Deportes
Suscríbete

BALONMANO

Comienza la aventura

El Caja 3 Aragón toma hoy la salida a la Liga Asobal en Antequera. Aguarda un rival veterano y una afición entregada.

El Caja 3, una piña.
Comienza la aventura
J. M. MARCO

Siempre hubo tradición de balonmano en Zaragoza. Pero centrada exclusivamente en centros escolares, en los colegios de curas que tanto han hecho por la promoción de este deporte (Maristas, Corazonistas y Dominicos), y en la añorada sección de Helios. Luego surgió el Garbel de Carlos García. Y después apareció la CAI. El simpático equipito naranja saltó a la élite. Corría 2005. Ricardo Arregui dijo que irían en serio. Fueron en serio. Muy en serio. Crearon afición fichando a los mejorcito del mercado (Ortega, Zaky, Arrhenius), educaron al público, llenaron un pabellón de 11.000 personas... ¿Seguimos? Pues claro. Hicieron sonar el himno nacional español en la final de la EHF, les birlaron el título por la cara en Magdeburgo, se metieron siempre en todas las Copas del Rey, han hecho de Zaragoza un lugar de referencia obligada en la Asobal.

También han cuidado la base edificando escuelas en Zaragoza, multiplicando las fichas de la territorial, metiendo a sus juveniles y cadetes en los sectores de España. Sin proponérselo, siendo como eran, como son, han creado un estilo, una forma de ser, de sentir este deporte. Estilo no solo en la forma, sino en el fondo. Antes con Arregui y ahora con Domingo Aguerri, cuando el Caja 3 Aragón firma un talón, hay fondo. No es cuestión baladí. La economía en el deporte está muy mal. En éste, también. Hubo un momento en el pasado curso en el que solo estaban al día el Barça y el entonces CAI Aragón. Huelgan más comentarios.

Recortar y competir

Cuando han comenzado a pastar las vacas flacas, el Caja 3 ha sabido recortar antes que nadie. El equipo ha sufrido una disminución en la edad de los jugadores. También en el volumen de las nóminas. Se han ido nombres que forman parte del patrimonio sentimental del club y de los amantes del balonmano. Su lugar lo ocupan jóvenes talentos internacionales. Pintan muy bien Javi García y Javier Humet. Regresa Cristian Postigo para evidenciar que la cantera exite. Llega Víctor Vigo para dotar de orden el ataque. Continúa la tercera mejor portería de la Asobal del pasado año (Pablo y Malumbres). Hay más. El rincón derecho es de lo mejorcito de la Asobal. Maqueda se va a hacer un hueco en el equipo nacional. Ruiz Casanova zurra atrás. Alberto Val anhela que le entiendan los árbitros. Demetrio y Grebenar siempre mostraron solvencia en su costado. Para acabar, Amadeo, el único superviviente del inicio de esta aventura. Hay equipo. Hay seriedad. Hay concepto y base de club. Por algo son el único club zaragozano que compite en Europa, el que más y mejor ha representado al deporte aragonés en la última década.

Hoy se embarcan en la dura travesía de la Asobal. El primer puerto se encuentra en Antequera (18.30). Allí aguarda el único club andaluz en la élite del balonmano español. Lo ha pasado muy mal el Antequera durante el verano. Estuvo a punto de no salir, ahogado por las deudas. Al final, han construido un equipo. Poco dinero y mucha veteranía. El técnico es Paco Castillo (Pozoblanco). Con él han llegado Espigol y Bustos. Siguen Juanan y Soto. Markicevic, Radulovic y Savenco aportan solidez. Los júniors Ugarte y Bertza, kilos en defensa. Lo mejor, la portería, con Mijatovic y el eterno Moyano. Y, por supuesto, una afición entregada. Para arrancar, no es una plaza sencilla. Nada es sencillo en la Asobal.

Etiquetas