Deportes

motociclismo

Los trabajadores de Motorland convocan una huelga para Superbikes

La plantilla se queja de un trato «discriminatorio» de la DGA y convoca un paro para las Superbikes

Superbikes
Salida de una de las carreras de Superbikes de la pasada edición, en Motorland.
Foto Agency Sport

Los trabajadores de Motorland Aragón irán a la huelga durante la celebración del Campeonato del Mundo de Superbikes, que se celebrará del 5 al 7 de abril en Motorland como medida de presión para denunciar el trato "discriminatorio" por parte del Gobierno de Aragón, ya que la gran mayoría de la plantilla cobra menos de lo estipulado. Exigen una equiparación salarial con el resto de empleados de otras sociedades públicas de Aragón. El sueldo medio de los empleados de las empresas públicas aragonesas es de 30.000 a 35.000 euros anuales y en el caso de la Ciudad del Motor se sitúa por debajo, entre 22.000 euros para los hombres y 16.000 en las mujeres. "El sueldo mínimo de la tabla es de 17.000 euros y ahora hay personas que no llegan a los 13.000 brutos anuales. Algunos compañeros están en el salario mínimo", explican desde el comité.

Este miércoles tuvo lugar una reunión urgente del Consejo de Administración de Motorland para informar a los consejeros y se ha convocado para este jueves a los representantes de los trabajadores. No obstante, desde DGA mantienen que legalmente es “imposible” aprobar en los “términos propuestos” hasta el momento un preacuerdo que ellos mismos pactaron el año pasado para evitar una huelga en Moto GP . Este jueves en la reunión con los empleados se buscará una “solución que encaje plenamente en el marco legal”. Fuentes del circuito aseguran que se está trabajando al igual que por esta época el año pasado y que la celebración de la prueba se mantiene.

A los empleados de Motorland se les tendría que aplicar la ley de 2001 de retribución de personal laboral de las empresas públicas de DGA con unas tablas salariales homologadas pero nunca ha sido así. En la actual legislatura el ejecutivo aprobó una ley para homologar a todos los trabajadores de las empresas públicas según un criterio común realizando unas RPT (relación de puestos de trabajo) para terminar con las desigualdades.

Así ocurrió en la Ciudad del Motor, donde se asigna a los empleados una categoría en función de la labor que desempeñan, titulación y características. "El problema es que tiene una cláusula por la que aunque te homologuen no te pueden subir los sueldos y a los que cobran más tampoco se lo reducen. Por ello, lo llevamos a los juzgados y no nos dieron la razón. Además, si un trabajador se marcha su sustituto cobra el mismo salario pero en las nuevas contrataciones sí que se están dentro de las tablas homologadas", afirman desde el Comité de Empresa.

Ante esta situación, desde DGA les "ofrecieron" negociar su propio convenio colectivo, que se consensuó en 2018. Se promovió en junio y se llegó al citado preacuerdo en septiembre entre trabajadores y empresa ante la posibilidad de ir a huelga en MotoGP. Como contrapartida, los empleados aportaron dar más flexibilidad horaria y disponibilidad en sus horarios pata llegar a clientes que necesitan rodar en el circuito 36 ó 48 horas seguidas para así lograr una mayor rentabilidad de la pista.

El convenio colectivo propio tenía que haber entrado en vigor el 1 de enero de este año aunque aún no ha sido así. Desde DGA alegan que para su aprobación es necesaria la autorización a través de los necesarios informes jurídicos y con la legislación actual no se pueden realizar incrementos salariales de más de un 2,25%.

Etiquetas
Comentarios