Despliega el menú
Deportes

Jesús Olmos y María José Pueyo, ganadores de la Carrera del Roscón

Gran ambiente en la 10K del Parque del Agua, con roscón de postre para los participantes.

Salida de la 10K del Roscón.
Salida de la 10K del Roscón.
Toni Galán

Es la carrera más dulce del calendario. La 10K, que organiza Os Andarines d’Aragón el día del patrón de Zaragoza, se ha convertido en una cita imprescindible en el calendario deportivo del festivo 29 de enero. El día de San Valero no ha sido ventolero, pero sí rosconero. Preciado manjar que han degustado los 1.500 atletas, grandes y pequeños, que se han dado cita este lunes en el Parque del Agua. Y los primeros en probar bocado han sido Jesús Olmos (31:18) y María José Pueyo (39:25), ganadores en las categorías absolutas masculina y femenina.

La Carrera Popular 10K llegaba a su novena edición envuelta en un fenomenal ambiente festivo. El grupo de atletismo Run & Fun ha dado calor a la fresa mañana con un calentamiento musical. Importante activar los músculos antes de lanzarse a la carrera. Roberto Iglesias, vicepresidente de la Peña Edelweiss e incansable andarín, animaba al personal en los momentos previos.

Micrófono en mano aportaba información: "4.046 hombres y 1.422 mujeres han finalizado, al menos, una vez la Carrera del Roscón"; "9.422 es la suma de los corredores que han terminado la prueba en las ocho ediciones anteriores"; "Joaquín Salvador Sánchez es el atleta que más veces -cinco- ha estado entre los cinco primeros"; "María Teresa Blanc y Mari Luz Wander son las únicas mujeres con las ocho ediciones completas"… Toda una fuente de información Roberto Iglesias.

Junto a la telecabina del Parque del Agua, una marea multicolor se agolpaba en la línea de salida a las once de la mañana. Por delante, un atractivo recorrido por el interior del Parque del Agua, atravesando el recinto Expo. Es el éxito de esta cita de Os Andarines, referente como promotor de las caminatas de dar cuerpo al calendario de andadas de la Territorial de montañismo, y que en 2010 se animó entrar en el programa de carreras de atletismo.

Bajo el arco de partida aguardaba un hombre que ama con pasión el atletismo. El ultrafondista Iván Ramírez, víctima en octubre de 2016 en Ejea de los Caballeros de una brutal paliza de la que aún tiene secuelas tanto físicas como neurológicas, se convirtió en el depositario de todo el cariño de los participantes. "Hay que tener paciencia, mucho ánimo y fuerza. Seguro que consigues superarlo", le ha dicho Iglesias, al tiempo que alentaba a colaborar con un euro para ayudar económicamente a la familia en el coste de la recuperación. A su lado, Pendiente de él en todo momento su madre, Milagros Bator.

Iván Ramírez dio el pistoletazo de salida a la carrera. "En la prueba compiten internos de la cárcel de Zuera que han venido con sus cuidadores", contaba Iglesias. "Y por primera vez tenemos un corredor invidente que hace de liebre con el globo de 60 minutos", añadía. El incombustible Jesús Arroyo, campeón nacional e internacional de carreras de 100 kilómetros, promotor de carreras, álma máter de Unesco Aragón Deporte -"el perejil de todas las salsas",como gusta decir-, le hizo de guía a un "emocionado" Jean Pedraza. El barbastrense terminó en hora "contento", y "feliz porque con esta acción se ha demostrado que no hay nada imposible y que no hay obstáculos cuando quieres llevar a cabo tus objetivos".

Mucha prisa se dio Jesús Olmos por llegar a meta. El zaragozano tenía un objetivo claro antes de empezar: acercarse a los 31 minutos, marca récord en posesión de Said Aitadi; y si no, mejorar el tiempo de otro nombre propio del atletismo de la tierra, el maratoniano José Antonio Cajasús (32:31). "Este año, con los entrenos de José Luis Mareca y gracias a mis compañeros Carlos Mayo y Toni Abadía he avanzado mucho. Con esfuerzo y sacrificio se consigue todo", aseguraba el fondista, que el año pasado, en su debut en la 10K del Roscón finalizó tercero. Y voló para entrar en meta en solitario con un tiempo de 31:18. Completaron el podio Víctor Tello (32:56) y Edwart Ríos (32:57) , que decidieron los puestos al esprint.

Anunció Roberto Iglesias con igual brío la llegada de las primeras mujeres. Encabezó la clasificación la olímpica maratoniana María José Pueyo, que completó la distancia en 39:25. "Es una gozada poder participar en esta carrera. El día es maravillo y el ambiente único", destacaba la serrablesa. Segunda fue Ana Buero (39:54) y tras ella entró Antolina Díaz (40:37).

Mientras los corredores recuperaban fuerzas con chocolate caliente y roscón de Tolosana, el futuro del atletismo tomaba el testigo. Como novedad, este año Os Andarines creó una carrera para los más pequeños. Un centenar de chavales demostraron su madera de atletas y recibieron el premio más dulce.

Etiquetas
Comentarios