Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

El turno de Jaime Pradilla

El canterano, de 19 años, tendrá la oportunidad de reivindicarse en la fase final de la Liga Endesa tras las ausencias de Fran Vázquez, Thompson y Justiz.

Jaime Pradilla, con la selección española sub-18.
Jaime Pradilla, con la selección española sub-18.
fiba

El Casademont Zaragoza invierte en la base, y lo hace con seguridad y convicción; con una fe inexorable en la capacidad de sus canteranos; con un sólido plan deportivo que allane el recorrido de sus jóvenes valores al baloncesto profesional. Después de Carlos Alocén, de Vit Krejci y de Javi García, todos ellos componentes de la primera plantilla aragonesa, ahora es el turno Jaime Pradilla. El pívot, de 19 años y 2,05 metros de estatura, competirá con los zaragozanos en la fase final de la Liga Endesa, que se celebrará en Valencia del 17 al 30 de junio. Un torneo novedoso, con 12 equipos participantes –33 partidos para determinar al campeón–, que el Casademont Zaragoza encara con importantes rémoras en el juego interior tras las ausencias de Fran Vázquez, Jason Thompson y Javier Justiz. Además, el cuadro aragonés tampoco podrá contar con DJ Seeley, una de sus piezas más relevantes en su línea exterior.

En este escenario, la fase final de la Liga Endesa representa una oportunidad muy atractiva para las jóvenes promesas del Casademont. Especialmente para Jaime Pradilla, quien ha regresado ahora a la disciplina de los zaragozanos tras haber competido en el presente curso, en la Liga LEB Oro, en calidad de cedido por los aragoneses. Lo hizo en el Palencia Baloncesto, con unos promedios de 5,5 puntos, 3,1 rebotes, 0,8 asistencias y 6,3 créditos de valoración en el cuarto de hora que permaneció sobre la pista. Registros muy positivos en su primera experiencia profesional. El pívot participó en los 24 partidos de la competición regular, y presentó un porcentaje de acierto del 59% en los tiros de 2 (44 de 75); un 50% de efectividad en los lanzamientos triples (11 de 22); y un 55% desde la línea de personal (12 de 22).

Pradilla ya se estrenó en la élite hace dos temporadas, a las órdenes de Porfirio Fisac, y emitió señales muy positivas en cada una de sus intervenciones. Y eso que el pívot tuvo que medirse con rivales de reconocido prestigio internacional. El zaragozano debutó en la máxima categoría frente al Baskonia, el 29 de septiembre de 2018, en la jornada inaugural de la Liga Endesa. Y lo hizo formando parte del quinteto titular. En Vitoria, el zaragozano permaneció 10 minutos sobre la pista (2 puntos y 3 rebotes), y no se amilanó ante el despliegue físico de Tornike Shengelia, Johannes Voigtmann, Vincent Yann Poirier o Ilimane Diop. Además, el canterano participó en los duelos de la primera vuelta contra el Gipuzkoa, el Breogán y el Valencia Basket. Posteriormente, superado ya el ecuador del campeonato, Pradilla también derrochó energía, contundencia, vehemencia y personalidad contra el Barcelona –frente a gigantes de la talla de Ante Tomic, Oriola, Chris Singleton y Víctor Claver–, exhibiendo nuevamente un notable desempeño en las labores de contención durante los 12 minutos que actuó contra los azulgranas.

Pradilla se incorporó al Casademont Zaragoza en edad infantil –junto a Vit Krejci, Carlos Alocén y Raúl Lobaco–, y fue escalando peldaños con solvencia y brillantez. En su última campaña en la Liga EBA (2018-19), el pívot facturó facturó 17,4 tantos por partido en el Olivar –filial del Casademont Zaragoza–, al margen de aportar 10,9 rebotes y 1,5 asistencias por duelo (22,5 créditos de valoración) en 26 minutos de juego. Y cuando la capacidad de un jugador se intuye muy por encima de la división en la que compite, la salida más beneficiosa suele atender a un salto de categoría. De ahí que el club aragonés optara por ceder al jugador al Palencia Basket, en la Liga LEB Oro, con el propósito de acelerar su progresión.

Lo mismo sucedió con Raúl Lobaco, que ha brillado este año en las filas del Pardinyes (Liga LEB Plata). El escolta, de 19 años, promedió 8 puntos y 3,3 rebotes por partido en 24 minutos de juego; grandes guarismos para un jugador generoso, que siempre piensa más en el equipo que en sí mismo y se distingue, además, por su sobresaliente aplicación defensiva. En el Pardinyes acabó también a préstamo Ander Urdiain (7,8 puntos y 4.7 rebotes), después de una cesión fallida en el Levitec Huesca.

Campeón de Europa sub-18

El pasado 4 de agosto, el combinado español sub-18 se proclamó campeón de Europa de la categoría en Volos (Grecia), tras superar a Turquía (57-53) en la final. En la selección participaron dos jugadores del Casademont, Javi García y Jaime Pradilla, quienes ofrecieron un rendimiento sobresaliente durante el torneo. El base (9 puntos y 6,3 asistencias) actuó más de media hora por duelo durante la cita –34 minutos en la final–, lo que delata su importancia en el equipo; mientras que el pívot, pese a arrastar molestias todo el campeonato, facturó 8,5 puntos, 5 capturas y 11 de valoración por choque.

Etiquetas
Comentarios