Despliega el menú
Deportes

Fisioculturismo natural: lucir un cuerpo escultural sin trampas

El zaragozano Luis Ángel Remiro García practica y promueve este deporte que continúa provocando controversia en todo el mundo.

El fisioculturismo natural tiene otros cánones estéticos
El fisioculturismo natural tiene otros cánones estéticos

El pasado mes de octubre la organización de la II Copa Euskadi de Fisioculturismo y Fitness se vio obligada a suspender la prueba tras el abandono de la mayor parte los participantes cuando se supo que se iban a realizar pruebas antidopaje. Así lo hizo saber la propia Agencia Vasca Antidopaje (AVA), entidad dependiente de la Dirección de Actividad Física y Deporte del Gobierno Vasco. Esta noticia volvió a reabrir el debate sobre el uso de esteroides y todo tipo de sustancias químicas que tienen efectos anabolizantes y aceleran el crecimiento de los tejidos.

Hace dos años que el zaragozano Luis Ángel Remiro García (33), ingeniero y dueño del ‘Centro Deportivo Crossing’, se adentró en el mundo del fisioculturismo pero alejado de este tipo de sustancias, el denominado fisioculturismo natural. “El deporte siempre ha estado en mi vida desde niño, hasta que tuve que elegir entre jugar a fútbol o entrar en la universidad. Sin embargo, desde pequeño el gimnasio ha formado parte de mí”, recuerda.

Su padre acostumbraba a llevarlo al gimnasio del barrio, y lo dejaba jugando con un balón mientras se ejercitaba: “A los 13 años me comunicaron que era diabético. Lejos de volverse un freno, para mí el deporte y cuidarme se convirtió en una prioridad”. Lo que jamás imaginó es que acabaría dirigiendo su propio centro. “Mi familia venía aquí desde su apertura, así que cuando los dueños nos informaron de su traspaso decidí lanzarme a la piscina”, rememora.

Así, el 1 de enero de 2013 inició esta nueva aventura personal y profesional. “A medida que me formaba para llevar mejor el centro, comencé a conocer a personas que cambiaron mi vida como Luis Mieses que se convirtió en mi preparador de competiciones de fisicoculturismo natural”, explica. Sin embargo, antes participó en una prueba por su cuenta. “En 2016 fui a Alcalá de Henares al Campeonato de España de Fisioculturismo por ver cómo era. Quedé de los últimos pero fue una gran experiencia”, asegura entre risas.

Si bien es cierto que el entrenamiento y las técnicas son las mismas, “lo que varía es lo que utilizas para que te ayude a llegar más lejos”, lamenta. Algo que, en sus propias palabras, te permite abrirte un camino en este mundillo. “El fisicoculturismo es mucho más que tener un buen cuerpo. Hay que saber moverse, posar y tener otro tipo de habilidades”, destaca. En su opinión, en los últimos años ha aumentado el culto al cuerpo y, por ende, el seguimiento de esta práctica que es realmente peligrosa para quien utiliza este tipo de sustancias: “Los sacrificios son los mismos en cuanto a entrenamiento, planificación y alimentación, pero ponemos la salud por encima del aspecto físico”.

Poco a poco el esfuerzo ha tenido su recompensa, tanto que en el último Campeonato de España de Culturismo Natural, en el que participó en la categoría Men Fitness (Men´s Physique) el pasado 20 de octubre en Toledo, logró hacerse con un sexto puesto en la final. A pesar de los esfuerzos, este zaragozano asegura que jamás se ha arrepentido de adentrarse en este mundo: “Soy una persona que lleva el reto por lema y necesito superarme día a día”.

También sus seres queridos valoran su capacidad para abordar este tipo de pruebas, aunque reconocen que, en algún momento, sintieron preocupación por este hobby. “Siempre he asociado el fisicoculturismo a la gente que desarrolla una musculatura exagerada tomando anabolizantes. Poco a poco fui entendiendo este formato y me alegro de ver que mi hijo tiene una vida sana en torno al deporte. Hoy lo ha convertido en su vida y lo veo feliz”, afirma Esther García, su madre, que asegura que es una vida “muy sacrificada”.

“En Pilares, como le tocaba competición, estaba totalmente entregado al deporte. Son fechas complicadas porque todo el mundo está de cena o celebración y me quedo con él en casa. Si no estás metido en el mundillo es imposible de entenderlo”, explica su pareja, Marta García.

“Ser natural no es tan rentable”

“En las pruebas de fisioculturimo natural no se busca un tamaño muscular exagerado sino la proporción entre pierna y torso, la estrechez de la cintura y la espalda en forma de V”, indica Remiro. En definitiva, un cuerpo atlético. ¿El problema? Que decantarse por este tipo de fisioculturismo no es tan rentable. “Si eres más espectacular tienes mayor facilidad a la hora de encontrar un patrocinador o llegar a la final. Si solo usas suplementos naturales, no causas sensación sobre el escenario y hay marcas que se aprovechan de esta imagen tradicional”, critica Remiro.

En su opinión, lo ocurrido hace unas semanas en Vizcaya no es más que una muestra del problema que existe en torno a este deporte. “Justifica las críticas que tiene este deporte. Yo no tengo ningún miedo de hacerme pruebas y no me creo que nadie, por solidaridad con el resto de compañeros, tire el esfuerzo de tantos días”, reflexiona, a raíz de algunas de las reacciones de los participantes de la prueba. “Cuando te preparas para una prueba así sufres. Sufres comiendo, sufres entrenando, sacrificas tu vida social… Te aseguro que, llegado el momento, no lo tiras a la basura”, resume el zaragozano.

Etiquetas
Comentarios