Yann Poirier o Ilimane Diop. Además, el canterano participó en los duelos de la primera vuelta contra el Gipuzkoa, el Breogán y el Valencia Basket. Posteriormente, superado ya el ecuador del campeonato, Pradilla también derrochó energía, contundencia, vehemencia y personalidad contra el Barcelona -frente a gigantes de la talla de Ante Tomic, Oriola, Chris Singleton y Víctor Claver-, exhibiendo nuevamente un notable desempeño en las labores de contención durante los 12 minutos que actuó contra los azulgranas.

Pradilla se incorporó al Casademont Zaragoza en edad infantil -junto a Vit Krejci, Carlos Alocén y Raúl Lobaco-, y fue escalando peldaños con solvencia y brillantez. En su última campaña en la Liga EBA (2018-19), el pívot facturó facturó 17,4 tantos por partido en el Olivar -filial del Casademont Zaragoza-, al margen de aportar 10,9 rebotes y 1,5 asistencias por duelo (22,5 créditos de valoración) en 26 minutos de juego. Y cuando la capacidad de un jugador se intuye muy por encima de la división en la que compite, la salida más beneficiosa suele atender a un salto de categoría. De ahí que el club aragonés optara por ceder al jugador al Palencia Basket, en la Liga LEB Oro, con el propósito de acelerar su progresión. Ahora, del acertado trabajo de cantera del Casademont Zaragoza podría beneficiarse el Valencia Basket. Una vez más...

Etiquetas
Comentarios