Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

El zaragocismo cierra filas y pedirá cuentas a la directiva

Declaraciones de exjugadores, pancartas en el último entrenamiento, comunicados de peñas y asociaciones... El partido del domingo puede suponer la segunda gran manifestación de la afición zaragocista contra la gestión del máximo accionista de la entidad, Agapito Iglesias.

Varios aficionados acudieron al último entrenamiento para manifestar su apoyo a los jugadores y su oposición a los gestores
El zaragocismo cierra filas y pedirá cuentas a la directiva
A PHOTO AGENCY

El 13 de diciembre de 2009 fue, tal vez, la última fecha en que el zaragocismo habló. Aquella noche en que dos estupendas jugadas de Munian, del Athletic, acababan en tantos de San José y Susaeta, cortando de raíz la trayectoria de Marcelino García Toral al frente de la primera plantilla zaragocista, la afición zaragocista unía sus voces, por primera y única vez, contra la directiva. Sus consignas, tan altas como claras ("Marcelino sí, directiva no" y "Directiva, dimisión"), tuvieron una rápida respuesta desde la dirección deportiva. El preparador asturiano fue inmediatamente destituido, confirmando la ruptura entre directiva y afición. Un distanciamiento que, a pesar de ser recurrente en los corrillos y tertulias, no ha vuelto a romper, hasta el momento, la barrera del sonido.

Sin embargo, en contra de esta dinámica, los últimos días se ha venido gestando un propicio caldo de cultivo que podría desembocar en un ambiente similar al de aquella jornada. El destino ha querido que hayan pasado -casi- exactamente dos años desde entonces. El fútbol, como apuntan los jugadores cuando poco tienen que declarar, tiene estas cosas.

El estado de hartazgo de los socios, abonados y simpatizantes del equipo se refleja con nitidez en las diferentes redes sociales y portales web que tratan la actualidad del equipo. Asimismo, este descontento generalizado llega desde sectores de lo más variopinto: exjugadores con vitola de emblema, accionistas minoritarios, agrupaciones, peñas y grupos 'ultra' se han postulado, de una u otra manera, contra los fondos y las formas de Agapito Iglesias a la hora de dirigir los designios de la Sociedad Anónima Deportiva.

El primero de los pasos fue dado, hace escasas semanas, por parte de la Asociación de Pequeños Accionistas del Real Zaragoza (APARZ). Su entrada en el concurso de acreedores, que proyectará, en palabras de los antiguos socios del club, "una mayor transparencia", está intentando ser torpedeada por el propio club, que ya ha recurrido en dos ocasiones su participación en el proceso concursal. A pesar de los impedimentos, los máximos responsables de la asociación se muestran optimistas, llamando a la unión del zaragocismo para "acabar con esta situación".

El lunes, Junta de Accionistas

Además, desde la APARZ se han preparado a conciencia, a lo largo de la última semana, para la próxima junta de accionistas, que tendrá lugar este lunes. La cita promete ser explosiva. En ella tienen pensando sacar a colación temas relativos al apartado económico, así como a los ámbitos social y deportivo. A la 'sesión de control' acudirán también miembros del 'Movimiento Avispa' y de la asociación 'AúpaZaragoza', dos plataformas especialmente beligerantes con la actual gestión de Agapito Iglesias. Enviarán tres y un representantes respectivamente.

Tanto en el foro virtual perteneciente a la asociación AúpaZaragoza como en el manifiesto emitido el viernes por el 'Movimiento Avispa', en el que piden a la afición zaragocista que "manifieste su disconformidad" y "su reprobación a la actuación de Agapito Iglesias al frente del Real Zaragoza, todo ello sin menoscabo del apoyo incondicional a la plantilla y al cuerpo técnico", se busca un nuevo tsunami que estalle antes, durante y después del choque ante el Mallorca. Un encuentro al que el conjunto aragonés se presenta con la vergonzante etiqueta de colista.

Hablan los exjugadores

Otros que se han significado con rotundidad en los últimos días han sido Xavi Aguado, Jesús García Sanjuán y Andoni Cedrún -ídolos meridianamente recientes del zaragocista medio-, así como Manolo Villanova, a quien le cayó el 'marrón' de descender a un equipo muerto en mayo de 2008. Al saltar la noticia de que Iglesias había cambiado el objeto social de dos de sus empresas, convirtiéndose por arte de birlibirloque en representante de futbolistas, Villanova no dudó en mostrar su rechazo y destacar, ante los micrófonos de Aragón Televisión, lo "difícil" de una situación deportiva derivada de una "deuda brutal" sin precedentes.

En la misma línea que Villanova, el excapitán Xavi Aguado se lamentaba de que este fuese "el peor año" desde que aterrizó en Zaragoza, a lo que añadió que "desde el año 90" no había "visto cosa igual". "Ahora la gente puede contestarse a la pregunta de por qué vienen cada temporada 13 ó 14 jugadores", explicaba Cedrún. El vizcaíno sentenciaba sin ambages: "Hay que dar un giro a esto, el Real Zaragoza no puede morir".

García Sanjuán fue, incluso, más lejos que sus antiguos compañeros: "La única manera que tiene el Zaragoza de sobrevivir es que Agapito se vaya o que lo inhabiliten y que deje cuanto antes la presidencia del Real Zaragoza". Duras palabras que pretenden encender la mecha del zaragocismo militante.

Pancartas en la Ciudad Deportiva

Durante el entrenamiento matutino del viernes, en torno a medio centenar de miembros de la peña 'ultra' Ligallo Fondo Norte se personaron en la Ciudad Deportiva, donde desplegaron varias pancartas contrarias a la gestión del máximo accionista de la entidad, Agapito Iglesias. A tenor de su actitud desde 2008, cuando comenzaron a desmarcarse de la postura del resto de La Romareda, se espera que los radicales asuman el rol de 'maestro de orquesta' de los cánticos y protestas de la afición en el estadio municipal.

También desde el Colectivo 1932 y Leyales, las otras dos peñas más ruidosas de La Romareda, se espera una hostilidad máxima hacia el palco presidencial. Los primeros han venido incrementando su postura crítica hacia la gestión de Iglesias hasta encontrar su punto álgido durante el partido contra el Sevilla, en el que mostraron varias pancartas con consignas en tono de burla contrarias al máximo accionista y la dirección deportiva de la entidad.

Por su parte, la peña Leyales piensa mantener la línea de animación y crítica que ha mostrado desde su creación, hace poco más de un año.

Cabe destacar que, dentro del universo peñista, existe cierta ruptura. Al último comunicado oficial de la Federación de Peñas, que instaba a los abonados a animar y posponer las críticas para otro momento, le siguió otro de la Peña de Binéfar, al que se ha adscrito un buen puñado de agrupaciones. En él se anima a mantener una posición crítica sin olvidar el apoyo a los jugadores.

La cita, el domingo a las 18.00

Con todo lo anterior, el partido de La Romareda se presenta como un doble choque. Por un lado, en el ámbito deportivo, el Real Zaragoza necesita urgentemente los tres puntos. Por otro, los estamentos zaragocistas más críticos confían en que se encienda la mecha definitiva que movilice al respetable, en lo que supondría la segunda querella popular contra Agapito Iglesias.

Etiquetas