Despliega el menú
Deportes

tenis

Medvedev y Djokovic, la final del cambio

El ruso podría estrenar su casillero y el serbio, colocarse con 18 Grand Slam, a dos de Nadal y Federer.

Daniil Medvedev, en su partido contra Zverev.
Daniil Medvedev, en su partido contra Zverev.
Andy Rain/EFE

Sí, Dominic Thiem ya ganó un Grand Slam hace unos meses, pero fue a Alexander Zverev, en un torneo en el que Novak Djokovic estaba fuera por pegarle un pelotazo en el cuello a una jueza de línea y en el que Rafael Nadal y Roger Federer ni se presentaron. El tiempo del cambio es ahora, cuando el ruso Daniil Medvedev rete a Djokovic en la final del Abierto de Australia. Solo él se ha personado como un candidato serio para poner en problemas el reinado del serbio en Australia, donde acumula ocho títulos y donde nunca ha perdido una semifinal o una final.

Tal ha sido la superioridad de Medvedev hasta este punto, que Stefanos Tsitsipas, verdugo de Nadal en cuartos de final, apenas le duró poco más de dos horas (6-4, 6-2 y 7-5). Con el público en contra, como suele ser ya habitual con el ruso, que ha tenido problemas con el ambiente de Nueva York también, y con una nutrida presencia griega en las gradas, Medvedev demostró por qué es el tenista más capacitado para el cambio de guardia en el tenis.

Su juego robótico, poco estético, pero muy efectivo le ha valido para llegar aquí con solo dos sets perdidos por el camino. «No tengo ninguna presión, porque él nunca ha perdido una final aquí. Así que toda la presión es para Djokovic», apuntó el de Moscú en la entrevista a pie de pista con Jim Courier después de triturar a un Tsitsipas aún tocado del duelo a cinco sets con Nadal.

«Ya jugué una final contra uno de los mejores y ahora me toca contra otro de los mejores», recordó al ser preguntado por aquella épica en Flushing Meadows cuando se estrenó en una final. Ahora le toca la revancha contra el miembro del triunvirato Federer -Nadal-Djokovic al que más veces ha ganado. Tres triunfos para el ruso y cuatro para el serbio; el más reciente se lo llevó Medvedev en la fase de grupos de la Copa de Maestros, pero el único disputado en Melbourne se lo quedó Djokovic en los octavos de final de 2019.

Será una lucha entre la voracidad de Djokovic por acotar el cerco con Nadal y Federer, quienes le superan aún en tres Grand Slam y la posibilidad de Medvedev de arrancar su camino y empezar a crear su historia en los torneos más importantes. Nunca había pasado de octavos Medvedev en este escenario hasta la fecha y nunca ha perdido una final en estas pistas Djokovic. «No me sorprendería que ganara Medvedev la verdad», aseguró Tsitsipas. «Pero en 2019 también pensaba que ganaría la final Nadal», añadió el griego con una sonrisilla.

Solo con esta final, Medvedev se ha asegurado ya el mejor ranking de su carrera y, si queda subcampeón, amanecerá el lunes como nuevo número tres del mundo, por delante de Dominic Thiem, mientras que si gana el torneo, pasará en la clasificación a Nadal. Djokovic, por su parte, ya tiene asegurado mantener el número uno del mundo hasta marzo, por lo que el 1 de ese mes igualará el récord de 310 semanas en lo más alto del ranking de Federer y se lo arrebatará el 8.

Etiquetas
Comentarios