Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

Aislados en el volcán

Ponzio y Carrizo, a su llegada al aeropuerto de Tenerife
Aislados en el volcán
JUAN GARCÍA CRUZ

Adeje, población tinerfeña ubicada en la ladera suroeste del volcán Teide, es desde anoche un nuevo hito referencial dentro de la larga y variopinta historia del Real Zaragoza desde su fundación. Este lugar costero, repleto de hoteles turísticos junto a las playas de rocas y arena negra, es el elegido por el Zaragoza agapitista de inicios del siglo XXI para intentar su resurrección en el agónico 78º año de vida de la entidad.

 

Aquí llegó anoche la expedición que dirige José Aurelio Gay desde hace mes y medio, cinco días antes del crucial partido del domingo en el Heliodoro Rodríguez López de Santa Cruz ante el CD Tenerife, otro colega de sufrimientos para salvar la categoría. El objeto de este anticipado viaje es llevar a cabo unos profundos y ascéticos ejercicios espirituales entre jugadores y técnicos que, si todo sale bien, permitan hallar unos gramos de fe en el grupo, unas migajas de esperanza en el futuro y, sobre todo, una estrella errante a la que seguir como guía hacia la permanencia en Primera.

 

La isla canaria recibió al Zaragoza con 20 grados de temperatura. Aquí, ya se sabe, siempre es verano o, al menos, primavera. El calendario liguero ha favorecido la reclusión de la plantilla en un paraíso terrenal, lleno de mangas cortas y cuajado de turistas sajones y jubilados nacionales. En enero y en semana laboral -no feriada- tampoco se puede aspirar a un entorno humano más sugerente.

 

Adeje, tierra legendaria de guanches, enclave donde firmaron la historia de los nativos de este archipiélago figuras clave como Mencey o Tinerfe, ofrece al Real Zaragoza unas instalaciones modernas construidas sobre las viejas lavas volcánicas a escasos metros del Atlántico, con la silueta de la vecina Gomera ahí enfrente.

 

El Tenerife Top Training es un complejo multidisciplinar pensado para atraer a los equipos del norte de Europa en sus forzosos parones invernales, imitando lo que en Gran Canaria hicieron hace un par de décadas en Maspalomas. Aquí, por ejemplo, han estado recientemente los chicos del Hull City inglés o las estrellas del Milan italiano completando su 'stage' de mitad de temporada.

 

Gay y Nayim dispondrán desde hoy de un campo de césped natural, otro de hierba sintética, un área para que Insausti entrene específicamente a los porteros, dos piscinas descubiertas, otra bajo techo, un spa, un gimnasio equipado a la última moda cibernética? No falta de nada. En este sentido, Adeje mejora con diferencia los anteriores 'monasterios' donde el Real Zaragoza se encerró a temporada corrida cuando las cosas vinieron mal dadas y así lo consideraron necesario en el pasado reciente sus preparadores y dirigentes. Este rincón del barrio de La Caleta no tiene nada que ver con El Montanyá, Calahorra, Biescas, Andorra (Teruel), El Saler o Marbella, por citar algunos de los lugares de retiro zaragocista a mitad de competición que tuvieron en su día notable relevancia en el discurrir del equipo blanquillo. A 4.000 kilómetros de casa, junto a la cornisa de África, el Real Zaragoza intenta desde hoy resetear su programación interna, eliminar los virus de su disco duro y lograr unos mínimos de calidad ambiental que permitan hacer soñar con el éxito que supondría, tal y como están ahora mismo las cosas, evitar el retorno a Segunda División el próximo 16 de mayo.

 

Gay no ha traído a todos sus discípulos a esta puesta en común. En ese sentido, es una concentración extraña, diferente a las otras de la historia moderna que antes refería. Se consideraría normal la ausencia de los lesionados de larga duración, casos de Uche o Laguardia, cuyo concurso este año va a ser nulo o limitadísimo. Pero no sucede lo mismo con los que tienen dolencias más leves, de las que van a salir enseguida: Abel Aguilar y Pablo Amo, que se han quedado en Zaragoza. Da la sensación de que el objetivo principal no gira en torno a los futbolistas que habitan la caseta desde el verano pasado o antes. Parece, en esta semana del final del mercado invernal de fichajes, que no hay ojos más que para los nuevos: Eliseu, Suazo, Jarosik, Colunga, Roberto, Contini (que volaba hacia Tenerife esta pasada madrugada) y, si llega en las próximas horas, el chileno Ponce.

 

Como el plan es cambiar la faz del equipo por completo, se trata de casar y mezclar cuanto antes a los nuevos elementos que han introducido en el grupo los responsables de la SAD. Y en esa tarea se afana Gay desde hoy y hasta el domingo. De ahí en adelante, serán los resultados los que digan si su labor tiene continuidad o si, por el contrario, ha de ser un nuevo entrenador (Víctor Muñoz sigue a la espera de un telefonazo) el que comande esta revolución interna que ha vivido el Zaragoza en este histérico mes de enero. Tampoco está Obradovic, al que se le busca acomodo urgente fuera de aquí para dejar libre su plaza de extracomunitario al citado Ponce. Sin embargo, entre la veintena de pasajeros, aparece Luccin, que no tiene ficha y cuyo futuro ha generado contradicciones entre los jefes del club.

 

Desde hoy, entrenamientos a las 10.30 en el Top Training y mucha convivencia entre los muchachos. Aislados es una isla -nada más natural- y al pie de un volcán que no arde desde 1798. Que siga así.

Etiquetas