Deportes
Suscríbete por 1€

El aragonés Pantaleon, ante otro mundial de combate medieval

El próximo fin de semana, la Monumental de Barcelona acogerá un torneo en el que se darán cita 30 países y 800 luchadores.

Miki Pantaleon, en imagen de archivo.
Miki Pantaleon, en imagen de archivo.
Alena Knierova

Mide 183 centímetros, pesa 170 kilos y, cubierto con una armadura inspirada en el Imperio Mongol, luchará el próximo fin de semana en el mundial de combate medieval. Su nombre es Miguel Ángel Pantaleon; Miki, para los amigos. Una ‘bestia’ curtida en El Burgo de Ebro que, sobre la arena de la Monumental de Barcelona, representará al equipo español frente a otros 30 países y 800 luchadores.

‘Battle of the Nations’ es una competición que se divide en distintas categorías y modalidades para recrear enfrentamientos históricos. Los hombres se miden en batallas de uno contra uno (barra, espada y escudo, espada y broquel o espada a dos manos); de cinco contra cinco (se permite llevar cualquier arma) y de 21 contra 21. Las mujeres, por su parte, solo pugnan en duelos individuales o de tres en tres, puesto que son menos numerosas.

España aspira a asaltar los puestos punteros, pero, tal y como recuerda Pantaleon, los países del este siempre son los que salen vencedores en los torneos internacionales. Rusia, Ucrania o Polonia son grandes potencias y, precisamente, han quedado encuadradas en el mismo grupo que los nuestros. “Además, nos cruzamos con Francia y la República Checa, que probablemente sea el rival más asequible”, indica el luchador aragonés, a las puertas de disputar su sexto mundial.

“Ya he viajado a muchos lugares, pero supone un tremendo esfuerzo físico y económico. Una armadura cuesta alrededor de 1.500 euros y perfectamente puede acabar destrozada”, prosigue, y ensalza que -a pesar de que las medidas de seguridad son máximas- tiene dañado “el hombro y las rodillas”.

Su mejor virtud, según reconoce, reside en moverse rápidamente para abalanzarse sobre los contrincantes y derribarlos. “Si a mi cuerpo le sumas el atuendo (unos 50 kilos), son más de 200 kilos en movimiento; peso que muy pocos pueden soportar al choque”, explica Pantaleon, que entrena tres veces por semana: dos días el apartado físico y el sábado el estratégico.

Solo así consigue ser uno de los hispanos más respetados en las contiendas, que se asemejan a las de ‘full contact’. “El contacto es real y hay que destacar dos aspectos fundamentales: vamos protegidos como es debido y los instrumentos (armaduras, barras, espadas, escudos, mazas y hachas) son réplicas exactas de la época que cada uno escoge. Antes de presentarnos en la competición, tenemos que mostrar fotos que demuestren que vamos vestidos como es debido”, matiza este zaragozano que, a sus 42 años, aspira a que el combate medieval no pierda el espacio que ha ganado en los últimos años.

“Me gustaría hacer un llamamiento para que los españoles, y más concretamente los aragoneses, se animen a aumentar su participación. Hay medios y espacios suficientes para hacerlo, y yo tengo ya una cierta edad. Quisiera que este deporte no sea abandonado”, señala, destacando que, “aunque en España solo practican este deporte unas 100 personas, podemos seguir creciendo hasta convertirnos en potencia”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión