Despliega el menú
Deportes

deportes

"Álvaro Arbeloa, Fernando Torres y Rafa Márquez son buenos alumnos"

Raúl Martínez Campos, licenciado en Educación Física y profesor de la Escuela Nacional de Entrenadores de Fútbol.

Deportes
Raúl Martínez, en el parque Pignatelli de Zaragoza.
José Miguel Marco

La pandemia lo ha paralizado casi todo. He dicho casi... El curso de entrenadores para exfutbolistas de élite continúa su desarrollo, aunque sea ‘on line’. Uno de los seis profesores del curso, el llamado G-6 o los seis sabios, es el aragonés Raúl Martínez.

¿En el confinamiento también se pueden dar lecciones?

Y aprender. Claro que se puede aprender. El curso estaba programado inicialmente de manera intensiva en Madrid. Cuando surgió el confinamiento por el coronavirus, esa parte del curso la hemos dado ‘on line’. Ahora queda otra parte presencial del curso. La daremos a partir del 1 de julio en Las Rozas, siempre que las autoridades sanitarias lo autoricen, por supuesto.

Merece la pena pasar lista en ese curso: Álvaro Arbeloa, Samuel Etoo, Fernando Torres, Rafa Márquez, Gorka Iraizoz, Sergio García, Adrián Colunga...

La lista es de lujo. Futbolistas internacionales que lo han ganado todo, jugadores conocidos por todos los aficionados. En lo que respecta al curso, puedo decirle que son buenos alumnos. Arbeloa, Fernando Torres, Rafa Márquez... Todos son buenos alumnos, gente que, aunque hayan tocado al cielo, bajan a la tierra, pisan el suelo y, lo que es más importante, quieren seguir aprendiendo para prepararse e iniciar una nueva etapa como entrenadores.

¿Qué le dicen? ¿Qué dudas le plantean estas grandes estrellas del fútbol?

Cada alumno, cada persona, es diferente. Ellos han conocido el fútbol profesional al máximo nivel. Ahora se muestran atentos, en un ejercicio de mejora que también es un ejercicio de humildad. Está resultando una experiencia enriquecedora.

¿Qué significa para usted pertenecer al denominado G-6?

Una satisfacción enorme. Además, el orgullo inmenso de que Aragón cuente con un entrenador como profesor en este selecto grupo de la Escuela Nacional de Entrenadores de Fútbol.

Su inclusión en el G-23 hace dos años ya desveló sus enormes posibilidades...

Eso fue en 2018. La Escuela Nacional eligió un profesor por cada federación territorial. Aunque en España hay 17 Comunidades autónomas, el número de territoriales es 23. A la hora de programar el curso, el número de profesores quedó reducido a seis.

¿Alguna vez pensó el joven alumno del Instituto de Ateca en tener los alumnos del actual curso nacional?

Siempre pensé en dedicarme al deporte. Por eso me marché a cursar INEF a Lérida en 2002, pues entonces no se podía estudiar en Zaragoza. Me licencié en 2006. Después, de 2008 a 2010, hice un máster de Alto Rendimiento en el Fútbol Club Barcelona. Allí obtuve la mención honorífica. Antes realicé el curso nacional de entrenador en Zaragoza.

Aseguran que usted cuenta con el mejor currículo académico de Aragón en lo que a fútbol respecta. Y aún no ha cumplido los 40 años...

No soy yo la persona más indicada para afirmarlo, pero entiendo que usted lo dirá por algo.

Y empezando desde cero...

Comencé como preparador físico del Calatayud. Después pasé por el Brea y por el Cuarte, hasta que hace cuatro años Ramón Lozano me llamó para la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza. Este año he entrenado al equipo Cadete de División de Honor.

O sea, integra el milagro del fútbol base Real Zaragoza, o cómo quedar por encima del Barça juvenil cuando el Barça tiene 50 veces más presupuesto.

Eso es el fruto a un trabajo en equipo bien hecho, que se refleja en los futbolistas que se forman en nuestra cantera. Todo en la vida es aprendizaje, Nadie nace aprendido. Igual los chavales que entreno en el Real Zaragoza, los alumnos a los que imparto Educación Física en el instituto, o las estrellas que quieren seguir aprendiendo en el curso de entrenador.

Etiquetas
Comentarios