Despliega el menú
Deportes

motogp

Emoción contenida en Valdealgorfa por el triunfo de Rins

La localidad turolense se engalanó para festejar, respetando las medidas sanitarias, la victoria de su paisano más ilustre.

Jordi Colom junto a su familia tras la victoria de Rins en Motorland.
Jordi Colom junto a su familia tras la victoria de Rins en Motorland.
J.C.

Banderines y pancartas con los colores del piloto Álex Rins colgaban ayer en los balcones de las principales plazas de Valdealgorfa. El número 42 era una constante en esta localidad, que vaticinaba lo que posteriormente ocurría en el circuito de Motorland: su ilustre vecino se hacía con el Gran Premio Michelin de Aragón de Moto GP. Desde el complejo del motor, el propio Álex Rins dedicaba el triunfo a "Valdealgorfa, Alcañiz y Aragón". Mientras, a escasos kilómetros de allí, sus fans descorchaban botellas de champán para celebrar la primera posición del piloto, cuyas raíces familiares se encuentran en esta localidad del Bajo Aragón, ayer feliz con el triunfo de su vecino más ilustre.

"Supone un orgullo y una satisfacción increíble. Aún más en esta temporada en la que no hemos tenido la suerte a nuestro favor y también después de algunos malos resultados", asegura Jordi Colom, presidente de la Asociación de Amigos de Álex Rins. Él, al igual que todos los fans, tuvo que ver el Gran Premio desde casa, por la televisión. Esta vez, su club de fans no pudo estar en las gradas del circuito alcañizano, como habitúa desde que Rins se ha instalado en la élite del motociclismo internacional.

Y es que la situación sanitaria ha impedido, primeramente, el poder estar en el circuito de Motorland como cada año; y en segundo lugar, poder juntarse con el resto de miembros y amigos para hacer fuerza juntos. Colom, en este sentido, no esconde la pena por no poder compartir una alegría que en estos tiempos que corren tiene que ser, en cierta manera, contenida: "Nos hubiera gustado hacer alguna pequeña quedada pero por desgracia, tal y como está la situación con la covid-19, no se pueden concentrar muchas personas. Por respeto hemos optado por verlo cada uno en casa", asegura el presidente de la asociación de seguidores del joven Álex Rins.

A pesar de las especiales circunstancias, sí hubo cierto ambiente en Valdealgorfa durante el domingo de carreras en casa, en el que el nerviosismo y la ilusión estuvieron presentes a partes iguales. Como asegura Jordi, el resultado fue "el mejor posible", aunque no se resolvió hasta el final, con unos últimos minutos "de infarto". "Justo cuando ha cruzado la línea de meta hemos sentido una emoción tremenda… a descorchar botellas de champán y a celebrarlo como se merece. Ahora a esperar la próxima semana, a ver si nos vuelve a dar otra alegría", explica el presidente de la asociación, que cuenta en estos momentos con unas 200 personas entre socios y empresas colaboradoras de la zona.

El bar de la localidad, decorado para animar a Rins.
El bar de la localidad, decorado para animar a Rins.
E.I.

A todos los seguidores les hubiera encantado estar presentes ayer en Motorland; aunque saben que la realidad es la que es. A pesar de eso no pueden evitar pensar en cómo hubiera sido. "Una gran fiesta. Entonces sí hubieran bailado los gigantes de Valdealgorfa… ¡El Boticario y Julián Casanova hubieran danzado por esas gradas a lo grande!", asegura riendo.

Y es que cuando los fans de Rins se desplazan a Motorland nunca lo hacen solos y siempre les acompañan sus dos gigantes. Ahora, ambas figuras esperan tranquilas y en silencio a que las circunstancias les permitan volver a ver sobre dos ruedas a su piloto favorito. El resto de vecinos tendrán que aguardar menos, pues el de Valdealgorfa volverá a competir en casa el próximo domingo en el Gran Premio de Teruel. También le seguirán de cerca, por si vuelve a darles otra alegría. De momento, ayer festejaron en privado el gran triunfo de su paisano más ilustre en el circuito alcañizano.

Etiquetas
Comentarios