Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

24 horas de pasión, en marcha

Juan Romero ha arrancado este sábado a las 12.00 el reto de correr 200 kilómetros en un día completo.

El atleta Juan Romero ha cruzado, este sábado la línea de salida de la pista del colegio Montearagón de Zaragoza con el objetivo de recorrer 200 km –1.000 vueltas–, en 24 horas, para batir la plusmarca de 2014 (193 km).

Treinta minutos antes de emprender el camino a la hazaña, Juan Romero se iba mentalizando mientras observaba a sus pupilos jugar al fútbol, esos que le acompañarían en los primeros metros del reto. Pronto llegaron sus hijas y pareja, a la vez que amigos y jueces de carrera. 24 horas, 1.000 vueltas a la pista de atletismo del Colegio Montearagón y 200 kilómetros como meta por delante. ¿Sensaciones? “Encontradas. Por un lado, con los nervios lógicos, pero tranquilo porque esta noche he dormido diez horas seguidas y eso es buena señal. Solo me queda tener paciencia”. Así razonaba la mente del ultrafondista, natural de Valencia afincado en Zaragoza desde 1995, momentos previos al pistoletazo de salida (12.00).

La emoción se palpaba en el ambiente. Todos los presentes querían echar una mano. Botellas de agua, bebida isotónica, nocilla, fruta, pan de molde, cuatro pares de zapatillas, sillas, cronómetro… A las carpas de avituallamiento de Running Zaragoza no les faltaban detalle. El protagonista, mientras los elementos se ordenaban, daba un repaso a su trayectoria para afianzar su estado de confianza: “El año pasado hice un total de 4.367 kilómetros; y en 10 años: 35.430”. Toda una vida de preparación. Concentrado en batir el récord que posee en estos momentos el zaragozano Jesús Gómez, con un registro de 193 kilómetros en los 1.440 minutos disponibles, Romero agradecía uno por uno el apoyo. “¡Aúpa Juan! ¡Vamos campeón!”, se animaba en los bordes del tartán.

Parece una locura. ¿Cómo se puede gestionar psicológicamente semejante prueba? “La mente lo es todo. Lo que más me agobia es la noche, porque vendrá menos gente. El aburrimiento y el tedio llegarán seguro, pero estamos preparados para todo. La clave no es tener prisa, voy sin reloj y sin un ritmo concreto”, recordaba el atleta, cuya idea es completar el 60% del reto (120 kilómetros y 600 vueltas) a la medianoche. En el aspecto físico, las piernas fibradas de Romero no atisbaban contratiempos, aunque “el deterioro será progresivo, pero no tiene que haber urgencias”. En este sentido, la alimentación y la hidratación juegan un papel fundamental. El plan: “comer cada 50 vueltas y beber cada diez porque el consumo de calorías va a ser muy alto”.

La climatología era otro de los aspectos a tener en cuenta y, por suerte, Zaragoza amaneció con un sol radiante y una temperatura ideal. De máxima se esperan 25º, mientras que por la noche el mercurio solo bajará hasta los seis. Sin viento. Sin lluvia. Todo de cara. Todo preparado para el particular “día de fiesta” del deportista. “Voy a unir mis dos pasiones: enseñar y correr. He cumplido muchos objetivos y tiendo a superarme siempre. Tengo ya 47 años y esta superación no viene por la velocidad, sino por la larga distancia y el aguante”, explicó Romero antes de ponerse en marcha.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión