Despliega el menú
Deportes

deportes

El pádel se eleva como el deporte de la pandemia

A diferencia de lo que ocurre en el resto de negocios, la covid ha tenido un impacto más que provechoso en las empresas dedicadas a la gestión de las pistas

[[[HA ARCHIVO]]]
Partida de pádel en las instalaciones de Pádel Zaragoza.
Heraldo

Impulsado por las circunstancias de la pandemia, el pádel vive una segunda oleada de fervor. Suena fuerte, pero es así. La covid, a diferencia de lo que ocurre en el resto de negocios, ha tenido un impacto más que provechoso en las empresas dedicadas a la gestión de las pistas, desbordadas por el incremento del número de reservas.

El hecho de que -con excepción de las categorías nacionales- no se estén pudiendo practicar deportes de equipo, sumado a la escasa oferta de ocio y a la imposibilidad de viajar, ha disparado la practica del pádel, que además, por sus características, figura entre los deportes con menos riesgo de contagio.

En Zaragoza, rara es la instalación en la que hay pista disponible en la franja horaria de la tarde. Más aún, desde que el pasado 15 de enero entrasen en vigor las nuevas restricciones de la situación de alerta 3 agravada, con limitaciones horarias que afectan directamente a las reservas. De lunes a jueves, como ocurre en el resto de deportes a nivel amateur, las partidas no pueden comenzar más tarde de las 20.00. Los viernes, sábados y domingos, la hora tope de inicio baja a las 18.00, lo que convierte en tarea casi imposible encontrar pista libre por cuenta propia.

Sin embargo, resulta más fácil acceder a una partida a través de aplicaciones móviles. Además de controlar las reservas y permitir que las mismas se efectúen por internet, la plataforma Playtomic -aunque hay otras esta es la más extendida- te ofrece la posibilidad de encontrar compañeros de partida en función de tu nivel de juego. Asimismo, existen grupos de Whatsapp en los que se montan partidas entre conocidos o personas que, simplemente, buscan a otras con las que completar las parejas.

Pádel Zaragoza, Pádel Plaza, Soccerworld o Urban Sport son algunas de las instalaciones privadas que se reparten por la capital aragonesa, que también dispone de pistas municipales que se reparten por la ciudad (Actur, Almozara, Delicias-Bombarda, Gran Vía, Alberto Maestro, La Granja, Torrero y Valdefierro) y los barrios de Santa Isabel y San Juan de Mozarrifar.

Nuestro club dispone de 14 pistas (11 cubiertas y tres exteriores) y las reservas han crecido entre un 25 y un 30% en el último año. El primer ‘boom’ se produjo hace alrededor de una década, cuando nos instalamos, pero esta segunda oleada supera aquello”, señala Pedro Sala, coordinador de Pádel Zaragoza, antes de profundizar en el cambio de tendencia que se ha producido.

“Antes, fundamentalmente se jugaba a un nivel avanzado. Ahora se ha disparado el número de jugadores que se están iniciando. También ha variado la hora punta de reservas: se adelantan las partidas para cumplir con las normativas”, añade Sala, y recuerda que el pádel ha acogido a multitud de deportistas de otras disciplinas que están paradas por la pandemia.

Del mismo modo, Samuel Melero, gerente de Pádel Plaza, considera que el crecimiento se debe a la “escasez de alternativas de ocio seguro” y a que se trata de un deporte social, adictivo y sin límite de edad. “Tenemos las pistas llenas durante casi todo el día. Antes, los fines de semana había un valle en la franja horaria de 13.30 a 16.00 porque la gente se iba a comer; pero en los últimos meses la gente se adapta cualquier hora”, señala Melero, y cifra en un 25% el aumento de las reservas en el arranque de 2021.

“Es algo desmesurado. Cuando alguien realiza una cancelación, seguidamente coge la pista otra persona. Ahí también influye lo fácil que resulta acceder a la plataforma de reservas a través de internet”, concluye. 

Etiquetas
Comentarios