Deportes
Suscríbete por 1€

tenis

Irene Burillo: "Tras debutar en Wimbledon, quiero asentarme en los Grand Slam"

La tenista caspolina jugó recientemente la previa del torneo londinense, cediendo ante Tomova. Desde la retirada de Conchita Martínez, ninguna aragonesa había disputado esta cita.

Burillo, durante un partido.
Burillo, durante un partido.
Heraldo

Década y media después, una aragonesa pisó el verde de Wimbledon.

Jugar la ronda previa de un Grand Slam fue la recompensa al trabajo de todos estos años. La experiencia fue maravillosa, aunque no pude preparar la cita como me hubiese gustado porque hasta la semana de antes, hasta el 15 de junio, estuve jugando en tierra batida.

¿Qué ambiente se respira estos días en la catedral del tenis?

La organización es increíble. La previa se juega en Roehampton, un club que está justo al lado del All England Lawn, pero el ambiente también es fantástico. Quienes dicen que es el Grand Slam con más clase llevan razón.

La cultura británica respeta al máximo la figura del deportista.

En lo que al tenis se refiere, considero que los ingleses saben más que en otros países. No solo conocen a los mejores jugadores del mundo, sino que se interesan por seguir a los que vienen desde abajo. Se informan de los resultados y están pendientes de todo.

¿Se sintió cómoda jugando en hierba?

Nunca había disputado un torneo en hierba y justo ese día estaba lloviendo, lo que todavía dificultó más el juego. Patina la pelota y no puedes correr tanto. Si al año que viene repito, trataré de jugar dos semanas antes en hierba para adaptarme, acostumbrarme a los botes e ir más rodada.

La inexperiencia pesó en la derrota ante Tomova.

Ella ha jugado numerosos Grand Slam y se notó que controlaba más la situación en los momentos importantes. Supo tomar mejores decisiones y a mí me afectó el hecho de no haber jugado en hierba. Tenía que estar más agachada de piernas porque la bola no bota; me cansaba más de lo normal; son puntos cortos.... Si lo comparas con la tierra, casi se puede decir que es todo lo contrario.

Recientemente se cumplieron 27 años del triunfo de Conchita Martínez allí. ¿Se la han nombrado mucho estos días?

Sí, pero lo de ella no lo consigue casi nadie. Lo veo muy lejos. Mi objetivo es seguir clasificándome para las previas de los Grand Slam y llevar el nombre de Aragón allí ya es algo increíble. Todavía no puedo pensar en cuadros finales.

¿Recibió algún consejo de ella antes de jugar en Londres?

No. Lo cierto es que nunca he hablado con Conchita. He coincidido en torneos como el de Abu Dabi con ella y Muguruza, pero están a otro nivel y no hemos intercambiado opiniones.

Actualmente ocupa el puesto 227 del ranquin. ¿Qué objetivo se marca hacia final de año?

Al principio de la temporada dije que la meta era clasificarme para los Grand Slam y lo estoy logrando. Entré en Wimbledon y estoy prácticamente clasificada para el US Open. Ahora quisiera bajar puestos en el ranquin, colocarme por debajo del 200, y asegurarme los grandes torneos de comienzos del año que viene.

Y a medio plazo, ¿qué metas se marca Irene Burillo?

Me gustaría estar entre las 100 primeras, ganar torneos como el que en febrero conseguí en Rome, y asentarme en los Grand Slam. Es muy complicado pero pienso que en el futuro puedo conseguirlo.

¿Se puede vivir bien del tenis en la posición que actualmente ocupa?

No. Tenemos que ir a jugar campeonatos clubes que no tienen nada que ver con el ranquin WTA o ITF para que nos paguen por partido jugado y podamos seguir compitiendo. Al mes, una academia te puede costar entre 1.000 y 3.000 euros. En España es muy difícil poder pagar eso. Además, cada vez que vamos a un torneo tenemos que asumir todos los gastos. No queda otra que buscarse la vida para llegar hasta las previas de Grand Slam o torneos WTA, que es donde se ganan cantidades importantes.

La clasificación mundial rige el dinero.

Es bastante injusto. Los jugadores de arriba ganan muchísimo más dinero. Hay demasiada diferencia entre lo que perciben las jugadoras que están por debajo del 100 y el resto.

Y entre hombres y mujeres, ¿sigue habiendo brecha?

En tenis está bastante compensado. Los Grand Slam pagan lo mismo. En otros torneos puede que haya diferencias, pero cada vez son menores. Este deporte está mejor que otros en ese sentido.

¿Vende bien su imagen el tenis?

Sí, pero hay desigualdades. No en todos los países se hacen igual de bien las cosas. Inglaterra, como decía antes, es ejemplar. Francia y Estados Unidos, también.

¿Cuántos países recorre a lo largo del año?

Entre 20 y 25. A lo largo de mi carrera he jugado en alrededor de 30, pero es cierto que algunos se repiten durante la temporada.

Ahora se encuentra jugando un torneo en Ámsterdam. ¿Qué le viene después?

Espero jugar dos o tres torneos WTA y después viajaré a Estados Unidos para preparar en pista rápida el US Open, que empieza a finales de agosto.

¿Y cuándo descansa una tenista?

Es la gran pregunta. Nosotros no tenemos vacaciones hasta final de año, que es cuando acaba la temporada. Esta temporada llevo jugados 18 torneos y, cuando te van bien las cosas, siempre quieres seguir y sumar puntos. Este verano me conformaré con descansar tres o cuatro días.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión