Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

El Tecnyconta da un paso de gigante hacia el 'play off' (84-91)

El equipo aragonés suma ante el Obradoiro su tercera victoria consecutiva, tras una sobresaliente actuación de Nacho Martín: 29 puntos y 34 créditos de valoración.  

Seibutis puja por un balón contra un rival.
Seibutis puja por un balón contra un rival.
Xoan Rey/Efe

El Tecnyconta también ganó en Santiago de Compostela, en la pista del Obradoiro  (84-91), y camina con paso firme hacia el ‘play off’. Después de derribar todas las previsiones frente al Baskonia y el Unicaja, dos de los equipos más rutilantes de la Liga Endesa, el cuadro aragonés sumó este sábado su tercera victoria consecutiva tras completar otra actuación colosal. En un escenario de altura, muy exigente, los zaragozanos se agarraron al devastador acierto de Nacho Martín para facturar su decimocuarto triunfo de la temporada, el quinto como visitante, y para aspirar con determinación a las eliminatorias por el título. El ala-pívot ofreció un rendimiento sobresaliente, y finalizó el choque con 29 puntos y 39 créditos de valoración. Era un duelo de estilos opuestos. El baloncesto dinámico, rápido, creativo y seductor de los aragoneses, con un ritmo trepidante en cada una de sus acciones, frente al juego lento, largo y sistematizado de los gallegos. Finalmente, se impuso el ideario de Porfirio Fisac.

El Obradoiro dispone de una amenaza sobresaliente desde el perímetro. De hecho, cuenta en su nómina con Kostas Vasileiadis y Ben Simons, los dos triplistas más productivos de la competición. El griego, tercer máximo anotador de la Liga Endesa (15 puntos de media por partido), convierte 3,23 triples por encuentro, con un 40,57% de efectividad. En el duelo de la primera vuelta, su aportación resultó determinante para el triunfo de los gallegos en el pabellón Príncipe Felipe (78-86). Vasileiadis finalizó la contienda con 33 puntos en su cuenta particular, con 10 lanzamientos facturados desde la línea de 6,75.

También Ben Simons ofrece un acierto devastador desde el perímetro, tal y como evidenció en Burgos, el pasado fin de semana, en la anterior jornada de la Liga Endesa: sumó 30 puntos, con 10 de 14 en los lanzamientos triples. Se trata del segundo mejor triplista de la Liga Endesa, con 2,90 canastas de 3 puntos por partido y una eficacia del 45,67% en sus lanzamientos. Pero ni Vasileaidis ni Simons son los únicos tiradores de los locales. Así que el Obradoiro, impulsado por su puntería en el lanzamiento exterior, tuvo rentas de hasta nueve puntos, al poco de la reanudación, y parecía marchar decididamente hacia la victoria.

Sin embargo, el Tecnyconta jamás se descompuso. Al contrario, siempre creyó en sí mismo, en sus fuerzas, en sus opciones, en otra remontada. Y logró finalmente su propósito, por mucho que los locales se resistieran a bajar los brazos hasta el último suspiro de la contienda.

El Tecnyconta inició el partido con decisión, muy firme en las labores defensivas, y el Obradorio no anotó en los dos primeros minutos del duelo. Sin embargo, enseguida cambió el panorama y el cuadro santiagués se recompuso con su certero lanzamiento exterior: un triple de Pozas inauguró el marcador de los locales y Simons, en el siguiente ataque de los gallegos, volvió a azotar desde el perímetro para poner por delante a su equipo. Seis puntos en apenas 30 segundos (6-4). El equipo aragonés entró entonces en una fase de dudas y errores, con numerosas imprecisiones y pérdidas de balón. Los de Moncho Fernández, de esta forma, pudieron adquirir una renta de seis tantos sin excesiva oposición (12-6), pero los zaragozanos reaccionaron con un triple de Okoye, una canasta de Alocén y una jugada personal de Fran Vázquez (12-13). Pese a todo, el Tecnyconta encajaba puntos con demasiada facilidad, sobre todo desde la línea de 6,75, más por la pericia de sus rivales que por sus propios deméritos defensivos. Al menos, resistía la tormenta y seguía con ventaja al cierre del primer acto (20-21), después de anotar dos triples consecutivos –primero de Nacho Martín y después de Berhanemeskel– en sus últimas acciones.

Seibutis, con dos tiros libres, amplió la renta visitante (20-23) en el primer ataque del segundo cuarto, pero los locales respondieron con dos triples (Obst y Vasileiadis), para voltear nuevamente el marcador (26-23). Vasileiadis, otra vez desde el perímetro, estiró aún más la renta de los gallegos, aunque el Tecnyconta se sobrepuso con cinco puntos consecutivos de Nacho Martín y un contragolpe culminado por Seibutis (31-30). El choque estaba en una fase de precipitaciones, malas decisiones, pésimas selecciones de tiro. Un tramo alocado, sin pausa, del que salió beneficiado el Obradoiro por su destreza en el lanzamiento exterior. Los locales alcanzaron el descanso con 10 triples convertidos, aunque su notable puntería no era suficiente para edificar una sólida ventaja. Al contrario, los aragoneses seguían optando decididamente a la victoria gracias al sobresaliente desempeño de Nacho Martín (46-44). El ala-pívot sumaba 18 tantos en el intermedio, con 4 aciertos en 6 intentos desde la línea de 6,75.

El Obradoiro fue mejor en los primeros compases de la reanudación, sobre todo en el ámbito ofensivo. Facturó siete puntos en un minuto y medio, con un nuevo triple incluido -en esta ocasión de Simons- y adquirió una ventaja de ocho tantos (52-44) con una facilidad imprevista. Los problemas del Tecnyconta no sólo atendían a la defensa, ahora vulnerable y quebradiza, sino que también presentaba numerosas dudas en cada uno de sus ataques. En el ecuador del tercer acto, la anotación de los aragoneses se había reducido a tres canastas de Nemanja Radovic. Los locales mantenían su renta, si bien los visitantes se resistían a claudicar (59-50). De hecho, dos nuevos puntos de Radovic, otro triple de Nacho Martín y una penetración de Berhanemeskel activaron nuevamente a los zaragozanos (59-57). Un parcial de 7-0, a favor del Tecnyconta, para volver a creer. Los de Porfirio Fisac nunca bajan los brazos, por muy elevados que parezcan los obstáculos a sortear. Posteriormente, el equipo aragonés perdió a Fran Vázquez, quien se retiró lesionado con una lesión muscular. Aún logró ponerse por delante con un triple de Okoye y una jugada personal de McCalebb (61-62). Y aunque los gallegos reaccionaron con prontitud, Nacho Martín resultaba incontenible en cada una de sus acciones. El ala-pívot sumó otra vez desde el perímetro, con su sexto triple, y después clausuró el tercer acto con una canasta bajo los aros, tras una jugada de pizarra de Porfirio Fisac (63-67).

En el tramo definitivo, el Tecnyconta supo administrar su ventaja ante un rival que, aunque seguía fiando gran parte de sus ataques al triple, había reducido drásticamente su efectividad. A ello contribuyó la solidez defensiva de los zaragozanos, que se mantenían firmes en una escenario incómodo. De hecho, se trata de un pabellón exigente donde la afición, muy entusiasta, está habituada a ejercer una gran influencia en el rival y en los colegiados. El Obradorio es un bloque enérgico, tenaz, muy resistente. Pero el Tecnyconta tampoco es un equipo habituado a las concesiones, tal y como ha evidenciado a lo largo de la temporada. Así, lejos de desencajarse, el conjunto aragonés aumentó su ventaja hasta los 13 puntos (67-80), a los 34 minutos de juego, tras los triples de Okoye y Carlos Alocén. El Tecnyconta exhibía templanza, criterio y personalidad en la mayoría de sus acciones. Y aunque el Obradorio jamás arrojó la toalla, e incluso llegó a situarse a sólo tres puntos (84-87) a 26 segundos del final, el triunfo cayó finalmente del lado de los zaragozanos. Nacho Martín sentenció con dos tiros libres. El baloncesto premió al más tenaz.

Etiquetas
Comentarios