Despliega el menú
Deportes

Tres partidos para soñar

El calendario más próximo cita al equipo de Fisac contra tres rivales directos: dos en el Felipe (Joventut y Obradoiro) seguidos y un viaje a Manresa.

El fenómeno ilusión, en su acepción más lógica y pertinente, empieza a brotar por cada una de las cuatro esquinas que sostienen el pabellón Príncipe Felipe. El Tecnyconta, después de un inicio irregular, remendado en las últimas jornadas con tres triunfos consecutivos, se está ganando el derecho a soñar. Luce el sol en el camino hacia la Copa del Rey. Cinco victorias totalizadas en nueve jornadas disputadas permiten a los zaragozanos instaurarse en la octava plaza, a una victoria del quinto clasificado, el Tenerife. Queda un trecho, pero el contexto invita a creer.

El calendario, especialmente duro en los primeros duelos del curso, brinda a los de Porfirio Fisac la oportunidad de rubricar el buen momento con dos partidos seguidos al calor del hogar. Los visitantes: Joventut, el próximo domingo (19.30) y Monbus Obradorio, el sábado 8 de diciembre (20.30). Rivales directos por la permanencia y algo más. Por un lado, los catalanes son sextos, compartiendo bagaje con el Tecnyconta, mientras que los gallegos están a un paso de los puestos de descenso (14º), con una victoria de diferencia sobre dicha zona. El argot rojillo pide a gritos un doblete, nada fácil a bote pronto, pero que no pasa inadvertido a las mentes más optimistas.

Una dosis casera, después de haber jugado a domicilio seis de las nueve jornadas, necesaria para guarnecer el vínculo con la afición, cada vez más enganchada al equipo. El ambiente tenso, de necesidad y sombrío de las últimas campañas ya ha permeado bajo la pista del Felipe. Nadie se acuerda, hoy mandan los aplausos. Transmite una vibra diferente el equipo de Fisac. Un liderazgo conjunto, de compañerismo, fuerte en la adversidad y con fe en los minutos finales. El triple ganador de Stan Okoye en Tenerife a un segundo de final es el halo de la situación.

Tras los dos encuentros en la cancha anexa al tercer cinturón de la capital aragonesa, los zaragozanos pondrán rumbo a Manresa. Un duelo propicio en la zona noble. Actualmente, el cuadro barcelonés es séptimo, con las mismas victorias que el oreado Tecnyconta. Dos caminos paralelos, en los que destaca el sorpresivo arranque de un recién ascendido como el del conjunto dirigido por Joan Peñarroya. Se prevé una cita de estirpe decisiva, que podría marcar la diferencia entre acercarse al ecuador del campeonato con el billete a Madrid en la mano, o ver los puestos de ‘play off’ con más expectativa que sustantividad. La condición de encuentro importante, a largo plazo en una competición tan igualada, no debe nublar el presente: entrenamiento, trabajo, continuidad, inconformismo y freno a la euforia, por si acaso.

No obstante, el objetivo principal debe residir en seguir creciendo y regularizar una dinámica venida a más, tanto por sensaciones sobre la pista como por forma y fondo en la consecución de las victorias. Estas saben mejor si se logran en los instantes finales, y pese a ser una coyuntura peligrosa, el Tecnyconta está logrando manejar a su favor este tipo de desenlaces. Desde diferentes secciones de aficionados ya se reclama una repartición de desfibriladores y pulsómetros a las puertas del Felipe.

A la marea roja le está permitido soñar con ver de nuevo a su equipo pelear en la Copa del Rey junto a los mejores clubes de la liga. No lo hacen desde el año 2014, donde después de superar al Unicaja Málaga en cuartos (74-79) en el propio Martín Carpena, el CAI cayó derrotado sin opciones en semifinales ante el poderoso Real Madrid por 98-66. El conjunto zaragozano ya había logrado la clasificación copera un año antes. Aquel febrero de 2013 el sueño fue más fugaz, y el Caja Laboral doblegó al CAI en cuartos por 88-64 en el Fernando Buesa Arena de Vitoria-Gasteiz.

La dicha consiste en volver a vivir un fin de semana de baloncesto diferente, alejado del ritmo liguero, envuelto en una atmósfera maratoniana. Todavía restan ocho jornadas para saber si el Tecnyconta habrá alcanzado su objetivo, cuya clave pasa por hacerse fuertes en casa.

Puertas abiertas a la ilusión de los más pequeños

Coincidiendo con el ‘Día Universal del Niño’, el Tecnyconta Zaragoza abrió este martes las puertas del pabellón Príncipe Felipe a las 19.30, hora de inicio de la sesión preparatoria que llevó a cabo el equipo de Porfirio Fisac. La alegría de los más pequeños, que pudieron disfrutar de sus grandes ídolos entrenar sobre el parqué. A continuación, las canastas dieron paso a la ronda de firmas de autógrafos y fotografías.

El Tecnyconta Zaragoza abre sus puertas a la afición

Un gesto de los que hacen afición, no solo con la marea roja del futuro, sino con los padres de estos y aficionados que acuden cada fin de semana al Príncipe Felipe a apoyar al equipo. En estos momento, la comunión entre los jugadores y la grada se antoja como un factor crucial. El ánimo en los peores momentos y la celebración en los buenos es tarea de todos, y este curso, parecen prometedor.

Etiquetas
Comentarios