Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL MADRID

A la espera de Mourinho

El Madrid acometerá la contratación del portugués tras la final de la 'Champions'.

José Mourinho, en un instante del partido que le dio el título de Liga al Inter en Siena.
A la espera de Mourinho
AFP PHOTO

Por vez primera con Florentino Pérez en la presidencia, el próximo proyecto del Real Madrid se perfila en torno a un entrenador carismático que decida sobre altas y bajas, focalice la atención mediática y disfrute de autoridad sobre la plantilla. La contratación de José Mourinho se acometería después de la final de la Liga de Campeones que enfrente al Inter de Milán y al Bayern de Múnich, el próximo sábado en el Bernabéu.Si surgieran problemas en las negociaciones, el plan B pasa por Rafa Benítez, con pie y medio fuera del Liverpool, hoy por hoy muy próximo a la Juventus y con un representante, Manuel García Quilón, cercano a Florentino. Y si todo se torciera, una mirada introspectiva conduciría a Míchel, triunfante en el 'Euro Geta' y con buena imagen.

El presidente blanco se ha mantenido en silencio durante su cuarto año en blanco, pero, según fuentes de su entorno, está persuadido sobre la necesidad de dar un giro a su ideario futbolístico y creer al fin en la figura del técnico como actor principal. Tanto es así que acepta firmar primero al entrenador y, tras conocer de primera mano sus intenciones, reforzar la plantilla. Este cambio de filosofía es producto del "debate interno" al que se refirió el director general, Jorge Valdano, tras perder la Liga.

Después de prescindir de Del Bosque, por considerar que su libro no estaba actualizado, Florentino vio desfilar sin éxito a Queiroz, Camacho, García Remón, Luxemburgo, López Caro y Manuel Pellegrini. De todos ellos, Camacho fue el único que rechazó el rol asignado y dimitió al concluir que el modelo presidencialista restaba atribuciones al entrenador. Seis años después, el cambio 'florentiniano' viene a darle la razón.

Hasta Massimo Moratti, el presidente del Inter de Milán, parece tener asumido que el portugués acabará en Chamartín, donde agradan su carácter ganador, su capacidad para adaptarse a diferentes registros y su antibarcelonismo. "Puede haber algo de verdad. Entiendo que el Real Madrid busque un técnico para renacer totalmente. Mourinho tiene contrato y hay que ver cómo confrontamos y unimos este documento con su voluntad", afirma Moratti.

Mourinho se deja querer. Le encanta el coqueteo. Asegura que le encantaría entrenar al Real Madrid, pero matiza que sólo tiene 47 años y le quedan 23 de carrera. Afirma que el Inter no es su casa, ni un lugar para ser feliz en el trabajo, pero advierte que se ve lejos de los blancos. La compra de su cláusula de rescisión asciende a ocho millones.

Si las quinielas del banquillo confluyen en 'Mou', las combinaciones sobre la plantilla son múltiples. "Haremos algunas incorporaciones, no tantas como el año pasado, para terminar el proyecto avanzado, y seguramente daremos algunas bajas importantes. Queremos darle al equipo el perfil definitivo para fortalecerlo", subrayó Valdano.

Pellegrini espera su despido

Mientras tanto, Pellegrini espera que su despido se haga oficial en las próximas horas. Pese a las "críticas malintencionadas" recibidas, considera que su Madrid ha completado un "excelente campeonato" con 96 puntos y 102 goles. No piensa regalar ni un euro. Ya vino a decir el viernes que si el club le quiere regalar un año de contrato, es problema suyo. Tendría que abonarle cinco millones, que se suman a los otros cinco de este curso y los cuatro abonados al Villarreal. Estaba visto para sentencia desde hace meses. El 'alcorconazo' y el 'lyonazo' lo enjuiciaron.

Etiquetas