Despliega el menú
Deportes

La UEFA confía en que el coronavirus no afecte a la Eurocopa

Ceferin pide a los organizadores de las 12 sedes que "que no piensen sólo en escenarios sombríos, sobre todo porque ya habrá tiempo para ello más tarde".

UEFA Congress in Amsterdam
Congreso de la UEFA en Amsterdam.
ROBIN VAN LONKHUIJSEN

El presidente de la UEFA, el esloveno Aleksander Ceferin, afirmó este martes que está confiado de cara al normal desarrollo de la Eurocopa 2020, a pesar de que en la actualidad el viejo continente pelea para hacer frente a la epidemia del coronavirus. El Covid-19 se ha detectado en 76 países y ha matado ya a más de 3.000 personas, siendo Italia la nación más afectada en Europa. Roma, su capital, es una de las doce sedes del gran torneo de fútbol, programado entre el 12 de junio y el 12 de julio próximos.

Una larga lista de eventos deportivos alrededor del mundo se han cancelado o aplazado en los últimos días para evitar la expansión del coronavirus, incluyendo partidos de fútbol en Italia. Las dos primeras divisiones del fútbol suizo se han retrasado, por ejemplo, hasta finales de marzo.

"Uno no sabe cuántas preocupaciones puede tener cuando se organiza una gran competición", dijo Ceferin en una rueda de prensa celebrada en Ámsterdam, sede del 44 Congreso de la UEFA y del sorteo de la Liga de las Naciones, torneo que cumplirá su segunda edición y que fue creado para suplantar a los partidos amistosos. "Tenemos preocupaciones de seguridad, de inestabilidad política, y una de nuestras inquietudes es también el virus. Lo estamos afrontando y estamos confiados en que lo podemos combatir", dijo Ceferin.

Esta semana marca, precisamente, la jornada en la que faltarán 100 días antes del inicio de la competición continental de 24 selecciones y Ceferin pidió a los organizadores "que no piensen solo en escenarios sombríos, sobre todo porque ya habrá tiempo para ello más tarde".

Además del coronavirus y sus posibles consecuencias, este Congreso de la UEFA estuvo marcado por el debate sobre el 'fair play' financiero (FPF), sobre todo a raíz de que el Manchester City haya sido expulsado durante dos temporadas de las competiciones europeas por irregularidades contables. Según explicó Ceferin, este juego limpio económico "deberá probablemente adaptarse a una época diferente", toda vez que este caso que afecta al equipo que entrena Pep Guardiola podría cuestionar el sistema de gastos de los clubes europeos.

Cambios en el 'fair play' financiero

"Es demasiado pronto para decir lo que pasará en el futuro, pero reflexionamos sobre ello, vamos a tener probablemente que adaptarlo", lanzó el dirigente esloveno en Ámsterdam. Puesto en marcha a partir de 2011, el FPF, que prohíbe a un club inscrito en competición europea gastar más de lo que gana e investiga estrechamente las inyecciones de capital por parte de sus propietarios, "fue coronado de éxito como sistema (...) pero deberá probablemente adaptarse a unos tiempos distintos", añadió Ceferin, afirmando de todas maneras que piensa que eso "no ocurrirá en un futuro próximo".

La prohibición por dos años de participar en los torneos continentales, infligida el 14 de febrero por la UEFA al Manchester City por "graves violaciones" del FPF, condujo al club inglés a apelar ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). Un recurso que podría, si el caso es juzgado sobre el fondo, como lo han dejado entender fuentes próximas al club inglés en varios medios, transformarse en una verdadera cruzada contra la UEFA en su esquema actual.

En otro orden de cosas, la UEFA generó más de 15.000 millones de euros de ingresos en el periodo 2016-2020, según los datos presentados en en Ámsterdam, que, además, reflejan un aumento del 38% en ese capítulo en la temporada 2018-2019. El informe anual y los estados financieros de la UEFA, junto al presupuesto para 2020-21, fueron respaldados por las 55 asociaciones nacionales que integran la organización, que anunció la redistribución a través del fútbol del 87% de sus ingresos y una audiencia global de 13.000 millones en todos los partidos que ha organizado en el último ciclo de tres años.

El Congreso, en el que se detalló que la Fundación de la UEFA para la Infancia, ha duplicado su presupuesto y beneficia a casi un millón de niños de todo el mundo, aprobó también la elección del presidente de la Federación Francesa de Fútbol, Noël Le Graët, como nuevo miembro del Consejo de la FIFA para un periodo de tres años. También el alemán Rainer Koch fue elegido como nuevo miembro del Comité Ejecutivo para un periodo de un año.

La elección de ambos se produjo tras la renuncia en abril de 2019 del alemán Reinhard Grindel como miembro de ambos foros después de que medios germanos publicaran que había recibido un pago de 78.000 euros antes de acceder a la presidencia de la Federación Alemana, en contra de las disposiciones de la organización.

Por último, el Congreso ratificó la composición de los órganos de administración de justicia y de la comisión de gobernanza y cumplimientos, además de aprobar varias enmiendas a los estatutos que entrarán en vigor el próximo 1 de julio.

Etiquetas
Comentarios