Despliega el menú
Baloncesto

Homenaje al baloncesto

El conjunto aragonés conquista un sobresaliente triunfo: supera por 46 puntos al Joventut de Badalona.

El Tecnyconta liquida al Joventus por 46 puntos
El Tecnyconta liquida al Joventus por 46 puntos
G. Mestre

El Tecnyconta sigue creciendo, y lo hace a una velocidad de vértigo. Este domingo arrolló al Joventut de Badalona, tras completar uno de los mejores partidos de su historia, y ya suma seis victorias en el curso actual -cuatro de ellas de manera consecutiva-. Fue un premio para la afición. Fue un homenaje al baloncesto. Fue una actuación formidable, convincente e ilusionante, brillante por momentos, ante un rival poco habituado a las concesiones que, de hecho, se presentaba la cita con cinco victorias en su haber. Sin embargo, el cuadro aragonés no dio opción alguna a su oponente. Los catalanes resistieron el primer acto, sostenidos por el talento de Laprovittola y la facilidad anotadora de Dawson; pero luego se desencajaron sin remisión, sometidos permanentemente por el sobresaliente desempeño de los zaragozanos. El equipo de Porfirio Fisac, cada vez más sólido, cada vez más firme, cada vez más seguro de sus fuerzas, se manejó en la pista con determinación y soltura, con unas responsabilidades perfectamente definidas en cada jugador, y disfrutó por fin de un duelo plácido al calor de sus aficionados.

A ocho minutos de la conclusión, los locales ya habían adquirido una renta de 30 puntos en el marcador (88-58), que aún aumentó después ante la impotencia y el abatimiento de los visitantes. El duelo finalizó con un marcador amplio y concluyente, irrebatible, de récord (112-66). En sus 16 años de historia, el club zaragozano jamás había obtenido un triunfo tan abultado. La diferencia incrementó hasta los 46 tantos. La recompensa, muy importante a efectos clasificatorios, resulta incalculable en otros aspectos: refuerza el proyecto deportivo de la entidad, incluida su decidida apuesta por los valores de la cantera -Alocén firmó una actuación estelar-; supone un espaldarazo al trabajo del entrenador y el resto del cuerpo técnico; aumenta el prestigio de una plantilla comprometida y generosa, muy unida, que sigue elevando sus ambiciones conforme avanza el campeonato; y devuelve el entusiasmo a una afición que, pese a los contratiempos de los últimos años, siempre ha sabido responder con una extraordinaria grandeza. El triunfo, además, permite pensar en cotas de mayor enjundia. Incluso en la clasificación para la Copa del Rey.

El Tecnyconta ya emitió señales positivas en el inicio, pero su despliegue defensivo y sus buenas selecciones de tiro no se trasladaron al marcador en los primeros cinco minutos de la contienda (10-10). Los locales eran superiores a su rival en todos los órdenes del juego, aunque el Joventut, por entonces, resistía con entereza gracias a los puntos de Morgan y Laprovittola.

Dos acciones consecutivas de McCalebb, primero desde el triple y luego con una genial penetración, establecieron la máxima ventaja del partido a favor de los zaragozanos (15-10), pero los visitantes lograron sobreponerse de nuevo con un triple liberado de Harangody y una falta antideportiva señalada a Jonathan Barreiro (19-18). El cuadro aragonés era intenso atrás, sin apenas fisuras, y en ataque se aplicaba con paciencia y criterio, lo que le proporcionaba situaciones ventajosas para lanzar. Sin embargo, no conseguía distanciarse en el marcador ante un adversario incómodo y combativo, muy seguro de sus fuerzas… hasta que apareció en la pista Carlos Alocén.

El canterano, de 17 años, ofreció una lección magistral de baloncesto en los dos lados de la pista. Él impulsó definitivamente al conjunto local. Por su acertada dirección, por su personalidad, por su descaro, por su capacidad de liderazgo, por su carácter ganador, por la inmensidad de su talento. No sólo defendió con tesón -su desempeño desembocó en dos pérdidas del rival-, sino que asumió con valentía la responsabilidad anotadora de los zaragozanos: facturó 10 puntos en apenas 7 minutos, con dos triples convertidos en sus tres intentos; encontró importantes grietas en la defensa del rival y generó, además, tres faltas personales en sus adversarios. Resultó incontenible. Su contribución fue capital para que el Tecnyconta, ahora sí, pudiera edificar una sólida renta en el marcador al cuarto de hora (34-24), lo que obligó al técnico del Joventut, Carlos Durán, a detener el encuentro.

Se marchó Alocén, en medio de una ovación unánime de la grada, y el conjunto catalán amagó con reaccionar. Emergió entonces Seibuitis, muy incisivo, para mantener la renta de los zaragozanos con su efectividad en los tiros libres. La renta se disparó hasta los 12 puntos (45-33), y pudo incrementarse más si Barreiro no hubiera desperdiciado un claro contragolpe. Respondió el Joventut con cinco tantos consecutivos -un triple de Laprovittola y una canasta bajo los aros de López-Aróstegui- pero el Tecnyconta cerró el primer periodo con dos nuevos lanzamientos desde la línea de personal (47-38). En el intermedio, el equipo aragonés tenía el duelo inclinado a su favor, después de haber completado un primer tiempo ilusionante en los dos lados de la pista.

Tras el descanso, el Tecnyconta elevó aún más sus prestaciones, lo que enseguida le concedió importantes réditos en el marcador. Circuló el balón con criterio y rapidez, hallando tiros liberados desde todas las posiciones, y presentó un acierto devastador en sus lanzamientos: dos triples -Berhanemeskel y McCalebb- y las canastas de Nacho Martín y Okoye, algunas como culminación de acciones colectivas brillantes, sentenciaron definitivamente a los catalanes. A los cuatro minutos de la reanudación, la ventaja local ya había crecido hasta los 18 puntos (59-41), tras un parcial de 12-3. A partir de ahí, el Joventut arrojó definitivamente la toalla, mientras el Tecnyconta se divertía en la pista con un curso maravilloso de baloncesto. McCalebb (21 tantos) exhibió su capacidad ofensiva, y Alocén (15 tantos), que levantó al público de sus asientos con acciones espectaculares, fue un azote constante para los catalanes. El canterano apunta a estrella.

Al mismo tiempo, el resto de la plantilla engordaba sus estadísticas con una facilidad sorprendente. Al margen de McCalebb y Alocén, también Radovic (16), Justiz (13), Seibutis (12) y Okoye (11) acabaron con dobles dígitos en anotación. La fiesta fue completa.

Tecnyconta Zaragoza: McCalebb (21), Seibutis (12), Okoye (11), Radovic (16), Justiz (13) -cinco inicial-. Nacho Martín (7), Barreiro (4), Berhanemeskel (7), Santana (-), Alocén (15), Fran Vázquez (2) y Marc Martí (4).

Divina Seguros Joventut: Laprovittola (14), López-Aróstegui (9), Dawson (10), Morgan (5), Todorovic (4) -cinco inicial- Dimitrijevic (2), Nogués (-), Ventura (5), Birgander (6) y Harangody (11).

Árbitros: Benjamín Jiménez, Serrano y Lyan González. Excluyeron por personales a Birgander (min.34), Seibutis (min.35) y Ventura (37).

Incidencias: partido correspondiente a la décima jornada de Liga, disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante unos 7.500 espectadores.

Etiquetas
Comentarios