Despliega el menú
Deportes

Albert Arenas, el campeón paciente y perseverante de Moto3 

El piloto de Gerona ha tenido una trayectoria plagada de altibajos y problemas a los que ha sabido plantar cara hasta lograr su objetivo.

MotoGP - Portuguese Grand Prix
Albert Arenas celebra su triunfo
RAFAEL MARCHANTE

El español Albert Arenas (KTM) ha conseguido engrosar la lista de los campeones del mundo del motociclismo español después de una temporada, que se recordará como la de la pandemia por el coronavirus, en la que ha demostrado algunas de sus principales cualidades de carácter como la paciencia y la perseverancia.

Albert Arenas es el quinto campeón del mundo español en la más pequeña y la más moderna de las categorías del nuevo campeonato de motores de cuatro tiempo (Moto3), pues Maverick Viñales lo fue en 2013, Alex Márquez en 2014, Joan Mir en 2017, Jorge Martín en 2018 y, ahora, Albert Arenas en 2020.

La carrera de Albert Arenas ha estado plagada de altibajos y problemas a los que el piloto de Gerona ha sabido plantar cara y solventar positivamente desde que debutará en el campeonato del mundo, por primera vez, en la carrera de Valencia del año 2014.

Desde entonces, la incertidumbre sobre su continuidad o las lesiones, han marcado la trayectoria de este "sufridor" de la competición.

El más grave percance lo sufrió el año pasado, fuera de los circuitos, al tener un accidente mientras se entrenaba en bicicleta a la salida de Alcira, que a punto estuvo de costarle la extirpación del bazo y le mantuvo durante unas semanas fuera de la competición.

La incertidumbre y las lesiones han marcado la trayectoria deportiva de este joven de 24 años que, al final, ha conseguido el objetivo anhelado por todos los que se inician en la competición motociclista, ser campeón del mundo.

Los comienzos de Albert Arenas fueron con el equipo Peugeot MC Saxoprint para sustituir al francés Alexis Masbou en la temporada 2016, si bien antes había terminado segundo el mundial júnior de Moto3 de 2015, por detrás del italiano Nicolò Bulega, aunque en 2014 tuvo su primera aparición en el Campeonato del Mundo, en Valencia con el equipo español Calvo.

Después de su temporada 2015 en el CEV, Arenas disputó el Gran Premio de España en Jerez y el de Cataluña de 2016 en condición de 'wildcard' (piloto invitado) del equipo Aspar Mahindra antes de obtener una plaza en el equipo Peugeot MC Saxoprint.

A finales de la temporada 2016, el piloto de Gerona firmó con su escuadra actual, la de Jorge Martínez 'Aspar', con motos del fabricante indio Mahindra, que no rindieron como de ellas se esperaba a pesar de los esfuerzos del gigante asiático.

La temporada 2017 fue su primer año en la menor de las categorías con plaza permanente, donde no pudo aprovechar su potencial con la Mahindra y en 2018 afrontó su segundo año con el mismo equipo, que cambió a KTM, y ya sumó sus primeras victorias, la que inauguró su casillero en Le Mans (Francia) y la segunda en el mítico Philip Island de Australia.

La temporada 2019 la arrancó con una sexta plaza en Catar pero se perdería las dos siguientes grandes premios por el accidente mientras se entrenaba con la bicicleta.

Volvió a sumar puntos en Jerez, Le Mans y Mugello, pero luego afrontó una mala racha tras varios abandonos, con una victoria en Tailandia que le permitió remontar el vuelo para subir también al podio en Japón y Australia, lo que le valió la renovación con el equipo de 'Aspar', que durante algún tiempo estuvo en el aire, pero su perseverancia y convicción le permitieron despejar el futuro para afrontar con las mayores garantías la siguiente temporada.

Y, en 2020, el campeonato comenzó como él esperaba, en lo más alto del podio con su victoria en Catar, pero entonces llegó la pandemia por el coronavirus, el confinamiento en casa y un cambio radical del calendario de la temporada.

A pesar de todos los inconvenientes y aplazamientos, Albert Arenas regresó a la competición de la misma manera, con una victoria en la primera carrera de Jerez de la Frontera, en donde también protagonizó su primer "cero" de los cuatro que ha sufrido durante el año, todos ellos por sendas caídas.

Junto a los ceros también hubo alegrías y además de esas dos victorias iniciales, logró otra en la primera carrera de Austria, en el circuito Red Bull Ring de Spielberg, y otros dos podios, un segundo en la República Checa y un tercero en Francia, en el circuito de Le Mans, el escenario en el que logró su primera victoria en grandes premios.

En la carrera de Portugal, que disputó en el circuito del Algarve en Portimao, Albert Arenas hizo lo que tenía que hacer aunque al final acabase duodécimo pero poniendo toda la carne en el asador y arriesgándose al máximo hasta la bajada de la bandera de cuadros.

Etiquetas
Comentarios