Deportes

El Big Ben corre el maratón de Londres... y no cabe por la meta

Un atleta disfrazado logra terminar -con algunos problemas- la carrera por las calles de la capital londinense.

El corredor disfrazado de Big Ben logró llegar a la meta.
El corredor disfrazado de Big Ben logró llegar a la meta.
BBC

Se llama Lukas Bates. Y corrió el domingo el maratón de Londres. Fue uno más de los miles de atletas que participaron en la carrera londinense, aunque pasó mucho menos desapercibido que sus compañeros. La razón: el modelito escogido para hacer el recorrido. Ni mallas, ni camisetas de deporte, ni pantalones cortos. Bates se plantó un enorme disfraz de Big Ben, y con él encima logró terminar los algo más de 42 km de la carrera.

Bates, de 30 años y procedente de la localidad de Maidstone, en el condado de Kent, corría su quinto maratón. Y esta vez lo hacía así vestido, porque su objetivo era batir un récord Guinness, el del atleta más rápido que corre un maratón disfrazado de un monumento famoso.  ¿Se habían preguntado alguna vez si ese récord existe? Pues sí, existe.

Todo fue bastante bien, hasta que la atlética torre llegó a la meta. Allí se encontró con que su espigado traje era demasiado alto para superar el arco final, que marcaba el tiempo de los deportistas. Y Lukas Bates necesitó algo de ayuda para hacer pasar todo su equipo al otro lado.

El tiempo perdido retrasó al corredor unos segundos. Pero ni siquiera si hubiera cruzado la meta a la primera habría conseguido el ansiado récord. Terminó la carrera en 3 horas y 54 minutos, y el récord actual está en tres horas y 34 minutos.

De todos modos, el joven británico se queda con la satisfacción de haber sido el corredor más observado, en una carrera que ganó el keniano Eliud Kipchoge.

Etiquetas
Comentarios