Despliega el menú
Deportes

baloncesto

El Casademont Zaragoza ya piensa en Europa

La Champions League regresa este miércoles tras 20 días de parón. Los aragoneses aspiran a colarse a la siguiente fase del torneo. 

Carlos Alocén, en el partido de la primera vuelta ante el Falco.
Carlos Alocén, en el partido de la primera vuelta ante el Falco.
Toni Galán

El Casademont ya piensa en Europa. La competición en la Champions League regresa esta semana, después de 20 días de parón, y el torneo encara la recta final de la primera fase con todo aún por decidirse. Transcurridas nueve jornadas del campeonato, el cuadro aragonés se alinea actualmente en la tercera posición, con cinco triunfos conquistados, y con una sola victoria de desventaja con el Telekom Bonn y el JDA Dijon, los dos primeros clasificados del Grupo D. Los zaragozanos están igualados en la tabla con el Falco Szombathely, precisamente su adversario de mañana.#De ahí la importancia de sumar el triunfo en Hungría, frente a un adversario que el pasado 30 de octubre, en el duelo de la primera vuelta, ya ofreció una tenaz resistencia en el pabellón Príncipe Felipe (70-69).

El Casademont no sólo persigue su acceso a la siguiente fase –un derecho al alcance de los cuartro primeros clasificados–, sino que pretende hacerlo como cabeza de serie, condición que otorga a los dos primeros de cada grupo.

Al margen de su enfrentamiento de mañana con el Falco Szombathely, al equipo zaragozano le aguardarán después otros cuatro partidos de la fase de grupos: se medirá en Zaragoza con el Neptunas Klaipeda (15 de enero);#visitará seis días más tarde al JDA Dijon; recibirá posteriormente al PAOK de Salónica (29 de enero); y cerrará su participación en la fase de grupos en Italia, el 4 de febrero, contra el Brindisi. Un recorrido exigente para los zaragozanos, ya sin apenas margen de error, después de haber ofrecido un rendimiento irregular en los primeros nueve encuentros del campeonato.

De hecho, la participación del Casademont en Europa se distingue por sus altibajos, por una irregularidad manifiesta en su juego. En la Liga Endesa se trata de un bloque sólido, comprometido, enérgico y vigoroso. Su andadura es firme, convincente, sin apenas mácula. Un equipo imponente, fiable, muy competitivo, que ha completado la mejor primera vuelta de toda su historia. Ni siquiera la contudente derrota del pasado sábado, en la pista del Andorra (101-78), desacredita el sobresaliente desempeño del Casademont en el torneo doméstico. Los zaragozanos siguen ocupando la tercera posición, con 12 triunfos en 16 encuentros, y se hallan a una sola victoria del liderato. Además, ya han garantizado su presencia como cabezas de serie en la próxima edición de la Copa del Rey, que se desarrollará en Málaga del 13 al 16 de febrero.

A partir de este miércoles, el Casademont se jugará su presencia en las eliminatorias directas de la Champions League. Su primer obstáculo atiende al Falco Szombathely, conjunto que procede de la ronda previa. Se clasificó para la fase de grupos al superar al Oradea rumano y al Ventspils letón, y a priori era el rival más accesible de cuantos componen el Grupo D. Sin embargo, el equipo húngaro ha exhibido ambición, carácter y capacidad competitiva, y ya ha sumado cinco triunfos en las nueve primeras jornadas del torneo. Lo ha hecho tras haber superado al PAOK de Salónica (76-66), al Telekom Bonn (91-59), al Brindisi (98-92), al Neptunas Klaipeda (97-73) y al JDA Dijon (82-81), siempre al calor de sus aficionados. Cinco victorias en sus cinco actuaciones como local. Todo un reto para un Casademont que, de momento, contabiliza un único triunfo en sus cuatro desplazamientos: frente al Besikast (73-74), colista del grupo, en la segunda jornada.

Etiquetas
Comentarios