Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Una revolución obligada

Las sanciones y las lesiones condicionarán sustancialmente la alineación ante la Ponferradina. Carreras, forzado a sustituir a cuatro hombres que jugaron ante el Alcorcón.

Lluís Carreras y los jugadores, en un momento del entrenamiento.
Lluís Carreras y los jugadores, en un momento del entrenamiento.
Guillermo Mestre

Lo que marcha bien no procede cambiarlo. El aforismo, por extensión mimética, también se suele aplicar al fútbol. Lamentablemente, la sentencia doctrinal no podrá seguirla Lluís Carreras en el próximo careo del equipo del león rampante, fijado para el próximo domingo en Ponferrada. Cuando mejor está jugando el Real Zaragoza, con ese notable partido global desarrollado ante el Alcorcón, con media hora absolutamente deliciosa, las sanciones y las lesiones obligarán al técnico a modificar sustancialmente el once con el que atacar la zona de ascenso directo. Por obligación, no por devoción, casi medio equipo tendrá que modificar Carreras.

La revolución forzada nacerá atrás, en la defensa, donde la rotura de fibras en los isquiotibiales de la pierna izquierda de Vallejo condiciona la construcción del eje defensivo. Jesús Vallejo puede estar ausente hasta el cierre de la liga regular. Si el Real Zaragoza, como su trayectoria última apunta, consigue el ascenso a Primera División de forma directa, la temporada podría haberse acabado para el capitán. El hueco que deja el joven Vallejo probablemente lo cubrirá Leandro Cabrera, que sale de otra lesión muscular en el cuádriceps del muslo derecho. El tándem Guitián-Cabrera constituye la apuesta más verosímil de Lluís Carreras para dotar de seguridad al sistema defensivo aragonés. Cuando en el último encuentro ante la Ponferradina abandonó Vallejo el partido en el descanso, el técnico sacó al campo a Abraham Minero, trasladando a Diego Rico del lateral izquierdo al centro. Esta es otra opción. También podría recurrir Carreras a Rubén, central específico, aunque esta alternativa no lo utilizó ante el Alcorcón. La variable de Cabrera es la más probable.

Una defensa integrada por Isaac, Guitián, Cabrera y Diego Rico ofrece sensación de estabilidad. La metamorfosis será más radical en el centro del campo, donde las sanciones de Culio y Lanzarote, y la lesión de Hinestroza condicionan la alineación. La transformación pudo ser más profunda si cabe. La anulación de la tarjeta mostrada a Dorca por el árbitro en el último choque ante el Alcorcón ha aliviado un tanto la cefalea de Carreras. Era la quinta amarilla del segundo ciclo y, por tanto, acarreaba suspensión. El Comité de Competición retiró la amonestación a Dorca, atendiendo las alegaciones del Real Zaragoza. Así podrá repetir Carreras la nómina de la sala de máquinas, con Erik Morán, Dorca y Javi Ros.

Variaciones en ataque

De aquí hacia adelante, las variaciones están obligadas por las sanciones de Lanzarote y Culio, y la lesión de Hinestroza. Culio también se encuentra en periodo de rehabilitación, pero en cualquier caso no podría comparecer el domingo en El Toralín al haber acumulado cinco tarjetas amarillas. También se halla sujeto a sanción el guante de Lanzarote, un artículo de lujo en la Segunda División. Y tampoco podrá jugar Hinestroza. Una pena, con lo bien que jugó el colombiano ante el Alcorcón. Por fin dejó de regatearse a sí mismo y comenzó a regatear a los rivales... El Hinestroza del pasado domingo es muy aprovechable. No podrá comparecer ante la Ponferradina al sufrir un esguince en el ligamento colateral interno de la rodilla izquierda.

Para darle amplitud y profundidad a cualquiera de las dos bandas, Pedro Sánchez aparece como primera opción. Con Dongou como seguro referente en ataque, el abanico de alternativas para el hombre que completará el once evidencia la riqueza del plantel zaragocista: desde el reivindicativo Diamanka con su brillante dejada ante el Alcorcón, al fútbol sosegado de Abraham fuera de los rigores de la defensa o a la frescura y el descaro de Sergio Gil. Muy poquitos equipos disfrutan de un fondo de armario semejante. Con tantas mermas por lesión y/o sanción, el once que puede edificar Lluís Carreras es muy competitivo. Solo queda reflejarlo el domingo sobre el prado de Ponferrada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión