Despliega el menú
Deportes

Mi persona favorita

El encuentro de Nadal y Medvedev fue más que tenis, fue deporte, carácter, fortaleza y dominio de la mente. Por eso ganó Rafa

deportes tenis salud mente
Rafael Nadal, exhausto, al término del encuentro con Medvedev
Reuters

Mafalda Carbonell sufre artrogriposis en las extremidades inferiores, una enfermedad rara por la que dijeron a sus padres que nunca iba a poder andar. Después de siete operaciones y tres años con las piernas escayoladas, ha conseguido superar todas las expectativas y demostrarle al mundo que puede con todo. Mafalda tiene 10 años, es hija de Pablo Carbonell, cantante, humorista y actor, un hombre vital que ha enseñado a su hija que nada es imposible. Y ella a él que la vida hay que bebérsela. Mafalda quiere ser actriz desde que levanta un palmo del suelo, y lo es, además de cantante, de rapear como nadie. Como Millie Bobby Brown.

Rafael Nadal también quiso ser siempre tenista. Y a conciencia, porque lleva una vida dedicado a él en cuerpo y alma. Conociendo a fondo todas sus caras. Hasta las que más cuesta conseguir, como el USA Open logrado en uno de los mejores encuentros de la historia de tenis en los que demostró el poder de la mente. A Rafa le costó serenar sus cinco horas frente a un duro y magnífico Medvedev que han servido para, además de lograr su 19 Gran Slam, saber por qué no es de este mundo. Porque lo que expuso en la pista ‘Arthur Ashe’ del estadio de tenis más grande del mundo es difícil de olvidar. Porque ahí ha quedado grabado qué es ser deportista, porqué se es ser el mejor, cómo se llega arriba y cómo seguir siendo uno mismo. Intentó desconectar tras el encuentro con los mundos antagónicos de las series ‘Chernobyl’ y ‘Stranger Things', la serie que admira Mafalda. "Lo intenté tumbado en el sofá, procurando no pensar mucho en tenis", dice, pero es complicado, incluso para él.

"Rafa reventó en emociones después de casi cinco horas en las que pasó de ser ganador a perdedor y a remontar su gloria"

Nadal tiene sin duda una gran condición física, pero "lo que le diferencia de otros tenistas es su carácter", indica Francisco José Sarasa, especialista en Medicina del Deporte, del Servicio Valoración MAZ. "Su tío siempre explica que la base sobre la trabajó siendo muy joven fue formar su carácter, enseñándole a aguantar. Esta habilidad, mitad física mitad mental, le permite afrontar las situaciones adversas con una actitud distinta", así que la fortaleza y sobre todo la influencia de su parte mental para ganar es enorme, "y que ha alcanzado a base de un trabajo muy constante y desde una edad precoz". Eso, y el importante hecho de que "no juega para ganar sino que juega para dar su mejor versión, y ello le lleva a ganar". Como Mafalda, y, como ella, en ese camino se deja la vida.

"En el último juego me costaba respirar", reconoce, como también que al término del partido que tenía ganado y que casi pierde, que remontó desde las entrañas, su entrenador Carlos Moyá tuvo que ayudarle a vestir. Nadal había reventado en emociones después de horas de una intensidad brutal en las que pasó de ganador a perdedor y remontó su gloria hasta más allá de lo imaginable; y saltó en pedazos al ver en imágenes su vida en triunfos. Sarasa cree que "cuando se trata de perfiles como el suyo, en el que su capacidad de esfuerzo mental es tan grande que le confiere una especie de energía extra para poder llegar hasta bolas imposibles tras horas de partido, se junta el agotamiento físico con una fatiga que podríamos decir que se origina en el sistema nervioso central. Esta última la explicaríamos como una fatiga que disminuye la capacidad para contraer las fibras musculares adecuadamente durante el ejercicio. De ahí que el cansancio final de Rafa obligara a Moyá a ayudarle a vestirse".

Moyá explicó que "el ruso es una pared, me recordó el partido a un combate de boxeo en el que los dos se pegan y los dos siguen ahí". Pero Rafa es un titán, incluso en los momentos más duros, cuando cada vez que se ha lesionado, y ha sido con frecuencia, «se han oído voces de que llegaba a su final. Algún día llegará, pero de momento ahí lo tenemos. Su forma de pensar es que todo se puede entrenar, y las ganas de mejorar han marcado su carrera", dice Sarasa. "¿Algún tenista con su capacidad? ¿Con el mismo futuro? ¿Algún español? No lo veo nada claro. Llevamos años viendo turnarse en el primer puesto a Rafa, Roger y Novak. Eso es un mal indicador de la salud del tenis mundial. Al final se retirarán y alguien ocupará su puesto, pero no por superarlos en la pista. Si tuviera que apostar por un sucesor de Rafa, lo haría por Dominic Thiem o por Alexander Zverev, pero dejando clara la distancia. No veo ningún español, en la actualidad, con capacidad de sucederle".

'Fair play'

Nadal lo tiene todo: capacidad física, fuerza mental, y sobre todo juego limpio, ‘fair play’. Una educación que le ha llevado a protagonizar junto a otro grande como Roger Federer momentos irrepetibles, "en nuestra retina todos tenemos imágenes de respeto entre ellos y gestos de gran deportividad". "Encontrar un binomio de gran estrella en el deporte, y un ejemplo de gran personalidad en un mismo perfil, no es fácil. Desde luego en el tenis creo que pasará mucho tiempo antes de ver dos jugadores como Rafa y Roger que aúnen todo al mismo tiempo".

Etiquetas
Comentarios