Despliega el menú
Deportes

deportes

Miguel Galindo: "Me hubiera encantado competir en una Jaca paralímpica"

El aragonés, compañero inseparable de Jon Santacana, se retira a los 38 años tras lograr 17 medallas entre Mundiales y Juegos Paralímpicos.

MIGUEL GALINDO ( ESQUIADOR RETIRADO ) / 24/09/2019 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Miguel Galindo ha establecido su residencia en Zaragoza.
Oliver Duch

Ante una retirada deportiva, ¿se abre el abismo de la incertidumbre o se siente un cierto alivio?

Las dos cosas. Por un lado un cierto alivio, entre comillas, tras 17 años esquiando, con entrenamientos y carreras fuera de España y en condiciones duras. Llega un momento en que la cabeza dice «basta». Por otro lado, llevo tantísimos años dedicado a esto que perjudica más. Tengo la suerte de haberme sacado la carrera de INEF y eso me da un pequeño margen. Se abre un periodo de buscar qué hago con mi vida a partir de ahora.

¿Se duerme la noche en que se toma una decisión de este calado?

En mi caso sí, lo tenía muy claro. Lo he decidido en el momento correcto y he dado el paso adecuado.

Su carrera es también la crónica del crecimiento del deporte paralímpico en España.

Cuando empecé con Jon Santacana, en 2002, el plan ADO ni existía, no había becas y la gente no se podía dedicar al esquí, había que compaginarlo con trabajo y estudios. En 2006 comenzaron las becas con buenos resultados y ya me dediqué al esquí en exclusiva. Antes era una simple pasión. Aún queda camino por recorrer y cada vez destaca más el rendimiento deportivo y no solo la capacidad de superación, que va intrínseca. Todavía queda un bonito camino por recorrer.

¿Qué le ha enseñado Jon durante todos estos años?

Muchas cosas: capacidad de trabajo, sacrificio, perfeccionamiento, cuidar los detalles... Todo importa. Es una persona muy capaz de afrontar cualquier cosa que se plantee y le apetezca hacer. Es una pasada. Me llevo mucha sabiduría de él.

En este tiempo de tan estrecha relación incluso se habrán peleado…

Hay momentos peores y mejores, el balance general es muy positivo. La relación ha sido siempre muy buena, pasamos las 24 horas del día juntos y sin irnos a casa. Eso nos ha ayudado a estar bien y a rendir.

¿Y qué le dijo él al comunicarle que se echaba a un lado?

No fue de un día para otro. Ya me rondaba por la cabeza hace dos años y lo íbamos hablando, le preparaba. Y tras el pasado Mundial tenía la rodilla fastidiada y ya no podía rendir al máximo nivel. El momento de dejarlo era ahora y Jon me ayudó a dar ese paso. Estaba cansado mentalmente, y físicamente me costaba mucho. Me apretó hasta el final para convencerme de que no lo hiciera.

El cierre de la última temporada juntos no fue el mejor.

Estuve lesionado de la rodilla, con una recaída, y nos costó entrenar. Los resultados no acompañaron y se nota que los que llegan detrás son mejores. El circuito te pone en tu sitio.

Cualquiera le viene a usted con aquello de los límites del ser humano…

En el circuito hay historias muy complicadas. Con la discapacidad visual de Jon era muy difícil, en el esquí te la juegas mucho con velocidades que muchos ni soñarían.

¿Le hubiera gustado desarrollar una andadura en solitario?

Estuve cinco años en el equipo nacional y cuando dejé de competir por mi cuenta me llamaron del paralímpico. Buscaban un guía con alto nivel de esquí que hubiese competido hacía poco.

Ha visitado todo el planeta, ¿le queda la espinita de no haber competido en una Jaca paralímpica?

Me hubiera encantado. Siempre ha sido una ilusión vivir algo así en el Pirineo, pero no pudo ser y esperemos que en el futuro se pueda conseguir. Nunca se sabe.

¿Cual ha sido la medalla de más valor de entre las que ha conseguido?

Los dos oros de Vancouver y Sochi 2010 y 2014 porque fueron muy complicados.

Ahora se dedicará a los dos metales más preciados, sus dos hijos.

La mayor tiene dos años, estuve mucho fuera cuando ella nació y se nota. Es de las cosas que más ilusión me hacen, te das cuenta de que lo bonito de la vida es estar con la familia. Y les daré clases de esquí.

Etiquetas
Comentarios