Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

La SD Huesca sube la intensidad mientras espera la llegada de tres refuerzos

El equipo entrenó ayer con mucho trabajo físico durante más de dos horas. Hoy disputará un amistoso contra el Ebro.

Los jugadores completaron un intenso circuito de fuerza y varios ejercicios con balón.
Los jugadores completaron un intenso circuito de fuerza y varios ejercicios con balón.
Javier Broto

El sol de justicia que ayer por la mañana caía sobre el campo de entrenamiento de la ECA no amilanó al preparador físico de la SD Huesca, Marcos Marcén, a la hora de apretar las tuercas a sus jugadores. La plantilla sufrió más de dos horas de entrenamiento, con un exigente circuito de fuerza y resistencia, y con temperaturas por encima de los 30 grados. A pesar de que agosto ya ha llegado, y con él la cuenta atrás para el inicio liguero, el próximo 20 de agosto, los oscenses no levantan el pie del acelerador, y siguen sudando sin balón para poder acometer con garantías la nueva temporada.

No obstante, mientras la mitad de la plantilla se enfrentaba a carreras con lastre, ‘sprints’ combinados con tramos de ‘skipping’ o saltos de vallas, el resto del grupo se ejercía a las órdenes de Juan Antonio Anquela. "Luego el fútbol nos corresponderá como quiera, porque siempre ocurre así, pero ante todo, tenemos saber a qué jugamos", gritaba el entrenador a sus hombres durante los ejercicios, y es que, Anquela intenta plasmar identidad en su grupo, como ya ha manifestado tras los encuentros amistoso que ha jugado el conjunto desde que comenzó la pretemporada.

El siguiente de ellos será hoy en la localidad de Almudévar, donde el Huesca recibirá al CD Ebro de Segunda División B a partir de las 19.00. Tanto los socios azulgranas como los de su filial y los del CD Ebro tendrán entrada gratis. Se trata de nueva prueba para ver si el técnico logra plasmar en sus pupilos el orden defensivo y la conexión entre sus hombres de banda que reclamaba a gritos en el entrenamiento de ayer.

Borja Lázaro, Nagore y José Gaspar se mantuvieron al margen del grupo, aquejados de las dolencias que arrastran desde la pasada semana. Todas ellas derivadas de la carga de trabajo de las últimas semanas, sin que revistan especial gravedad. Los tres jugadores realizaron carrera continua al margen del grupo y después fueron tratados por el fisioterapeuta. Pudo participar tanto de la parte física como de los ejercicios con balón Morillas, que la jornada anterior también había entrenado a menor ritmo. Al igual que el lateral Carlos Akapo, que el lunes se incorporó tras una semana al margen por las molestias en un pie que le había acarreado un encontronazo con un jugador del Alavés en el encuentro amistoso.En busca de un portero

Mientras los jugadores sudaban en la ECA, en los despachos de El Alcoraz continúan los trámites para cerrar la plantilla con la mayor celeridad posible, aunque la lesión de Javi Jiménez suponga un nuevo escollo para ello. Ahora, el club deberá incorporar también un nuevo guardameta, que interesaría que lo hiciera en calidad de cedido.

El club sigue oteando las opciones del mercado y emplaza a las próximas semanas la llegada de ese nuevo guardameta que pueda suplir al que estaba llamado a ser titular bajo los palos de su portería. Unos plazos similares a los que se fijan para las llegadas en las dos demarcaciones que faltan por completar:un mediocentro y un extremo para la banda izquierda.

En el aspecto de salidas, el Huesca hizo oficial la cesión de Álex García al filial del Atlético de Madrid con el fin de que el joven central, que el pasado año militó en el Ebro, continúe su progresión. Un objetivo similar al del fichaje de Pablo González por el Toledo, que se confirmó ayer, después de que el centrocampista rescindiera contrato con el club oscense la pasada semana.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión