Deportes
Suscríbete por 1€

Las gemelas Alayeto alzan su primer título del año

Mapi y Majo vencen en la final del Jaén Open a Lucía Sainz y Gemma Triay por 5-7, 6-3 y 6-7 tras salvar una bola de partido.

Mapi y Majo se abrazan tras obtener la victoria este domingo en el Jaén Open.
Mapi y Majo se abrazan tras obtener la victoria este domingo en el Jaén Open.
Carlos Cid Gaitán/Efe

A la tercera final por fin fue la vencida. Las zaragozanas Mapi y Majo Sánchez Alayeto, pareja número uno del mundo, exhibieron este domingo su carácter ambicioso e insaciable. Tras perder en la última ronda del Open de Alicante y del Open de Zaragoza –una derrota particularmente dolorosa por su condición de ‘anfitrionas’ del torneo–, y caer en semifinales en Cataluña, las ‘gemelas atómicas’ pudieron desquitarse este domingo en el Caja Rural Jaén Open para obtener el primer torneo de 2018. Las palistas se impusieron a Lucía Sainz y Gemma Triay (5-7, 6-3 y 6-7), su bestia negra de la presente campaña, pues ya les apearon de la cita disputada en la capital aragonesa y en la celebrada en Badalona. Se trató, por tanto, de una victoria con claro aroma a revancha. También de una larga y pesada batalla, pues el partido duró nada menos que dos horas y 52 minutos.

Comparecían sobre la pista central, situada a los pies de la catedral de la Asunción de Jaén, un enclave de gran plasticidad, las dos mejores parejas del momento. Las cuatro jugadoras en mejor estado de forma actualmente.

El primero de los tres sets que se disputó dejó sobre la pista una batalla de poder a poder en la que las roturas de saque y contrarroturas iban y venían, eran una constante. Ninguna pareja terminaba de poder imponer su pádel. Del 2-0 se pasó 2-2, del 4-2 al 4-4; el choque no tenía ni mucho menos un dominador claro. En el momento final de la primera manga, aquel en el que se decide lo importante, Mapi y Majo Sánchez Alayeto dominaron con firmeza su saque y lo pusieron a buen recaudo: el primer set era suyo (5-7).

Como sucediera en el pasado torneo en Zaragoza para mal de las ‘gemelas atómicas’, la reacción de Lucía Sainz y Gemma Triay estaba a punto de llegar. La segunda manga era la del todo o nada y la segunda pareja del mundo presionó para ponerles cada vez más difíciles a las aragonesas. En el octavo juego, con 4-3 a su favor, llegó el ‘break’ en un saque de las hermanas Sánchez Alayeto. A continuación, con su servicio, cerraban el segundo set (6-3).

Los nervios y la tensión se apoderaron del encuentro en el set decisivo. Las cuatro jugadoras ponían sobre la pista fuerza y lucha para no dar por perdida ninguna bola. Empezarían golpeando Sainz y Triay al colocarse 2-0. Era el turno de las palistas zaragozanas para intentar remontar o ver cómo se les escapaba una nueva final. Pero Mapi y Majo sacaron a relucir su garra: tras salvar una bola de partido con 5-3 en el marcador, se agarraban al partido y obligaban a sus rivales a resolver con su saque. No lo hacían y las jugadoras aragonesas rompían el servicio rival en el último suspiro del encuentro y forzaban el ‘tie break’. Una muerte súbita que serviría a las jugadoras zaragozanas para para alejar fantasmas y dar un sonoro puñetazo sobre la mesa (6-7). Incluso las campanas de la catedral de Jaén repicaron al ritmo de su épica victoria...

"Hemos estado cómodas sobre la pista pese a las idas y venidas del partido", explicaban Mapi y Majo, "contentas", por agregar un nuevo título a su nutrido palmarés. La pareja nº1 del mundo explicó que "estos partidos se decantan por pequeños detalles", como la bola de partido que lograron manejar. Además, también aprovecharon para subrayar el ato nivel moestrado por Lucía Sainz y Gemma Triay, preguntadas por un posible bajón psicológico. "Lo que tenemos son rivales que juegan mucho, pero hemos persistido", afirmaron con una sonrisa. Y es que sería un tremendo error darlas por muertas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión