Deportes

entrevista

Fabián Téllez: "Tenía claro que me dedicaría al básket sin pisar ninguna cabeza"

El técnico barcelonés Fabián Téllez, de 46 años, acaba de finalizar su primera temporada en el Mann Filter, con el que ha alcanzado los ‘play offs’.

Fabián Téllez posa en el pabellón Eduardo Lastrada del Stadium Casablanca.
Fabián Téllez posa en el pabellón Eduardo Lastrada del Stadium Casablanca.
Toni Galán

Ha terminado su primera campaña en el Mann Filter. ¿Qué balance hace en lo profesional?

Tanto el club como yo estamos más que satisfechos, no solo por la consecución de los objetivos que se marcaron al inicio de temporada, sino por la evolución y crecimiento del equipo en esta segunda vuelta, en la que hemos alcanzado los ‘play offs’.

¿Y en lo personal?

Lo cierto es que el día a día del primer equipo me ocupa la mayor parte de mi tiempo, pero sí he podido disfrutar de los numerosos y cuidados parques que tiene Zaragoza, del recorrido por el canal. Y por supuesto, no he dejado pasar la ocasión de visitar el Pilar o el palacio de la Aljafería.

¿Cómo es un día en su vida durante la temporada?

Suelo levantarme a las 7 y aprovecho para repasar la planificación de la semana. A las 8 empieza lo duro, levantar a mi hija, vestirla y darle el desayuno. A las 8.30 me dirijo al club y, desde ese momento, solo paro para comer con mi familia. Entrenamos tres horas por la mañana y otras dos por la tarde. Además, reviso todo el trabajo de vídeo que realizamos del rival y del propio equipo durante la semana anterior. Es agotador, pero muy gratificante.

¿Tenía alguna relación previa con Zaragoza y Aragón?

Durante muchos años estuve trabajando en una empresa de eventos deportivos dirigida por el aragonés Juan Antonio San Epifanio ‘Epi’. Algunos de los torneos que organizábamos cada verano, como el Street Ball de Adidas, tenían parada obligada en Zaragoza, lo cual me permitió hacer amistades que aún mantengo con cariño.

¿Cuál es su primer recuerdo relacionado con el baloncesto?

Recuerdo las madrugadas de los sábados en que me quedaba despierto viendo ‘Cerca de las estrellas’, un programa que por primera vez nos acercaba el mundo de la NBA. Se me quedó marcado.

¿Siempre pensó que se dedicaría a este deporte?

No, ni siquiera lo pienso ahora. Tengo 46 años y llevo únicamente dos años dedicándome exclusivamente al baloncesto. Lo que sí es cierto es que desde hace muchísimos años, incluso cuando me estaba sacando la carrera de Filosofía y Ciencias de la Educación, tuve la conciencia clara de que el baloncesto formaría parte de mi vida de una manera muy especial. Nunca pensé en que llegaría esa oportunidad, pero tenía muy claro que si llegaba debía ser de una determinada manera, como parte de un camino, sin llamar a ninguna puerta, sin pisar ninguna cabeza...

¿Tenía ídolos o referentes?

Como jugador Magic Johnson y Drazen Petrovic, les tenía auténtica devoción, imitaba sus gestos en los entrenamientos y partidos. Más tarde como entrenador, Phil Jackson, Gregg Popovich, Xavi Pascual o Pedro Martínez.

¿Cuándo y cómo decidió hacerse entrenador?

Debía tener 17 o 18 años y me ofrecieron en el mismo club donde jugaba, el CB Coll, llevar un equipo femenino de formación. Lo probé y me atrapó por completo, fue un flechazo.

¿Cuál es la mayor dificultad para gestionar un grupo humano de élite?

La mayor dificultad se da cuando dentro del grupo de jugadoras o del propio ‘staff’ técnico hay personas que deciden ‘remar’ en un sentido contrario al que marcas como primer entrenador. Disentir es positivo siempre que sea desde una posición constructiva y transparente dentro del equipo, sabiendo el rol que juega cada uno dentro de esa estrucutura. Si no es así, lo único que se genera son subgrupos dentro del equipo que dificultan la gestión del mismo.

¿Qué planes tiene para el verano?

Más baloncesto. Si no hay ningún imprevisto, seguiré colaborando un verano más con la Federación Española. Es una oportunidad para seguir creciendo como entrenador el continuar ligado al cuerpo técnico de las selecciones.

Etiquetas
Comentarios