Deportes

ciclismo

Los titanes del desierto

Once aragoneses desafían, del 28 de abril al 3 de mayo, los parajes más inhóspitos de Marruecos en la exigente 14ª edicion de la Garmin Titan Desert

Se ha convertido en un mito para aquellos ciclistas (profesionales y amateurs) que buscan vivir una experiencia que marcará sus vidas. Una carrera que aúna resistencia y navegación en un escenario de arena interminable. Un evento que ejerce de imán para 675 participantes –nuevo récord–, entre ellos, once aragoneses a los que no les asusta la exigente aventura en territorio marroquí. Porque la Garmin Titan Desert es un reto mayúsculo que nadie quiere perderse. Posicionada como una de las citas de mountain bike por etapas más prestigiosas del mundo, la Titan cumple 14 ediciones superando sus propios registros. El 28 de abril se dará la salida y los titanes del desierto afrontarán, hasta el 3 de mayo, un total de 640 kilómetros cronometrados repartidos en seis etapas (todas en la provincia de Errachidia), con tres grandes pasos de dunas, y casi 6.000 metros de desnivel positivo acumulado.

De los 675 participantes (de 21 nacionalidades), 35 son mujeres. Una de las valientes es la zaragozana Cristina Pillado. Maestra de inglés y educación física, aficionada al snowboard en invierno y al enduro y descenso en verano, esta corredora que reside en el Pueyo de Jaca «jamás» se le hubiera ocurrido abordar una prueba de estas características. "Mi abuelo, que ahora tiene 91 años, empezó con el negocio familiar hace casi 50, una tienda de bicicletas que es bien conocida en Zaragoza: Ciclos Aragón. Hoy en día casi toda la familia trabaja allí, y para mí, es inseparable el mundo de las bicis de nuestra historia familiar. Por esto, no era muy raro que en algún momento se presentara la oportunidad de ir a una prueba como la Titan. Un día del pasado invierno mi padre me dijo que nos había tocado una inscripción en un sorteo que realizaba CaixaBank Consumer Finance, equipo del que finalmente formo parte. Desde entonces, esto ha sido un no parar. Y ahora tengo una mezcla de nervios, intriga por saber cómo va a ser, cómo me voy a sentir día a día", relata Pillado, que ha convencido a su pareja, Roberto Sánchez Rebollo, para que le acompañe y fotografíe "esta experiencia única". Cristina se ha preparado "a fondo" para una Titan que, aseguran, "es de las más duras" que se han disputado: "Mi filosofía en esta edición es pasar la primera etapa (Merzouga-Merzouga, 109 km) lo más tranquila que pueda; disfrutar de la segunda (Merzouga-Ouzina, 105 km), la maratón y navegación Garmin, de desierto total, donde tendremos que ir orientándonos con nuestro GPS; sobrevivir en la tercera (Ouzina-Merzouga, 11 km), cuarta (Merzouga-M’ssici, 119 km) y quinta (M’ssici-El Jorf, 125 km); y la última (El Jorf-Maadid, 64 km) se hace sola, con menos kilómetros y la mirada en la meta para ser ‘finisher’, mi objetivo".

De la gran familia que forman los 675 corredores, 279 repiten la experiencia. Como Óscar Chico, que debutó en 2015 y, desde entonces, se ha mantenido fiel. "Mi vivencia en la Titán es muy positiva: te enseña a desconectar del mundo en el que vivimos, a valorar lo que realmente es importante en la vida; son muchas horas solo por el desierto, con tu bici, donde el peor enemigo en tu propia cabeza, no hay que dejar que te gane y seguir rodando hasta llegar a meta", explica el zaragozano, habitual de las carreras de fondo como la Quebrantahuesos, Puertos de la Ribagorza, Los 10.000 del Soplao, La Mussara, citas en la que también le acompaña su gran amigo José Ramón Margalejo, con el que va a compartir esta "locura": "Para él es la tercera Titan. Nos vamos dando ánimos en los momentos duros y ambos disfrutamos del ambiente humano que se crea. Todos sufrimos y solo con acabar cada etapa es un plus de satisfacción interior por el que sentirse muy orgulloso de ese esfuerzo titánico de superación", completa Chico.

Javier Gimeno, Fernando Pérez, Miguel Robres, componentes del equipo BTT Berrellén
11

Aragoneses

Los protagonistas aragoneses de esta 14ª edición de la Titan son: Cristina Pillado (dorsal 324), Miguel Robres (87), Luis Miguel Embid (105), Óscar Chico (115), José Ramón Margalejo (116), Michel Román (127), Óscar Santander (236), Javier Gimeno (297), Fernando Pérez (298), Sergio Arizcuren (602) y Santiago Júdez (610).

El equipo BTT Berrellén, a por todo

Para los protagonistas, la Titan hechiza desde el primer momento en que se conoces. "Hay mucho que destacar: la dureza de las etapas, la organización volcada con los participantes, los paisajes, la soledad del desierto –parece mentira que con casi 700 inscritos estés muchos kilómetros tú solo en unas llanuras inmensas–, el compañerismo, el espíritu de superación... Cuando estás allí sufriendo siempre piensas en que será la ultima vez; pero en cuanto llegas a casa ya piensas en cómo preparar la del siguiente año", destaca Miguel Robres, que ya está listo para su tercer desafío.

El corredor del equipo BTT Torres de Berrellén contagió su entusiasmo a dos compañeros de escuadra, Javier Gimeno y Fernando Pérez, que no han dudado en apuntarse para "disfrutar de Marruecos de una forma diferente". "Nuestra aspiración es terminarla e intentar estar lo mas adelante posible en la clasificación. Creo que formamos un buen equipo, contando con los años de experiencia acumulada de Fernando en las carreras de BTT, la experiencia de Javier en las pruebas de larga distancia, donde llega a recorrer 1.200 km non stop y la cabeza es muy importante, y mis dos participaciones en la Titan", asegura Robres, 57º en la general de 2018.

"Cuando estás allí sufriendo, siempre piensas en que será la ultima vez; pero en cuanto llegas a casa, ya piensas en cómo preparar la del siguiente año

Ese espíritu romántico de la Titan también atrapó a Luis Miguel Embid, que desde Ricla vuela para su segunda Titan. "Cuando supe de esta carrera, me llamo la curiosidad el lugar donde se celebra, los poblados que atraviesa, los parajes por donde discurre, el convivir con todos participantes en jaimas simulando la vida de los bereberes, el poder competir y convivir profesionales y aficionados en una misma carrera... Todo ello despertó mis ganas de intentar afrontar esta aventura, ya que soy una persona muy competitiva", relata el deportista, que debutó en 2017 con un décimo puesto en Máster 50, su categoría, y el 96º de la general de un total de 480 participantes. Ciclismo de entretenimiento y de competición, entrenamientos compaginando trabajo y vida familiar... Todo esfuerzo merece la pena: "Es fundamental tener una buena condición física, al igual que una buena información sobre los terrenos por donde discurrirá la prueba. Aunque esto es una incógnita ya que la organización no publica los trazados exactos hasta el día antes de cada etapa, lo que hace que sea más complicado", concluye.

Etiquetas
Comentarios