Despliega el menú
Baloncesto

¿El regreso de Henk Norel?

El jugador del CAI Zaragoza podría disputar contra el Lietuvos Rytas sus primeros minutos después de ocho meses apartado de la pista por una lesión.

El trabajo en el gimnasio ha sido duro
¿El regreso de Henk Norel?

"Al principio no lo podía creer y no lo aceptaba. Estaba hundido. Cuando me dijeron que tenía la rodilla rota comencé a llorar y pensé que no volvería a jugar, pero eso solo fue el primer día". Así recuerda Henk Norel el fatídico día de su lesión, del que ya han pasado más de ocho meses. Fue el 4 de mayo de 2013, en el triunfo del CAI Zaragoza ante el Manresa, un buen partido tras el que quedó poco que celebrar. El holandés, un jugador muy importante para Abós y uno de los más queridos por la afición, se retorcía de dolor en el suelo.

Se había roto el ligamento cruzado de la rodilla derecha, la misma lesión -pero en la otra pierna- que había sufrido con la camiseta del Joventut de Badalona. Desde entonces, una operación y un periodo de recuperación en solitario que no ha sido fácil para el holandés.

Todo mereció la pena el pasado 9 de enero, cuando regresó a la convocatoria frente al Cedevita croata tras ocho meses viendo ganar y perder a su equipo desde esa silla a pie de campo en la que tantos partidos ha presenciado junto a su esposa, con la que se casó en 2013. Ya tenía ganas Norel de cambiarla por el banquillo. También la afición caísta, que en el día de su regreso le regaló la mayor ovación de la noche.

El regreso más esperado

Seguro que le espera una todavía mayor este martes, si se acaba cumpliendo el pronóstico y el pívot vuelve a pisar el parqué del Príncipe Felipe en partido oficial. "La idea es que esté disponible y según vaya el partido que pueda jugar ya. Lleva varias semanas entrenando a buen nivel y ha cogido el ritmo del equipo. Cada vez está mucho mejor y yo espero que pueda entrar como cualquier jugador. No sé si al final será así, pero desde luego no va a ser como la última vez que estuvo solo de manera presencial", aseguraba este lunes su entrenador, José Luis Abós.

"Imagino que para un jugador será casi como cuando debuta y será la primera vez para él. Pienso que estará algo nervioso, intranquilo, y entre todos tenemos que ayudarle a que pase ese trago y a que coja confianza, que es lo único que necesita. Jugar al baloncesto no se le ha olvidado, lo sigue haciendo muy bien", aseguró el técnico.

Pero, sin dudas, el que más ganas tiene de volver a jugar es el propio jugador: "Estaré contento pero pasará rápidamente porque cuando estoy en el banquillo solo pienso en salir y en jugar. Será como si no hubiese pasado nada y solo me preocupará contra quién juego, cómo defender, dónde lo puedo atacar y cómo ayudar al equipo a ganar. Al principio será raro pero se olvida rápido".

Etiquetas