Deportes

Heraldo Saludable

salud

La Semed pide que el reconocimiento médico para hacer deporte sea obligatorio

"Si no se establece su obligatoriedad, cualquier otra medida que se adopte no va a ser efectiva y además sería la primera medida para la prevención de la muerte súbita", explica Pedro Manonelles.

Quebrantahuesos 2019
Quebrantahuesos 2019
Rafael Gobantes

La Sociedad Española de Medicina del Deporte (Semed) lleva más de un cuarto de siglo intentando convencer a autoridades y deportistas de la necesidad de realizar reconocimientos médicos para la aptitud deportiva, pero sigue siendo una de las asignaturas pendientes para practicar deporte y su presidente, Pedro Manonelles, se muestra convencido de que "la única vía efectiva será la de la obligatoriedad".

"Poco se ha conseguido por la vía del razonamiento y del intento de convencer de la necesidad de los reconocimientos. Estamos convencidos de que si no se establece su obligatoriedad cualquier otra medida que se adopte no va a ser efectiva y además sería la primera medida para la prevención de la muerte súbita", explica a EFE Manonelles.

En este sentido, recuerda como anécdota que en una de las ediciones de la Marcha Cicloturista Quebrantahuesos, hace una decena de años, "antes de que los organizadores impusieran el reconocimiento como obligación para participar", un grupo de médicos deportivos subió la jornada previa a Sabiñánigo (Huesca) para estar a disposición de los participantes "y no hicimos ningún reconocimiento".

Para Manonelles el paso que dio esta prueba popular de hacerlos obligatorios es algo que "se está contagiando" en diferentes tipos de competiciones y su efecto se ha extendido por toda España "lo que es bueno y ha permitido descubrir algunas dolencias".

La regulación para hacer obligatorios estos reconocimientos no ha terminado de ver la luz por la falta de Gobierno en España, ya que apunta que las negociaciones estaban muy avanzadas pero al no haberse constituido se ha quedado estancado, pero no duda que "va a llegar", de hecho cree que sea cual sea el color del Gobierno "se lo va a tomar en serio".

Sobre la situación de España con respecto a otros países, Manonelles la sitúa en la zona "intermedia baja", en un ranking que encabeza Italia con "el modelo más avanzado y muy exigente", mientras que países como Canadá o Estados Unidos son "muy tolerantes".

La reticencia de las personas que practican deporte popular a hacerse estos reconocimientos, aunque cada vez con unos niveles mayores de exigencia de preparación y rendimiento, contrasta, según Manonelles, con los ingentes gastos que les suponen a estos mismos deportistas la compra de zapatillas, las bicicletas, los diferentes materiales deportivos, los diferentes suplementos alimenticios, así como los viajes que hacen para participar en las pruebas en las que se inscriben. "Sin embargo, no se plantean visitar a un especialista para ver si se encuentran aptos para practicar su deporte", remacha.

Manonelles insiste en la necesidad de realizar estos reconocimientos para la aptitud deportiva con especialistas en medicina deportiva, cuyo objetivo es descubrir patologías, enfermedades o alteraciones que pueden afectar a la salud o al rendimiento del deportista, y abarcan desde las situaciones que pueden desencadenar incidentes mortales hasta las que no ponen en riesgo la vida.

Desde la Semed y por la experiencia que acumulan a lo largo de los años, lamentan que solo tienen repercusión mediática en la sociedad los acontecimientos mediáticos en los que el deportista fallece en el transcurso de la práctica del deporte.

Estos reconocimientos de aptitud se deberían hacer a gran escala y recoger en su modelo más básico una historia clínica para conocer posibles antecedentes cardiovasculares familiares o personales; una exploración general por aparatos, con especial atención en el locomotor, así como valorar el peso del individuo y conocer posibles alteraciones en la espalda con la finalidad de reducir el riesgo de lesiones.

Lógicamente, insiste, en deportistas profesionales este tipo de reconocimientos se realizan en mayor profundidad, con pruebas de esfuerzo, así como ecocardiografía dopler cardíaca, entre otras cosas.

Manonelles apunta que en España se sabe quiénes tienen la obligación de pasar estos reconocimientos, como los deportistas de alto nivel controlados por el Consejo Superior de Deportes, las categorías profesionales, los deportes de equipo y "en Cataluña está legislado que los hagan todos los deportistas federados". Sin embargo, no existe esa obligación entre los escolares que en su mayoría son federados y que en el caso de Aragón "son entre 40 y 50 mil". "Estos reconocimientos no solo están destinados a la prevención de la muerte súbita, sino que se hacen desde la perspectiva de que el deportista es un organismo completo".

También recuerda que existe un documento de consenso de la Semed en el que se recogen las contraindicaciones para la práctica deportiva y que establece una clasificación de los deportes según sus solicitaciones estáticas y dinámicas en nueve categorías, desde el "más amable al de nivel de exigencia más alta", así como deportes de contacto o con riesgo de colisión corporal, o deportes de riesgo vital en caso de síncope.

Este documento, además de recoger esas contraindicaciones, también analiza los aspectos legales que afectan a los profesionales en los que recae la responsabilidad de realizar los reconocimientos y los aspectos documentales que les son propios.

Etiquetas
Comentarios