Despliega el menú
Deportes

El primer partido del Casademont, por fin

El equipo zaragozano se estrena este lunes en el actual curso de la ACB, visitando al Tenerife. El encuentro se juega después de aplazarse por un falso positivo.

CASADEMONT - ANDORRA / 11-09-2020 / FOTO: GUILLERMO MESTRE [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Hlinason, en dirección contraria en una rueda del calentamiento del Casademont Zaragoza
Guillermo Mestre

Si no se vuelve a alterar la nueva normalidad, el Casademont Zaragozainiciará la temporada esta noche (20.30, hora peninsular) ante el Iberostar Tenerife en el pabellón Santiago Martín de San Cristóbal de La Laguna. Finalmente, el primer partido del conjunto aragonés en la Liga Endesa ACB. El caso es que el curso se inició con un triple, y no fueron tres puntos, sino los tres aplazamientos de tres partidos en la primera jornada de la competición. Por orden de aparición de los positivos por covid: Joventut de Badalona-Unicaja de Málaga, Obradoiro-Fuenlabrada e Iberostar Tenerife-Casademont Zaragoza. El principio es así... Lo que sigue, de momento, es que los tres partidos se jugarán antes de que hayan pasado 48 horas de su horario inicial. En el caso que nos ocupa, el del Casademont Zaragoza, el pasado viernes apareció un positivo. Al día siguiente, esto es, el sábado pasado, todo el plantel fue sometido de nuevo a la prueba, dando como resultado un pleno de negativos. Por tanto, un falso positivo ha demorado el inicio ligero del grupo que gestiona Diego Ocampo.

Tras superar favorablemente el test el sábado, este domingo el grupo se entrenó por la mañana, para luego viajar a Madridy tomar a las 17.15 un vuelo rumbo al aeropuerto de Tenerife Norte Ciudad de La Laguna. Cena y a soñar con la primera victoria. Este lunes, el conjunto realizará por la mañana una sesión de tiro en el escenario del careo de esta noche. No hay más novedades en cuanto a la agenda. El equipo sigue tan bien como evidenció en su último encuentro con juego real, con el amplio triunfo ante el Morabanc Andorra (92-79). Antes sacó de la pista al Bilbao en Bilbao (70-100). El conjunto aragonés solo ha perdido en el verano ante el Real Madrid. Así de bien está el Casademont antes de que apareciera el falso positivo del viernes. Solo cabe esperar que hoy no se produzca una salida en falso a la temporada.

Hay motivos para la esperanza. Es cierto que ya no está Carlos Alocén, con todo lo que era y lo que representaba. Pero el Casademont sigue a su marchica, fichando bien, igual por fuera (Rasheed Suleimon) que por dentro (Jason Thompson y Sagaba Konaté). Si Jaime Fernández regresa al menos como lo dejamos antes de ir al Barça, puede ser otro refuerzo. Además, el espinazo, el esqueleto, se mantiene. Bases con rigor (Rodrigo San Miguel), con progresión (Javi García), con imaginación (Dylan Ennis). En el perímetro, exteriores sin aversión a la pintura (Jonathan Barreiro, Robin Benzing, Nico Brussino), con mano de cirujano (DJ Seeley), o, simplemente, carne de NBA (Vit Krejci). Debajo del puchero, mucho que cocinar. Si Tryggvi Hlinason confirma todo lo que apunta, si Konaté sabe hacer algo más que el mate del año, el Casademont estará preparado para todo, pues Jason Thompson no ofrece ninguna duda. O eso reza su currículo. Si Javier Justiz llega a tiempo, a soñar.

El problema del encuentro, igual que todas las citas en la ACB, reside en el rival. Todos equipos con vitola ACB reúnen su dificultad. En el caso del Iberostar Tenerife, hay que agregar el extraordinario conocimiento de la competición tanto de su entrenador como del núcleo central del plantel. A su técnico, Txus Vidorreta, nadie le ha regalado nada. Entrena en la ACB porque supo ascender a la ACB (al Bilbao), y este año volverá a entrenar en Europa porque el curso pasado supo clasificar a su equipo para Europa. No ha llegado a los banquillos por el atajo que supone ser exjugador ni ha sido colocado ahí por nadie. Vidorreta entrena en la élite porque se lo ha ganado a pulso. Hoy, igual que siempre, veremos un equipo currado, trabajado, competitivo. Con un base con capacidad de resolución, un base al que no le queman las bolas calientes (Marcelinho Huertas). Además, muy buena mano en el arco (Dani Díez y Sasu Salin). Tres-cuatros tan versátiles, sobre todo Doornekamp. Y determinación dentro, con Gio Shermadini y los gregarios Bogris y Sulejmanovic. Ojo, el Iberostar Tenerife no perderá, al Iberostar Tenerife habrá que ganarle, que parece lo mismo pero no es igual. Con ese objetivo se estrena el Casademont, ese equipo que en el verano solo ha perdido con el Real Madrid.

El Iberostar Tenerife, el íntimo enemigo

Además de que, después del falso positivo covidiano, por fin se jugará hoy el partido, la cuestión es qué partido se jugará. La duda no es baladí. El Iberostar Tenerife y el Casademont Zaragoza se juegan sus primeros puntos de la Liga Endesa ACB, pero apenas dentro de 10 días, concretamente el 1 de octubre, disputarán en Atenas la eliminatoria de la fase final de la Basket Champions League (BCL), ese torneo internacional que tanto prestigio concede y que tanto dinerito puede otorgar. Y, llegados aquí, la incógnita la constituyen las cartas que Vidorreta y Ocampo quieran enseñar este lunes sobre el tapete del pabellón Santiago Martín.

Los dos cuentan con buenas bazas. El Iberostar Tenerife, igual que el Casademont, llega en un notable momento de forma. Hay que considerar que Vidorreta tuvo que acelerar la actividad de su equipo para llegar con la capacidad competitiva suficiente para pelear en la Supercopa de España ante el Real Madrid (79-92), con la responsabilidad inherente a todo club anfitrión. Además, el conjunto canario accedió a la clasificación para la BCL esta misma semana, al superar al Ostende, en un partido con tanteo bajo (62-54) y con mucho que rascar. Hoy espera otra cita con mucho que rascar. Como el día 1 de octubre en Atenas...

Etiquetas
Comentarios