Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

PRIMERA DIVISIÓN

Apisonadora azulgrana

Cuatro jornadas de Liga, y cuatro victorias consecutivas, algo que no conseguía el Barça en un arranque de campeonato desde hace más de una década. Arrolló al Racing en El Sardinero para dar otro golpe de autoridad, acabar con cualquier atisbo de duda sobre su juego y eficacia, y acostarse líder. De nuevo capitaneado por Messi, autor de dos golazos y una asistencia a Ibrahimovic, que también puso espectáculo, aunque tuvo que retirarse lesionado.

El rodillo 'culé' aplastó al Racing en ese periodo en el que la superioridad del campeón fue insultante. El movimiento de balón y el toque del Barcelona fueron espectaculares. El Racing sólo pudo correr tras el balón. Guardiola volvió a repetir su 'tridente' ofensivo y en el centro, con Xavi, Busquets y Keita juguetearon con un medio campo local que sólo podía limitarse a verlas venir. El segundo gol, con una impresionante jugada colectiva en la que se dieron más de 20 toques, fue para enmarcar. Y coronada por una pared entre Xavi y Messi para que definiese la clase del argentino.

Arriba, quien casi no estuvo fue Henry, pero tampoco lo acusó el Barça, porque le bastó y le sobró con Messi e Ibrahimovic, obligado a retirarse al comienzo de la segunda parte tras torcerse el tobillo derecho.

El paseo azulgrana fue un martirio para el Racing, y aparte de su gol, el sueco dio una asistencia magistral a Piqué.

El contratiempo llegó nada más arrancar el segundo tiempo, cuando Ibrahimovic sufrió un esguince en el tobillo. Aunque él quería continuar con el dolor y estuvo unos minutos en el campo, era absurdo forzar.

Cuando daba la impresión incluso de que el Racing podía acercarse al gol del honor, el 'crack' argentino marcó una de las impresionantes dianas reservadas sólo para los merecedores del 'Balón de Oro'. Óscar Serrano firmó después el único gol de los cántabros.

Etiquetas