Despliega el menú
Deportes

CV Teruel, el club que elevó a la ciudad a la primera categoría

Durante los últimos 25 años, el conjunto mudéjar ha sido el orgullo
de la ciudad, que hasta el ascenso de su equipo a la Superliga nunca había jugado en la élite.

Antonio Giménez y José Luis Torán, en la escalinata del Óvalo.
Antonio Giménez y José Luis Torán, en la escalinata del Óvalo.
Jorge Escudero

Doce de septiembre de 1991. El Club Voleibol Teruel, con un presupuesto de 1.380.000 pesetas –algo menos de 8.300 euros– y el apoyo de 164 socios, adquiere categoría legal con el objetivo de dar continuidad a una cantera de jugadores escolares que destaca por su talento a ambos lados de la red. Sus impulsores, Antonio Giménez y José Luis Torán, se habían conocido en un curso de entrenadores de nivel provincial que el primero impartía en Teruel, ciudad natal de ambos. Ellos, junto a Eva Choclán y a Ana María Gonzalvo, conformaron la primera junta directiva, de la que Antonio Giménez, socio número 1 del club, salió como presidente.

Los puntos de partida de esta andadura deportiva fueron los centros de enseñanza Ibáñez Martín –actualmente Vega del Turia–, del que provenía Antonio Giménez, y el colegio Las Viñas, donde José Luis Torán comenzó como jugador. "Cuando descubrí el voleibol me gustó tanto que quise continuar, me apunté a jugar y luego me hice entrenador. Poco a poco me fui documentando", explicaba Torán sobre sus inicios en este deporte.

El bar El Chiringuito fue el escenario del primer encuentro entre los promotores, ayudados por Antonio Lázaro y en plena búsqueda de financiación, y Eugenio García Alastuey, uno de los empresarios más importantes de la provincia –estaba al frente de la empresa Cárnicas Formiche Alto–. Él fue el primer patrocinador del club con una inversión de 300.000 pesetas –1.800 euros–. Tristemente, García Alastuey, que había creído en el proyecto desde sus inicios, falleció al año siguiente, dejando huérfano al recién nacido CV Teruel.

Durante sus primeros cinco años de vida, el club tuvo que enfrentarse a las dificultades que supone conseguir financiación, lo que implicó renuncias de ascenso por falta de inversiones económicas. 1995 fue un año de cambios. La Federación Española de Voleibol le comunicó al CV Teruel la posibilidad de jugar en Primera División, reto que decidieron afrontar apoyados por un nuevo inversor: el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Jamón de Teruel. El club mudó su casa de Las Viñas al pabellón de Los Planos, que se ha convertido en el hogar compartido con la afición.

El dinero ha sido la piedra que el club se ha visto obligado a saltar en el comienzo de cada temporada, algo que les ha hecho "agudizar la imaginación", explicaba el presidente actual, Carlos Ranera. Precisamente, suya era la puerta del despacho a la que llamó el club en su primer encuentro en 2004 con CAI, entidad para la que entonces trabajaba Ranera. La entrada de la caja de ahorros como patrocinadora se convirtió en un hito en la historia del club y supuso también un cambio cromático, el rojo y amarillo se convirtieron en naranja. El CV Teruel, con una inversión de 24.000 euros por parte de CAI, se comprometió a ascender a la liga FEV esa temporada, y lo cumplió.

El ascenso definitivo

"Tuvimos la suerte de jugar la fase de ascenso a la Superliga en Teruel. El público resultó fundamental, estaba el pabellón lleno. Eso nunca se había visto en la ciudad", explicaba Torán sobre el partido que, el 9 de abril de 2005 y contra el rival aragonés Universidad de Zaragoza, elevó al equipo y a la ciudad a la máxima categoría. "Se convirtió en un fenómeno social dentro de la provincia", declaraba el fundador, Antonio Giménez. "Llegamos a tener a más de 3.000 personas animando dentro del pabellón, casi un 10 por ciento de la población de la ciudad", añadía.

La última década del club mudéjar ha estado marcada por los triunfos y la incertidumbre económica contra la que ha aprendido a luchar en sus 25 años de historia, y que está basada en el esfuerzo y el afán de superación de los integrantes de esta aventura deportiva. Teruel celebra el aniversario junto al club que le ayudó a quitarse los complejos y la convirtió en ciudad de primera.

Etiquetas
Comentarios