Deportes
Suscríbete por 1€

Opinión

Cien años de la Federación Aragonesa de Fútbol

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 25/01/2023 A LAS 05:00
Óscar Fle, ayer en el estadio de El Alcoraz, antes del inicio del encuentro de la selección sub-21.
Óscar Fle, en el estadio de El Alcoraz, antes del inicio del encuentro de la selección sub-21.
Verónica Lacasa

La Federación Aragonesa de Fútbol, que preside Óscar Fle, concluye hoy, con una gala extraordinaria que se celebra en el Palacio de Congresos de la Expo de Zaragoza, los actos de celebración de su centenario, efeméride que tuvo como punto más sobresaliente el regreso de la selección española de fútbol a la capital aragonesa, al estadio de La Romareda.

Como es evidente, sin la influencia y voluntad de esta Federación, además de la relevancia de la conmemoración, hubiera sido por completo imposible hablar de la vuelta de España a Zaragoza, a un estadio que se llenó para seguir el encuentro del combinado entonces dirigido por Luis Enrique.

Por ser harto conocido, huelga decir que la complejidad de dicho reencuentro con la selección descansaba, sobre todo, en la obsolescencia de La Romareda, un campo que no cumple prácticamente con ninguno de los estándares que requiere una infraestructura de esta naturaleza para acoger una cita de tal categoría.

En todo caso, se celebró el referido partido, entre España y Suiza. Fue oficial. No amistoso. Estaba en juego la clasificación para la fase final de la Europa League. Perdió la Roja. Pero no se evitó por ello el especial sabor de ver de nuevo a España en tierra propia, amparada por miles y miles de aragoneses.

Sirvió, asimismo, este encuentro para soñar con un futuro colectivo mejor, por cuanto la Federación Aragonesa y su presidente, siendo miembro de la directiva de la Real Federación Española de Fútbol, también participan del empeño por que Zaragoza sea una de las sedes de la candidatura de España, Portugal y Ucrania a la organización del Mundial de 2030.

Por debajo de este alto vuelo, como es fácil intuir, fluye igualmente un considerable trabajo diario, constante, de personas anónimas cuya dedicación hizo posible el España-Suiza y hace también posible que cada fin de semana se celebren miles de partidos en nuestra Comunidad, de todas las categorías, desde veteranos a benjamines. 

Más de cuarenta mil jugadores saltan al césped todos los domingos, se rigen por unas normas, disponen de un arbitraje o cuentan con unas coberturas en caso de lesión o accidente. 

El esfuerzo de organización de todo este entramado no resulta menor. Al contrario. Es mayor. Merece siempre un reconocimiento -que rara vez se recibe–, y en particular en este momento, en esta fecha señalada.

Es, sin duda, por esta labor oculta por la que también puede afirmarse que el fútbol es deporte rey en Aragón, siendo la Federación autonómica que, con creces, posee mayor número de licencias y la que, por tanto, contribuye en mayor medida a la difusión de los valores que encierra la práctica de cualquier deporte.

Si la Federación Aragonesa expresara hoy, a sus cien años, un deseo de verse valorada por algo en concreto, seguramente fuera por ser considerada y vista como un importante motor de educación, respeto, integración o salud, que, al final, son los verdaderos componentes del fútbol base.

En este camino, se ha ido adaptando y modernizando desde un punto de vista material y humano, mejorando en muy diversos aspectos: instalaciones, campos, estados del césped, administración, asistencia médica, instalación de desfibriladores, formación, gestión, comunicación, preparación de entrenadores y árbitros, comités...

Han sido cien años que han ayudado a vertebrarnos más allá de una pasión.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión