Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FORMULA UNO

Alguersuari: "Llevo doce carreras y sigo aprendiendo"

Pese a su extremada juventud, el barcelonés ya ha dado varias pinceladas de su talento al volante.

Alguersuari, durante los entrenamientos en Montmeló.
Alguersuari: "Llevo doce carreras y sigo aprendiendo"
EFE

Es el benjamín del Gran Circo con apenas 20 años. Sin embargo, ya ha tratado de tú a tú en la pista a un mito como Michael Schumacher. Aficionado del Espanyol hasta la médula, ansía volver a sumar algún punto en Montmeló, un hito que ya logró en Malasia.

 

Ha llegado el gran día de correr en su casa.

Mentiría si dijera que no es un Gran Premio especial. Aunque lo conveniente es ser frío y conducir normalmente, como si lo hiciera en Abu Dhabi o en Mónaco, lo cierto es que competir en Barcelona supone un plus. He recibido mucho cariño de la gente durante todos estos días y eso te llega. Hace que vayas incluso más rápido. Espero no defraudar a toda la afición. Que tengan claro que pondré toda la carne en el asador para terminar lo más adelante posible.

¿No se exige demasiado? Apenas tiene 20 años y es el piloto más joven de toda la parrilla de la Fórmula 1.

No hay que confundir la ambición con el realismo. Soy consciente de que todavía me hallo en una fase de aprendizaje, de acoplamiento a muchas cosas. Me queda mucho por mejorar y trabajo al máximo para conseguirlo. Eso no significa que me cierre ninguna puerta. Si puedo sumar algún punto, bienvenido sea y lo daré todo para lograrlo.

¿Tan difícil es acoplarse a un monoplaza como el suyo?

Muchísimo. La Fórmula 1 es otro mundo. La gente a lo mejor no se da cuenta de todos los elementos que intervienen. No se trata de arrancar el coche e ir lo más deprisa posible. Conocer el coche es una labor muy complicada que únicamente se lleva a cabo con la experiencia. No hay otra escuela. Llevo doce carreras en la Fórmula 1 y yo mismo noto lo mucho que he aprendido. Es espectacular. Cada vez me siento más cómodo y seguro con el monoplaza. Todo son novedades para mí. Por ejemplo, la mayoría de los circuitos no los conocía. Es un hándicap tremendo respecto al resto porque, aunque practiques con los simuladores, no es lo mismo que encontrarte con la realidad. Me esfuerzo y estoy muy contento con los frutos que estoy recogiendo.

Desconocía la mayoría de circuitos, aunque no es el caso de Montmeló.

Montmeló lo conozco como la palma de mi mano. He rodado miles de kilómetros en este asfalto. Es uno de los motivos por los que estoy tan confiado en este Gran Premio. Tengo muy buenas sensaciones. Habrá que tener suerte porque influyen infinidad de factores. Las previsiones dicen que lloverá. Espero que se equivoquen.

Pese a protagonizar su primera temporada completa, este año ya ha dado recuerdos para la eternidad, como su lucha con Michael Schumacher en el GP de Australia.

Eso fue un subidón tremendo. Lo disfruté como un niño. En ese mismo momento no fui plenamente consciente de lo que había hecho. Fue con el paso del tiempo que lo entendí. Fue algo muy grande. En la pista no pensaba que estaba peleando con un piloto con siete títulos mundiales. Para mí, era uno más. Después, claro, te das cuenta de todo y te da un poco de vértigo. Pero yo me quedo con lo mucho que aprendí en ese lance.

También estrenó su casillero de puntos en Malasia.

De eso me siento especialmente orgulloso. Fue como derribar una barrera. Me quité un peso de encima. No estaba previsto que entrara en los puntos y lo conseguí. No me quedo ahí. Para lo que resta de campeonato me he propuesto obtener algún punto más. Montmeló puede ser un buen sitio, aunque debo reconocer que la cosa está difícil porque muchas escuderías han introducido mejoras y se notan. No quiero hacerme falsas ilusiones y después llevarme una decepción.

Etiquetas