Despliega el menú
Deportes

fútbol sala

Intersala Promesas Zaragoza, a un partido del sueño de la élite del fútbol sala femenino

El equipo aragonés disputa este sábado, contra el CN Caldes, el duelo del ‘play off’ de ascenso a Primera División. El partido está programado en La Granja, a las 19.30, y a puerta cerrada al público. “Lograr el ascenso es un premio muy gordo”, asegura el club.

Formación del Intersala Promesas Zaragoza, en el pabellón de La Granja
Formación del Intersala Promesas Zaragoza, en el pabellón de La Granja
Alberto Marín

La pandemia del coronavirus dejó paralizado el deporte en marzo, pero no la ilusión de un club y de unas jugadoras que este sábado, 25 de julio, tienen la oportunidad de hacer historia. El Intersala Promesas Zaragoza, un club joven y familiar del barrio de San José, está a un partido de alcanzar el sueño más deseado: la élite del fútbol sala femenino. Su equipo estrella, Las Palomas Intersala, disputa en La Granja (19.30) el último partido del ‘play off’ de ascenso a Primera División contra el CN Caldes. Las circunstancias obligan a que el partido sea a puerta cerrada, sin público, aunque las chicas no estarán solas ya que sentirán el calor y el empuje de sus aficionados. “Queremos poner la guinda al pastel. Ganar este partido y materializar el ascenso supondría el premio al trabajo de muchas jugadoras, de técnicos, directivos, hinchas”, resalta el director deportivo de la entidad aragonesa, Carlos Perena.

El Intersala Promesas vio frenado en seco su progresión cuando se declaró el estado de alarma por la covid-19 y las pistas se tuvieron que cerrar a cal y canto. Encuadrado en el grupo 2 de Segunda División nacional (junto con equipos catalanes y de la comunidad valenciana), la escuadra zaragozana accedió a la eliminatoria final como segundo clasificado, aunque moralmente siempre se han sentido líderes de la clasificación; el primero, el Esplugues B, era un filial de un conjunto de Primera y, por tanto, no podía pelear por subir. “Estábamos a dos puntos de ellos”, recalca Perena.

Es la segunda vez que el Intersala pugna por saborear la gloria de sentirse un grande. Hace cinco años, perdió los dos partidos de la ronda decisiva contra el Rubí. Y ahora quiere sacarse la espina. “Entonces éramos un equipo joven, sin experiencia en este tipo de enfrentamientos. En este periodo hemos madurado y tenemos un bloque que combina juventud y veteranía”, detalla Perena. Un plantel ‘ADN aragonés’ con el toque de genialidad que aporta la brasileña Sara de Oliveira.

“Cualquier chico o chica que quiera venir tiene las puertas abiertas. En Intersala intentamos trabajar bien la base para seguir formándose en los equipos de categorías inferiores y llegar a Nacional con gente criada en casa. Haciendo honor a nuestro eslogan ‘La élite está en la base’. Ahora tenemos unos 180 licencias de jugadores”, apunta el director deportivo del Intersala Promesas.

Desde que en 2009 el club se asomara a la competición, no ha parado de crecer. “Empezamos con dos equipos y al segundo año ya fuimos campeones de Aragón, de Liga y de España con el conjunto infantil femenino”. Ahora la entidad aragonesa presume en la sección femenina de dos equipos cadetes, uno juvenil, otro en 2ª Autonómica, en 1ª Regional y el de Segunda División, que está a un paso de Primera. Y en la masculina presentan dos conjuntos infantiles, uno cadete, dos juveniles, uno en la Liga Autonómica y en otro en Tercera División nacional, por primera vez en la historia del club.

Durante el periodo del estado de alarma, la plantilla tuvo que parar. El cuerpo técnico sufrió cambios. El entrenador David Moreno dejó el banquillo, al igual que su segundo, Daniel Moreno, y el delegado Antonio Marco. Las jugadoras se preparaban físicamente en casa y cuando se levantó el confinamiento pudieron salir a correr a los parques. Hace poco más de un mes que regresaron a la cancha de La Granja a las órdenes de Carlos Valero y Sara Merino, junto con Loreto Ferrández como delegada, preparadora física y fisioterapeuta, y con Isaías García como entrenador de porteras.

Un partido, una moneda, cara o cruz. El Intersala está “con confianza”. En la liga regular lograron superar al CN Caldes en los dos partidos. Su rival disputó la semana pasada el duelo que le daba el acceso a la final y derrotó, cuando quedaban 30 segundos de la prórroga, al Joventut de Elche (1-2). Este sábado, las chicas de Las Palomas (fiel patrocinador en las últimas temporadas) saldrán “a por todas”. “Sería muy importante lograr el ascenso. Para un club como el nuestro, donde los padres llevan el peso en todos los departamentos y sus hijas plasman su ilusión con el balón. Sería muy importante ganar y subir porque así el club podría intentar profesionalizarse. Somo un clásico de Segunda División, categoría en la que Aragón llegó a tener hasta cinco equipos (Intersala, Sala Zaragoza, Red Star’s, San Viator y Caspe). Y estamos a un paso de acariciar un gran éxito", desarrolla Carlos Perena. Y de unirse al otro equipo de la capital en la máxima división, el Sala Zaragoza. "Como aficionado al fútbol sala, sería algo grandioso", concluye.

Etiquetas
Comentarios